INVESTIGACIÓN CORAZÓN

Identifican los mecanismos moleculares que garantizan el correcto bombeo del corazón

EFEFUTURO.- Un equipo de internacional de científicos ha descubierto el mecanismo molecular que permite el bombeo del corazón y el movimiento de gran parte de la musculatura del cuerpo (el músculo esquelético), y que, cuando falla o no se produce, provoca la muerte súbita o enfermedades degenerativas graves.

<p>Imágenes de corazones control y deficientes en Chd4 (arriba). Abajo se muestran imágenes de cortes histológicos donde se observa la acumulación

Imágenes de corazones control y deficientes en Chd4 (arriba). Abajo se muestran imágenes de cortes histológicos donde se observa la acumulación de fibrosis intersticial aguda (en rojo) en el corazón mutante (abajo). CNIC.

El estudio, realizado por investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, y del Instituto Max Planck de Alemania, se publica en la revista especializada Cell Metabolism.


El corazón y el músculo esquelético son órganos contráctiles que soportan funciones fisiológicas vitales como la circulación de la sangre y el movimiento del cuerpo.


“Ambos órganos funcionan gracias a una estructura llamada sarcómero, que hace que se contraigan las células del corazón (en cada latido) y las de los músculos del cuerpo: los faciales, los del abdomen, los de las extremidades, etc”, explica en declaraciones a Efe el investigador del CNIC y de la UAM, y primer autor del estudio, Pablo Gómez de Arco.



Experimentos en ratones


Sin embargo, el sarcómero está formado por proteínas distintas en el corazón y en el músculo, aunque tienen la misma función.


En el estudio, los investigadores eliminaron en ratones una de las proteínas del tejido cardíaco (la Chd4).


“Al suprimirla, vimos que el corazón expresa las proteínas propias del músculo esquelético y el músculo esquelético expresa las proteínas propias del músculo cardíaco. Es decir, la misma proteína hace la misma función en ambos tejidos, pese a tener distinto origen embrionario”, explica Gómez del Arco.




Investigadores de este estudio. CNIC.

Investigadores de este estudio. CNIC.


Ese fallo en la regulación de la expresión de estas proteínas del sarcómero tiene graves consecuencias, “ya que hacen que se forme una ‘célula híbrida’ que expresa ambos tipos de proteínas, y el sarcómero se desestructura y no funciona correctamente”.


Y cuando esto ocurre en el corazón, se produce una insuficiencia cardíaca que provoca la muerte súbita del animal, mientras que si ocurre en el músculo esquelético, “éste se atrofia y degenera en dolencias similares a las distrofias musculares que ocurren en el resto del cuerpo”, apunta el investigador del CNIC y director del estudio, Juan Miguel Redondo.


“A nivel básico, la investigación es muy importante porque rompe un dogma en este tipo de proteínas. Hasta ahora se pensaba que sólo actuaban durante el desarrollo embrionario pero se desconocía que tenían una función tan importante en tejidos maduros, ya formados”.


El siguiente paso es determinar si en alguna enfermedad humana del músculo estriado ésta proteína puede estar mutada o alterada y relacionar los resultados del estudio con alguna patología humana (como las distrofias musculares, por ejemplo). EFEfuturo

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia

El estudio, realizado por investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, y del Instituto Max Planck de Alemania, se publica en la revista especializada Cell Metabolism.


El corazón y el músculo esquelético son órganos contráctiles que soportan funciones fisiológicas vitales como la circulación de la sangre y el movimiento del cuerpo.


“Ambos órganos funcionan gracias a una estructura llamada sarcómero, que hace que se contraigan las células del corazón (en cada latido) y las de los músculos del cuerpo: los faciales, los del abdomen, los de las extremidades, etc”, explica en declaraciones a Efe el investigador del CNIC y de la UAM, y primer autor del estudio, Pablo Gómez de Arco.



Experimentos en ratones


Sin embargo, el sarcómero está formado por proteínas distintas en el corazón y en el músculo, aunque tienen la misma función.


En el estudio, los investigadores eliminaron en ratones una de las proteínas del tejido cardíaco (la Chd4).


“Al suprimirla, vimos que el corazón expresa las proteínas propias del músculo esquelético y el músculo esquelético expresa las proteínas propias del músculo cardíaco. Es decir, la misma proteína hace la misma función en ambos tejidos, pese a tener distinto origen embrionario”, explica Gómez del Arco.




Investigadores de este estudio. CNIC.

Investigadores de este estudio. CNIC.


Ese fallo en la regulación de la expresión de estas proteínas del sarcómero tiene graves consecuencias, “ya que hacen que se forme una ‘célula híbrida’ que expresa ambos tipos de proteínas, y el sarcómero se desestructura y no funciona correctamente”.


Y cuando esto ocurre en el corazón, se produce una insuficiencia cardíaca que provoca la muerte súbita del animal, mientras que si ocurre en el músculo esquelético, “éste se atrofia y degenera en dolencias similares a las distrofias musculares que ocurren en el resto del cuerpo”, apunta el investigador del CNIC y director del estudio, Juan Miguel Redondo.


“A nivel básico, la investigación es muy importante porque rompe un dogma en este tipo de proteínas. Hasta ahora se pensaba que sólo actuaban durante el desarrollo embrionario pero se desconocía que tenían una función tan importante en tejidos maduros, ya formados”.


El siguiente paso es determinar si en alguna enfermedad humana del músculo estriado ésta proteína puede estar mutada o alterada y relacionar los resultados del estudio con alguna patología humana (como las distrofias musculares, por ejemplo). EFEfuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?