GENÉTICA INFECCIONES

Un nuevo marcador de virulencia bacteriana puede prevenir brotes infecciosos

EFEFUTURO.- Investigadores de la Universidad de Barcelona (UB) y del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) han contribuido a definir un nuevo tipo de marcadores de virulencia bacteriana que pueden ayudar a detectar y prevenir los brotes de infecciones provocados por Escherichia coli.

<p> EFE/BERND WUESTNECK.</p>

EFE/BERND WUESTNECK.

La investigación, desarrollada junto con colaboradores de la Universidad de Santiago de Compostela, del Instituto de Microbiología Médica de la Universidad Justus-Liebig (Giessen, Alemania) y del Centro Alemán para la Investigación de Infecciones (DZIF, en Brunswick), la publica la revista “Scientific Reports”.

Según ha explicado el investigador del IBEC-UB que ha dirigido el estudio, Antonio Juárez, la mayoría de las cepas bacterianas de E. coli se encuentran en el intestino humano de forma natural y no suponen ningún riesgo para la salud, a excepción de determinados tipos, algunos de los cuales causan intoxicaciones alimentarias que pueden llegar a ser mortales.

Una de estas cepas virulentas de E.coli, del serotipo O104: H4, causó un importante brote infeccioso en Alemania durante el año 2011, asociado a una alta prevalencia del síndrome hemolítico-urémico.

Se trataba de una cepa de evolución reciente que hizo que se registrara el mayor índice de mortandad por E.coli de todos los tiempos.

Una combinación de factores

Como este, los tipos virulentos de E. coli se clasifican en patotipos, que se definen por una combinación de factores de virulencia (moléculas producidas por las bacterias que contribuyen a su patogenicidad), fenotipo y asociaciones clínicas.

Buena parte de los patotipos de E. coli ya se pueden identificar y caracterizar gracias al estudio de la distribución de los genes de virulencia en las cepas aisladas de los pacientes infectados.

Sin embargo, el fenotipo de virulencia no está asociado estrictamente a cada patotipo, es decir: un mismo patotipo puede ser más o menos virulento en función de la cepa y el serotipo, y presentar diferentes factores de virulencia.

En su estudio, los investigadores examinaron la correlación entre la presencia de ciertos genes y el fenotipo de virulencia de las cepas patógenas de E. coli, y encontraron que los genomas de varias cepas de patógenos intestinales de E. coli albergan dos variantes de un mismo gen que codifica para un modulador global: el gen hha.

“Hemos puesto de manifiesto que la detección de estos tipos de proteínas y de sus genes puede ser una nueva estrategia para identificar los serotipos patógenos bacterianos“, según Juárez.

“En el caso de E. coli, si somos capaces de amplificar las variantes de hha y establecerlas como indicadores de la virulencia de las cepas de E. coli aisladas del medio ambiente y de los pacientes, podremos detectar fácilmente las variantes patógenas, y así prevenir mejor los brotes infecciosos”, ha detallado el investigador. EFEFUTURO

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia

La investigación, desarrollada junto con colaboradores de la Universidad de Santiago de Compostela, del Instituto de Microbiología Médica de la Universidad Justus-Liebig (Giessen, Alemania) y del Centro Alemán para la Investigación de Infecciones (DZIF, en Brunswick), la publica la revista “Scientific Reports”.

Según ha explicado el investigador del IBEC-UB que ha dirigido el estudio, Antonio Juárez, la mayoría de las cepas bacterianas de E. coli se encuentran en el intestino humano de forma natural y no suponen ningún riesgo para la salud, a excepción de determinados tipos, algunos de los cuales causan intoxicaciones alimentarias que pueden llegar a ser mortales.

Una de estas cepas virulentas de E.coli, del serotipo O104: H4, causó un importante brote infeccioso en Alemania durante el año 2011, asociado a una alta prevalencia del síndrome hemolítico-urémico.

Se trataba de una cepa de evolución reciente que hizo que se registrara el mayor índice de mortandad por E.coli de todos los tiempos.

Una combinación de factores

Como este, los tipos virulentos de E. coli se clasifican en patotipos, que se definen por una combinación de factores de virulencia (moléculas producidas por las bacterias que contribuyen a su patogenicidad), fenotipo y asociaciones clínicas.

Buena parte de los patotipos de E. coli ya se pueden identificar y caracterizar gracias al estudio de la distribución de los genes de virulencia en las cepas aisladas de los pacientes infectados.

Sin embargo, el fenotipo de virulencia no está asociado estrictamente a cada patotipo, es decir: un mismo patotipo puede ser más o menos virulento en función de la cepa y el serotipo, y presentar diferentes factores de virulencia.

En su estudio, los investigadores examinaron la correlación entre la presencia de ciertos genes y el fenotipo de virulencia de las cepas patógenas de E. coli, y encontraron que los genomas de varias cepas de patógenos intestinales de E. coli albergan dos variantes de un mismo gen que codifica para un modulador global: el gen hha.

“Hemos puesto de manifiesto que la detección de estos tipos de proteínas y de sus genes puede ser una nueva estrategia para identificar los serotipos patógenos bacterianos“, según Juárez.

“En el caso de E. coli, si somos capaces de amplificar las variantes de hha y establecerlas como indicadores de la virulencia de las cepas de E. coli aisladas del medio ambiente y de los pacientes, podremos detectar fácilmente las variantes patógenas, y así prevenir mejor los brotes infecciosos”, ha detallado el investigador. EFEFUTURO

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?