CONGRESO BIOTECNOLOGÍA

Buscan nuevas estrategias contra la malaria basadas en nanociencia y heparina

Efefuturo.- El Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y Bioibérica han llegado a un acuerdo para estudiar nuevas estrategias para combatir la malaria, basadas en nanomedicina y en la heparina, una molécula que en 2016 cumplió cien años.

<p>Fotografía de archivo de un paciente diagnosticado de malaria. EFE/EPA</p>

Fotografía de archivo de un paciente diagnosticado de malaria. EFE/EPA

Esta colaboración se basa en la investigación que desarrolla Xavier Fernández Busquets, director de la unidad conjunta de Nanomalaria del IBEC e ISGlobal y quien hoy ha presentado este acuerdo y lo investigado hasta ahora en Biospain, un congreso de biotecnología que se celebra en Barakaldo con 1.500 delegados.

Hace décadas la comunidad científica describió que cuando el parásito de la malaria entra al torrente sanguíneo invade las células del hígado para producir miles de merozoítos (una fase de vida del parásito) que vuelven a incorporarse a la circulación, donde infectan los glóbulos rojos y logran escapar a la vigilancia del sistema inmunitario.

“Nuestro primer paso fue demostrar que la heparina puede bloquear la adhesión y entrada de los merozoítos a los glóbulos rojos”, ha apuntado Fernández Busquets.

Además, el equipo de este científico constató que la heparina muestra afinidad de unión específica para los glóbulos rojos infectados frente a los glóbulos no infectados: esto podría permitir el desarrollo de terapias antimaláricas específicas para las células infectadas basadas también en heparina.

Sin embargo, pese a estos avances, la heparina no ha progresado hacia aplicaciones clínicas debido a su actividad anticoagulante -las cantidades necesarias para el tratamiento de la malaria podrían provocar hemorragias internas-.

Investigación

De ahí este acuerdo: “queremos devolver la heparina a la primera línea de combate contra la malaria”, ha asegurado Joan Bassa, de Bioibérica.

Así, se está investigando en tres líneas distintas, según Fernández Busquets.

Por un lado, se explora la capacidad de esta sustancia unida a nanopartículas -dicha unión minimiza su actividad anticoagulante- para ejercer una doble actividad: como agente vectorizador de otros antimaláricos y como fármaco en sí misma.

También se estudia administrar directamente la heparina a insectos y finalmente se está testando ‘in vitro’ 19 compuestos derivados de esta sustancia modificados químicamente y con baja capacidad anticoagulante, que podrían abrir nuevas estrategias contra la malaria basadas en la estimulación del sistema inmunitario.

De estos, ocho han mostrado una actividad antimalárica significativa, según el investigador.

“Hemos finalizado una primera fase muy interesante; las tres son estrategias que abren la puerta a diseñar nuevos enfoques terapéuticos contra la malaria y ello nos anima a seguir investigando”, ha resumido Fernández Busquets. Efefuturo

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia

Esta colaboración se basa en la investigación que desarrolla Xavier Fernández Busquets, director de la unidad conjunta de Nanomalaria del IBEC e ISGlobal y quien hoy ha presentado este acuerdo y lo investigado hasta ahora en Biospain, un congreso de biotecnología que se celebra en Barakaldo con 1.500 delegados.

Hace décadas la comunidad científica describió que cuando el parásito de la malaria entra al torrente sanguíneo invade las células del hígado para producir miles de merozoítos (una fase de vida del parásito) que vuelven a incorporarse a la circulación, donde infectan los glóbulos rojos y logran escapar a la vigilancia del sistema inmunitario.

“Nuestro primer paso fue demostrar que la heparina puede bloquear la adhesión y entrada de los merozoítos a los glóbulos rojos”, ha apuntado Fernández Busquets.

Además, el equipo de este científico constató que la heparina muestra afinidad de unión específica para los glóbulos rojos infectados frente a los glóbulos no infectados: esto podría permitir el desarrollo de terapias antimaláricas específicas para las células infectadas basadas también en heparina.

Sin embargo, pese a estos avances, la heparina no ha progresado hacia aplicaciones clínicas debido a su actividad anticoagulante -las cantidades necesarias para el tratamiento de la malaria podrían provocar hemorragias internas-.

Investigación

De ahí este acuerdo: “queremos devolver la heparina a la primera línea de combate contra la malaria”, ha asegurado Joan Bassa, de Bioibérica.

Así, se está investigando en tres líneas distintas, según Fernández Busquets.

Por un lado, se explora la capacidad de esta sustancia unida a nanopartículas -dicha unión minimiza su actividad anticoagulante- para ejercer una doble actividad: como agente vectorizador de otros antimaláricos y como fármaco en sí misma.

También se estudia administrar directamente la heparina a insectos y finalmente se está testando ‘in vitro’ 19 compuestos derivados de esta sustancia modificados químicamente y con baja capacidad anticoagulante, que podrían abrir nuevas estrategias contra la malaria basadas en la estimulación del sistema inmunitario.

De estos, ocho han mostrado una actividad antimalárica significativa, según el investigador.

“Hemos finalizado una primera fase muy interesante; las tres son estrategias que abren la puerta a diseñar nuevos enfoques terapéuticos contra la malaria y ello nos anima a seguir investigando”, ha resumido Fernández Busquets. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?