CÁNCER MAMA

Un nuevo marcador permite orientar tratamiento preventivo de metástasis

Un equipo internacional de científicos ha logrado identificar un marcador para delimitar qué pacientes de cáncer de mama se podrían beneficiar de un tratamiento preventivo de metástasis.

<p>Gráfico de metástasis de un tumor primario de mama a huesos (Formas Naturales para Inbiomotion, IRB Barcelona).</p>

Gráfico de metástasis de un tumor primario de mama a huesos (Formas Naturales para Inbiomotion, IRB Barcelona).

El estudio, que publica la revista Lancet Oncology, ha sido liderado por Robert E. Coleman, de la Universidad de Sheffield, y por Roger Gomis, del IRB Barcelona, y ha identificado los efectos de la amplificación del gen MAF en el resultado de un tratamiento adyuvante con ácido zoledrónico en pacientes de cáncer de mama temprano.

El trabajo permite detectar precozmente a las pacientes que se podrían beneficiar del ácido zoledrónico y aquellas que deberían evitarlo, y podría acelerar la administración del primer tratamiento preventivo para metástasis.
Según ha explicado Gomis, los médicos no disponen hasta ahora de ninguna herramienta para detectar precozmente a las pacientes de cáncer de mama que sufrirán metástasis en los huesos, un proceso que se producirá en el 15-20% de los casos.

Tampoco pueden identificar a las pacientes que se podrían beneficiar anticipadamente de tratamientos específicos de metástasis, como el ácido zoledrónico.

Diagnóstico “personalizado”


Ahora, este estudio ha descubierto que la amplificación del gen MAF es una aproximación que permite estratificar a las pacientes de cáncer de mama que se beneficiarían del uso del ácido zoledrónico y a aquellas que les sería perjudicial.

El descubrimiento ha sido patentado y transferido a la empresa Inbiomotion del IRB Barcelona, creada a finales de 2010, pilotada por la empresa de capital riesgo Ysios Capital y la Caixa Capital Risc, y que ha desarrollado la tecnología necesaria para validar el marcador en estudios clínicos.

Según Gomis, las metástasis óseas son el único tipo de metástasis que disponen de tratamientos que, aunque sin curarlas, las mantiene controladas, si bien la terapia sólo se administra una vez la metástasis se manifiesta y suele ser demasiado tarde.
“Estudios preliminares indican que los mismos fármacos para tratarlas serían igualmente válidos para evitarlas, por ello identificar los pacientes que podrían beneficiarse de los fármacos es clave”, ha señalado Gomis.

“Es aquí donde este descubrimiento del IRB Barcelona puede ser de gran utilidad para la clínica y evitaría el tratamiento de pacientes que no se beneficiarían o que podrían salir perjudicados”, ha indicado Gomis, jefe del laboratorio Control de Crecimiento y Metástasis del IRB.

El investigador ha aclarado que el tratamiento preventivo contra las metástasis al hueso puede tener efectos secundarios indeseables y un coste elevado, por tanto, no se puede administrar masivamente, cuando ya se sabe que podría ser perjudicial para el 4% de los pacientes.

Ensayo independiente


“Para implementar un test diagnóstico de acompañamiento a un tratamiento, primero hay que saber qué pacientes pueden beneficiarse de él y cuáles no. Nuestro descubrimiento ofrece un modo de distinguirlos, cosa que antes era imposible”, ha concluido Gomis.

El próximo paso es confirmar el hallazgo en una ensayo independiente, que de confirmarse, podría modificar la estrategia terapéutica del cáncer de mama inicial y mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

“Esto es exactamente lo que estamos haciendo ahora. Inbiomotion ha completado el desarrollo de la tecnología y ha iniciado el segundo estudio clínico prospectivo/retrospectivo para validar el marcador en pacientes con cáncer de mama inicial”, según Gomis. Efefuturo
Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia
El estudio, que publica la revista Lancet Oncology, ha sido liderado por Robert E. Coleman, de la Universidad de Sheffield, y por Roger Gomis, del IRB Barcelona, y ha identificado los efectos de la amplificación del gen MAF en el resultado de un tratamiento adyuvante con ácido zoledrónico en pacientes de cáncer de mama temprano.

El trabajo permite detectar precozmente a las pacientes que se podrían beneficiar del ácido zoledrónico y aquellas que deberían evitarlo, y podría acelerar la administración del primer tratamiento preventivo para metástasis.
Según ha explicado Gomis, los médicos no disponen hasta ahora de ninguna herramienta para detectar precozmente a las pacientes de cáncer de mama que sufrirán metástasis en los huesos, un proceso que se producirá en el 15-20% de los casos.

Tampoco pueden identificar a las pacientes que se podrían beneficiar anticipadamente de tratamientos específicos de metástasis, como el ácido zoledrónico.

Diagnóstico “personalizado”


Ahora, este estudio ha descubierto que la amplificación del gen MAF es una aproximación que permite estratificar a las pacientes de cáncer de mama que se beneficiarían del uso del ácido zoledrónico y a aquellas que les sería perjudicial.

El descubrimiento ha sido patentado y transferido a la empresa Inbiomotion del IRB Barcelona, creada a finales de 2010, pilotada por la empresa de capital riesgo Ysios Capital y la Caixa Capital Risc, y que ha desarrollado la tecnología necesaria para validar el marcador en estudios clínicos.

Según Gomis, las metástasis óseas son el único tipo de metástasis que disponen de tratamientos que, aunque sin curarlas, las mantiene controladas, si bien la terapia sólo se administra una vez la metástasis se manifiesta y suele ser demasiado tarde.
“Estudios preliminares indican que los mismos fármacos para tratarlas serían igualmente válidos para evitarlas, por ello identificar los pacientes que podrían beneficiarse de los fármacos es clave”, ha señalado Gomis.

“Es aquí donde este descubrimiento del IRB Barcelona puede ser de gran utilidad para la clínica y evitaría el tratamiento de pacientes que no se beneficiarían o que podrían salir perjudicados”, ha indicado Gomis, jefe del laboratorio Control de Crecimiento y Metástasis del IRB.

El investigador ha aclarado que el tratamiento preventivo contra las metástasis al hueso puede tener efectos secundarios indeseables y un coste elevado, por tanto, no se puede administrar masivamente, cuando ya se sabe que podría ser perjudicial para el 4% de los pacientes.

Ensayo independiente


“Para implementar un test diagnóstico de acompañamiento a un tratamiento, primero hay que saber qué pacientes pueden beneficiarse de él y cuáles no. Nuestro descubrimiento ofrece un modo de distinguirlos, cosa que antes era imposible”, ha concluido Gomis.

El próximo paso es confirmar el hallazgo en una ensayo independiente, que de confirmarse, podría modificar la estrategia terapéutica del cáncer de mama inicial y mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

“Esto es exactamente lo que estamos haciendo ahora. Inbiomotion ha completado el desarrollo de la tecnología y ha iniciado el segundo estudio clínico prospectivo/retrospectivo para validar el marcador en pacientes con cáncer de mama inicial”, según Gomis. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?