ORGASMO FEMENINO

El orgasmo femenino parece tener su origen evolutivo en la ovulación

EFEFUTURO.- El orgasmo femenino parece tener su origen en la ovulación, una vinculación que a lo largo de la evolución humana se ha ido rompiendo hasta convertirse en dos procesos independientes, según un estudio realizado en diferentes especies de mamíferos por investigadores de la Universidad de Yale (EEUU).

<p>Imagen de una familia de chimpancés. EFE/ULISES RUIZ BASURTO</p>

Imagen de una familia de chimpancés. EFE/ULISES RUIZ BASURTO

Cuál es el papel del orgasmo femenino, que no participa de forma directa en la reproducción humana, ha intrigado a los estudiosos ya desde la época de Aristóteles, y aunque se han propuesto numerosas teorías para explicarlo, la mayoría se centraban en su papel en humanos y otros primates.

Ahora, científicos de la Universidad de Yale y el Hospital Infantil de Cincinnati, también en EEUU, han aportado nuevos datos estudiando su evolución a través de diferentes especies, resultados que publican en la revista JEZ-Molecular and Developmental Evolution.
Para ello, han centrado sus investigaciones en mamíferos placentarios -aquellos en que el desarrollo de las crías se produce en el útero de la madre, con formación de una placenta-, ha informado la Universidad de Yale en una nota de prensa.

Los estudios previos tendían a enfocarse en evidencias desde la biología humana más que en su origen evolutivo, indica Gunter Wagner, del Instituto de Biología de Sistemas de Yale.

Este investigador, junto con Mihaela Pavličev del Hospital Infantil de Cincinnati, propone que el orgasmo tenía una función ancestral en el estímulo de la ovulación.

Ante la aparente ausencia de relación entre este rasgo y la reproducción exitosa o el número de hijos en humanos, los científicos se centraron en la producción de las hormonas prolactina y oxitocina, rasgo fisiológico que acompaña al orgasmo femenino en nuestra especie, y siguieron esta actividad en otros mamíferos.

De aquí dedujeron que en muchos mamíferos el orgasmo juega un papel en la ovulación.

Aunque en humanos el ciclo ovárico femenino no está relacionado con la actividad sexual, en otras especies la ovulación sí es inducida por los machos, de acuerdo a la nota de prensa.
El análisis de los datos obtenidos por los autores de este trabajo muestra que, evolutivamente, surgió primero esta ovulación inducida por los machos y que el rasgo de la ovulación cíclica o espontánea se derivó de aquí con posterioridad.

Así, aunque el orgasmo femenino evolucionó como una adaptación para la reproducción -el reflejo que, ancestralmente, indujo la ovulación-, con posterioridad resultó “superfluo y liberó el orgasmo femenino, que adquirió otros papeles secundarios”.

Un estudio comparativo de los genitales femeninos reveló también que, simultáneamente a la evolución hacia la ovulación espontánea, se produjo una recolocación del clítoris desde su posición ancestral dentro del canal de copulación hacia el exterior. EFEfuturo
Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia
Cuál es el papel del orgasmo femenino, que no participa de forma directa en la reproducción humana, ha intrigado a los estudiosos ya desde la época de Aristóteles, y aunque se han propuesto numerosas teorías para explicarlo, la mayoría se centraban en su papel en humanos y otros primates.

Ahora, científicos de la Universidad de Yale y el Hospital Infantil de Cincinnati, también en EEUU, han aportado nuevos datos estudiando su evolución a través de diferentes especies, resultados que publican en la revista JEZ-Molecular and Developmental Evolution.
Para ello, han centrado sus investigaciones en mamíferos placentarios -aquellos en que el desarrollo de las crías se produce en el útero de la madre, con formación de una placenta-, ha informado la Universidad de Yale en una nota de prensa.

Los estudios previos tendían a enfocarse en evidencias desde la biología humana más que en su origen evolutivo, indica Gunter Wagner, del Instituto de Biología de Sistemas de Yale.

Este investigador, junto con Mihaela Pavličev del Hospital Infantil de Cincinnati, propone que el orgasmo tenía una función ancestral en el estímulo de la ovulación.

Ante la aparente ausencia de relación entre este rasgo y la reproducción exitosa o el número de hijos en humanos, los científicos se centraron en la producción de las hormonas prolactina y oxitocina, rasgo fisiológico que acompaña al orgasmo femenino en nuestra especie, y siguieron esta actividad en otros mamíferos.

De aquí dedujeron que en muchos mamíferos el orgasmo juega un papel en la ovulación.

Aunque en humanos el ciclo ovárico femenino no está relacionado con la actividad sexual, en otras especies la ovulación sí es inducida por los machos, de acuerdo a la nota de prensa.
El análisis de los datos obtenidos por los autores de este trabajo muestra que, evolutivamente, surgió primero esta ovulación inducida por los machos y que el rasgo de la ovulación cíclica o espontánea se derivó de aquí con posterioridad.

Así, aunque el orgasmo femenino evolucionó como una adaptación para la reproducción -el reflejo que, ancestralmente, indujo la ovulación-, con posterioridad resultó “superfluo y liberó el orgasmo femenino, que adquirió otros papeles secundarios”.

Un estudio comparativo de los genitales femeninos reveló también que, simultáneamente a la evolución hacia la ovulación espontánea, se produjo una recolocación del clítoris desde su posición ancestral dentro del canal de copulación hacia el exterior. EFEfuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?