GRIPE MATEMÁTICAS

Las matemáticas aclaran: sustituir la baja de un profesor por gripe aceleraría su transmisión

Efefuturo.- Reemplazar a un profesor, médico u otro profesional enfermo para que éste se recupere es una respuesta habitual en el mundo laboral, sin embargo, las sustituciones de las bajas por gripe podrían acelerar la transmisión de esta enfermedad.

<p>Reemplazar a un profesor, médico u otro profesional enfermo para que éste se recupere es una respuesta habitual en el mundo laboral. EFE/Sebasti

Reemplazar a un profesor, médico u otro profesional enfermo para que éste se recupere es una respuesta habitual en el mundo laboral. EFE/Sebastião Moreira.

Esta es la principal conclusión de un estudio de la Universidad de Barcelona (UB) que se publica en la revista científica Nature Physics, en un artículo que firman Antoine Allard, investigador postdoctoral del departamento de Física de la Materia Condensada de la UB, Samuel Scarpino, de la Universidad de Vermont y Laurent Hébert-Dufresne del Santa Fe Institute, ambos en EEUU.

En este artículo se ha usado un modelo matemático para demostrar que el hecho de sustituir a una persona enferma acelera la propagación.

El proceso por el cual una persona sana sustituye a un compañero que coge la baja por enfermedad se le llama intercambio relacional.

Para averiguar qué efecto tiene esto en la difusión de las enfermedades, como la gripe, los investigadores incorporaron este intercambio relacional en un modelo teórico de red dinámica desarrollado por ellos mismos, informa la UB en una nota de prensa.

En este modelo los individuos que causan baja serían nodos de una red, que serían sustituidos por nuevos nodos susceptibles de contagio al adquirir las conexiones del individuo enfermo.

Ampliación de la red de posibles contagios

“Este intercambio relacional es importante porque el nuevo nodo susceptible de contagio tiene más riesgo de contraer la enfermedad y también incorpora individuos de una región diferente ampliando la red de posibles contagios”, apunta Antoine Allard en la citada nota.

Muchas enfermedades infecciosas se propagan de una persona infectada a una persona sana por el contacto entre ellas.

Por ejemplo, en el caso de la gripe yo puedo infectar a la gente con la que vivo, trabajo o con la que voy en el metro, contactos todos ellos que forman una red cuya estructura guía la propagación.

Esta red es dinámica cuando los contactos entre personas cambian con el tiempo (por ejemplo una nueva amistad), afirma a Efe Allard.

Pandemia de H1N1 de 2009

Para validar el modelo, los científicos analizaron diferentes series de datos históricas de epidemias de gripe en EEUU, entre ellas la pandemia de H1N1 de 2009. La idea era comparar el número y la evolución de los casos observados en series históricas con la predicción del modelo desarrollado por los investigadores.

“En primer lugar comprobamos que se producía el patrón de intercambio relacional para la gripe. Después encontramos una fuerte evidencia de que este intercambio acelera la transmisión antes del punto álgido de la epidemia, un patrón que no lograban captar los modelos de gripe existentes en la actualidad”, según Allard.

Y es que, según señala a Efe Allard, los modelos normalmente predicen que el número de casos de personas enfermas crece de manera exponencial hacia el punto álgido de la epidemia y luego decrece.

“Nuestro modelo predice que un poco antes de este punto deberíamos observar un crecimiento más rápido que el del principio, resultado que es muy interesante porque ese efecto se puede observar solo con la ‘nueva generación’ de modelos y no con los clásicos”.

Vacuna contra la gripe estacional

Una medida útil, según los investigadores, podría ser la vacunación de los individuos que tienen funciones sociales de alto riesgo. EFE/GEORGE FREY

Estos datos tienen diferentes implicaciones respecto a la sustitución de las personas enfermas durante una epidemia, especialmente teniendo en cuenta estudios recientes que muestran que la evolución del aumento de la transmisibilidad de patógenos disminuye a medida que el patógeno se propaga en una población heterogénea.

Esta disminución sería debida a que los individuos altamente conectados, como serían los profesores o las enfermeras, se infectan al principio de un brote y, una vez que estos individuos se recuperan, el potencial epidémico de la población disminuye.

“En el caso de un proceso como el intercambio relacional, que mantiene conectados a individuos susceptibles de enfermar, podría aumentar el riesgo de desarrollar cepas transmisibles más cambiantes y persistentes”, puntualiza Allard.

Ante esta situación, una medida útil, según los investigadores, podría ser la vacunación de los individuos que tienen funciones sociales de alto riesgo, ya que entonces el intercambio relacional no tendría efectos negativos sobre la progresión del brote.

Ante estos resultados, el siguiente paso del equipo investigador será analizar más enfermedades con este modelo para comprobar si también se produce el efecto del intercambio relacional. Efefuturo

Publicado en: Ciencia

Esta es la principal conclusión de un estudio de la Universidad de Barcelona (UB) que se publica en la revista científica Nature Physics, en un artículo que firman Antoine Allard, investigador postdoctoral del departamento de Física de la Materia Condensada de la UB, Samuel Scarpino, de la Universidad de Vermont y Laurent Hébert-Dufresne del Santa Fe Institute, ambos en EEUU.

En este artículo se ha usado un modelo matemático para demostrar que el hecho de sustituir a una persona enferma acelera la propagación.

El proceso por el cual una persona sana sustituye a un compañero que coge la baja por enfermedad se le llama intercambio relacional.

Para averiguar qué efecto tiene esto en la difusión de las enfermedades, como la gripe, los investigadores incorporaron este intercambio relacional en un modelo teórico de red dinámica desarrollado por ellos mismos, informa la UB en una nota de prensa.

En este modelo los individuos que causan baja serían nodos de una red, que serían sustituidos por nuevos nodos susceptibles de contagio al adquirir las conexiones del individuo enfermo.

Ampliación de la red de posibles contagios

“Este intercambio relacional es importante porque el nuevo nodo susceptible de contagio tiene más riesgo de contraer la enfermedad y también incorpora individuos de una región diferente ampliando la red de posibles contagios”, apunta Antoine Allard en la citada nota.

Muchas enfermedades infecciosas se propagan de una persona infectada a una persona sana por el contacto entre ellas.

Por ejemplo, en el caso de la gripe yo puedo infectar a la gente con la que vivo, trabajo o con la que voy en el metro, contactos todos ellos que forman una red cuya estructura guía la propagación.

Esta red es dinámica cuando los contactos entre personas cambian con el tiempo (por ejemplo una nueva amistad), afirma a Efe Allard.

Pandemia de H1N1 de 2009

Para validar el modelo, los científicos analizaron diferentes series de datos históricas de epidemias de gripe en EEUU, entre ellas la pandemia de H1N1 de 2009. La idea era comparar el número y la evolución de los casos observados en series históricas con la predicción del modelo desarrollado por los investigadores.

“En primer lugar comprobamos que se producía el patrón de intercambio relacional para la gripe. Después encontramos una fuerte evidencia de que este intercambio acelera la transmisión antes del punto álgido de la epidemia, un patrón que no lograban captar los modelos de gripe existentes en la actualidad”, según Allard.

Y es que, según señala a Efe Allard, los modelos normalmente predicen que el número de casos de personas enfermas crece de manera exponencial hacia el punto álgido de la epidemia y luego decrece.

“Nuestro modelo predice que un poco antes de este punto deberíamos observar un crecimiento más rápido que el del principio, resultado que es muy interesante porque ese efecto se puede observar solo con la ‘nueva generación’ de modelos y no con los clásicos”.

Vacuna contra la gripe estacional

Una medida útil, según los investigadores, podría ser la vacunación de los individuos que tienen funciones sociales de alto riesgo. EFE/GEORGE FREY

Estos datos tienen diferentes implicaciones respecto a la sustitución de las personas enfermas durante una epidemia, especialmente teniendo en cuenta estudios recientes que muestran que la evolución del aumento de la transmisibilidad de patógenos disminuye a medida que el patógeno se propaga en una población heterogénea.

Esta disminución sería debida a que los individuos altamente conectados, como serían los profesores o las enfermeras, se infectan al principio de un brote y, una vez que estos individuos se recuperan, el potencial epidémico de la población disminuye.

“En el caso de un proceso como el intercambio relacional, que mantiene conectados a individuos susceptibles de enfermar, podría aumentar el riesgo de desarrollar cepas transmisibles más cambiantes y persistentes”, puntualiza Allard.

Ante esta situación, una medida útil, según los investigadores, podría ser la vacunación de los individuos que tienen funciones sociales de alto riesgo, ya que entonces el intercambio relacional no tendría efectos negativos sobre la progresión del brote.

Ante estos resultados, el siguiente paso del equipo investigador será analizar más enfermedades con este modelo para comprobar si también se produce el efecto del intercambio relacional. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?