ENFERMEDAD CELÍACA

Identifican un nuevo factor de riesgo para desarrollar enfermedad celíaca

EFEFUTURO.- Aproximadamente un 40 % de la población tiene la variante del gen principal asociado con la enfermedad celíaca, pero solo un 1 % desarrolla intolerancia al gluten, lo que aún no se comprende bien. Un nuevo trabajo ahonda ahora en esta línea y señala un nuevo factor de riesgo para padecer este desorden.

<p>Foto de archivo de un campo de trigo. EFE/Karl-Joseph Hildenbrand</p>

Foto de archivo de un campo de trigo. EFE/Karl-Joseph Hildenbrand

La enfermedad celíaca es un desorden digestivo autoinmune por el cual algunas personas predispuestas genéticamente desarrollan una intolerancia al gluten, una proteína encontrada en los cereales de grano como el trigo, el centeno y la cebada. Esta intolerancia les provoca inflamación y daño intestinal después de ingerir gluten.

Los investigadores estiman que un 40 % de la población tiene la variante del gen principal vinculado a esta enfermedad, pero tan solo un 1 % acaba desarrollando inflamación y daño intestinal.

“No sabemos por qué solamente una fracción de las personas con los factores genéticos de riesgo de la enfermedad llegan a ser intolerantes al gluten”, señala Peter Green, director del Centro de Enfermedad Celíaca en la Universidad de Columbia (Nueva York) y uno de los autores del nuevo estudio, publicado en la revista Science.

Sin embargo, el previo y “dedicado trabajo” de científicos de distintas disciplinas ha posibilitado que “nosotros empecemos a descubrir los mecanismos que desencadenan los síntomas de este desorden”, indica Green en una nota de la Universidad de Columbia.

EFE/Angelika Warmuth

Los científicos centraron sus investigaciones en una parte del genoma que no codifica para la producción de proteínas -que regulan gran variedad de procesos biológicos-, pero producen otro tipo de moléculas (el ARN no codificante).

Se cree que esta parte del genoma juega un papel importante en enfermedades autoinmunes (el sistema inmunitario ataca las células sanas por error) y en cánceres; sin embargo, no estaba claro si los cambios en los genes de este ARN no codificante podrían poner a la gente en riesgo de desarrollar enfermedades complejas de la misma manera que lo hacen los cambios de genes que codifican proteínas.

Variante genética Inc13

Este nuevo trabajo avanza en esta última dirección: los investigadores identificaron una variante genética (Inc13) en esta zona del genoma que podría contribuir a la inflamación intestinal.

Así, según este estudio, los pacientes con enfermedad celíaca tienen frecuentemente bajos niveles de Inc13 en las células del intestino, lo que sugiere que la regulación descendente de este gen podría contribuir a la inflamación intestinal propia de este desorden.

“Estos hallazgos añaden un importante detalle para nuestro entendimiento sobre cómo se desarrolla la enfermedad celíaca”, explica Sankar Ghosh, profesor de microbiología e inmunología en el citado centro médico de Columbia y autor principal del estudio.

Para Ghosh, dado que la mayoría de la población consume estos cereales, “el entendimiento de los factores que ponen a ciertas personas en un mayor riesgo a desarrollar la enfermedad va a tener impacto amplio. En futuros estudios, esperamos investigar los factores que llevan a la supresión de Inc13, lo que podría causar la enfermedad en personas que previamente podían tolerar el gluten”.

Este trabajo también lo firman científicos de la Universidad del País Vasco y viene acompañado de un segundo artículo a modo de comentario escrito por Maite Huarte, de la Universidad de Navarra.

Para esta investigadora, una de las cosas interesantes de este trabajo es que se ha establecido una “causa efecto” entre una variante genética del ARN no codificante y la enfermedad celíaca.

Esta variante está en una parte del genoma que produce una molécula de ARN que no se traduce en proteínas, pero que aún así tiene una función y es capaz de regular la respuesta inflamatoria característica de la enfermedad celíaca, detalla a Efe Huarte.

Probablemente hay otras muchas variantes genéticas que hasta ahora no se entiende por qué están asociadas a distintas enfermedades y que posiblemente estén en la parte del genoma que produce ARN no codificante (no sintetiza proteínas), y justamente estas diferencias genéticas están ligadas a un mayor o menor riesgo a desarrollar patologías, como la enfermedad celíaca. EFEfuturo

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia

La enfermedad celíaca es un desorden digestivo autoinmune por el cual algunas personas predispuestas genéticamente desarrollan una intolerancia al gluten, una proteína encontrada en los cereales de grano como el trigo, el centeno y la cebada. Esta intolerancia les provoca inflamación y daño intestinal después de ingerir gluten.

Los investigadores estiman que un 40 % de la población tiene la variante del gen principal vinculado a esta enfermedad, pero tan solo un 1 % acaba desarrollando inflamación y daño intestinal.

“No sabemos por qué solamente una fracción de las personas con los factores genéticos de riesgo de la enfermedad llegan a ser intolerantes al gluten”, señala Peter Green, director del Centro de Enfermedad Celíaca en la Universidad de Columbia (Nueva York) y uno de los autores del nuevo estudio, publicado en la revista Science.

Sin embargo, el previo y “dedicado trabajo” de científicos de distintas disciplinas ha posibilitado que “nosotros empecemos a descubrir los mecanismos que desencadenan los síntomas de este desorden”, indica Green en una nota de la Universidad de Columbia.

EFE/Angelika Warmuth

Los científicos centraron sus investigaciones en una parte del genoma que no codifica para la producción de proteínas -que regulan gran variedad de procesos biológicos-, pero producen otro tipo de moléculas (el ARN no codificante).

Se cree que esta parte del genoma juega un papel importante en enfermedades autoinmunes (el sistema inmunitario ataca las células sanas por error) y en cánceres; sin embargo, no estaba claro si los cambios en los genes de este ARN no codificante podrían poner a la gente en riesgo de desarrollar enfermedades complejas de la misma manera que lo hacen los cambios de genes que codifican proteínas.

Variante genética Inc13

Este nuevo trabajo avanza en esta última dirección: los investigadores identificaron una variante genética (Inc13) en esta zona del genoma que podría contribuir a la inflamación intestinal.

Así, según este estudio, los pacientes con enfermedad celíaca tienen frecuentemente bajos niveles de Inc13 en las células del intestino, lo que sugiere que la regulación descendente de este gen podría contribuir a la inflamación intestinal propia de este desorden.

“Estos hallazgos añaden un importante detalle para nuestro entendimiento sobre cómo se desarrolla la enfermedad celíaca”, explica Sankar Ghosh, profesor de microbiología e inmunología en el citado centro médico de Columbia y autor principal del estudio.

Para Ghosh, dado que la mayoría de la población consume estos cereales, “el entendimiento de los factores que ponen a ciertas personas en un mayor riesgo a desarrollar la enfermedad va a tener impacto amplio. En futuros estudios, esperamos investigar los factores que llevan a la supresión de Inc13, lo que podría causar la enfermedad en personas que previamente podían tolerar el gluten”.

Este trabajo también lo firman científicos de la Universidad del País Vasco y viene acompañado de un segundo artículo a modo de comentario escrito por Maite Huarte, de la Universidad de Navarra.

Para esta investigadora, una de las cosas interesantes de este trabajo es que se ha establecido una “causa efecto” entre una variante genética del ARN no codificante y la enfermedad celíaca.

Esta variante está en una parte del genoma que produce una molécula de ARN que no se traduce en proteínas, pero que aún así tiene una función y es capaz de regular la respuesta inflamatoria característica de la enfermedad celíaca, detalla a Efe Huarte.

Probablemente hay otras muchas variantes genéticas que hasta ahora no se entiende por qué están asociadas a distintas enfermedades y que posiblemente estén en la parte del genoma que produce ARN no codificante (no sintetiza proteínas), y justamente estas diferencias genéticas están ligadas a un mayor o menor riesgo a desarrollar patologías, como la enfermedad celíaca. EFEfuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?