PREMIOS BBVA

Los premios Fronteras reivindican el conocimiento básico

Las herramientas estadísticas, la técnica de edición genética más precisa -CRISPR- o el impacto global de la lluvia ácida son algunos de los desarrollos o áreas en los que trabajan los distinguidos con los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, que reivindican la necesidad del conocimiento básico.

<p>Los premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento 2017 y responsables de la Fundación BBVA. Imagen facilitada por esta institución.</p>

Los premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento 2017 y responsables de la Fundación BBVA. Imagen facilitada por esta institución.

En la sede de la Fundación BBVA se han entregado hoy estos galardones y tanto los premiados como el presidente de la citada institución, Francisco González, han defendido la importancia del conocimiento básico, aquél que no busca una aplicación inmediata.

Los galardonados en esta edición han sido los matemáticos David Cox y Bradley Efron por crear herramientas estadísticas esenciales para el avance de la ciencia moderna; los biólogos Emmanuelle Charpentier, Jennifer Doudna y Francisco Martínez Mojica por desarrollar CRISPR, la técnica de edición genómica “más eficiente y precisa”.

Los ecólogos Gene E. Likens y Marten Scheffer por alertar del impacto global de la lluvia ácida y descubrir que la acción humana puede alterar los ecosistemas “drástica e irreversiblemente”; Geoffrey Hinton por impulsar la inteligencia artificial creando programas capaces de aprender por sí mismos.

También un premio para la música


El economista Daron Acemoglu por identificar a las instituciones como factores clave para el crecimiento y bienestar de los países; la compositora Sofia Gubaidulina, por la cualidad espiritual y la dimensión transformadora de su música; los climatólogos Syukuro Manabe y James Hansen por crear los primeros modelos computacionales del clima que predijeron el calentamiento global producto de las emisiones de CO2.

Desde la izquierda: Jennifer Doudna, Francisco Martínez Mojica y Emmanuelle Charpentier, ganadores del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina. BBVA.

Desde la izquierda: Jennifer Doudna, Francisco Martínez Mojica y Emmanuelle Charpentier, ganadores del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina. BBVA.



También, los investigadores Pedro Alonso y Peter Myler por lograr avances clave contra enfermedades que afectan a cientos de millones de personas en países en desarrollo, como la malaria.

Estos premios se crearon en 2008 y su dotación es de 3,2 millones de euros, repartidos equitativamente entre todas las categorías.

Mojica ha intervenido en nombre de los galardonados en Biomedicina y ha destacado que reciben el premio como “un magnífico apoyo a la ciencia derivada de la curiosidad, a los descubrimientos básicos en ciencia”.

Necesidad de financiación para el conocimiento básico


“CRISPR es el resultado de este tipo de estudios, de una búsqueda de conocimiento que proporciona instrumentos para retroalimentar el conocimiento”, según Mojica, quien ha agregado que “como efecto secundario, este bucle abre nuevos caminos para abordar, y quizá resolver, cuestiones tan cruciales como el tratamiento y la prevención de enfermedades incurables”.

Este investigador de la Universidad de Alicante ha afirmado que en un momento en que muchos países limitan la financiación de la investigación básica, este premio y el trabajo que distingue, sirven para enfatizar el valor intrínseco de la ciencia para la sociedad.

“Una realidad que debería estar clara para todos, pero que, evidentemente, no lo está”.

Para Pedro Alonso, la ciencia es esencial para combatir enfermedades olvidadas como la leishmanianisis, y por tanto “puede ser un auténtico catalizador de desarrollo económico” y una vía para reducir “la inaceptable desigualdad que supone el hecho de que tu lugar de nacimiento determine tus oportunidades”. Efefuturo
Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia
En la sede de la Fundación BBVA se han entregado hoy estos galardones y tanto los premiados como el presidente de la citada institución, Francisco González, han defendido la importancia del conocimiento básico, aquél que no busca una aplicación inmediata.

Los galardonados en esta edición han sido los matemáticos David Cox y Bradley Efron por crear herramientas estadísticas esenciales para el avance de la ciencia moderna; los biólogos Emmanuelle Charpentier, Jennifer Doudna y Francisco Martínez Mojica por desarrollar CRISPR, la técnica de edición genómica “más eficiente y precisa”.

Los ecólogos Gene E. Likens y Marten Scheffer por alertar del impacto global de la lluvia ácida y descubrir que la acción humana puede alterar los ecosistemas “drástica e irreversiblemente”; Geoffrey Hinton por impulsar la inteligencia artificial creando programas capaces de aprender por sí mismos.

También un premio para la música


El economista Daron Acemoglu por identificar a las instituciones como factores clave para el crecimiento y bienestar de los países; la compositora Sofia Gubaidulina, por la cualidad espiritual y la dimensión transformadora de su música; los climatólogos Syukuro Manabe y James Hansen por crear los primeros modelos computacionales del clima que predijeron el calentamiento global producto de las emisiones de CO2.

Desde la izquierda: Jennifer Doudna, Francisco Martínez Mojica y Emmanuelle Charpentier, ganadores del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina. BBVA.

Desde la izquierda: Jennifer Doudna, Francisco Martínez Mojica y Emmanuelle Charpentier, ganadores del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina. BBVA.



También, los investigadores Pedro Alonso y Peter Myler por lograr avances clave contra enfermedades que afectan a cientos de millones de personas en países en desarrollo, como la malaria.

Estos premios se crearon en 2008 y su dotación es de 3,2 millones de euros, repartidos equitativamente entre todas las categorías.

Mojica ha intervenido en nombre de los galardonados en Biomedicina y ha destacado que reciben el premio como “un magnífico apoyo a la ciencia derivada de la curiosidad, a los descubrimientos básicos en ciencia”.

Necesidad de financiación para el conocimiento básico


“CRISPR es el resultado de este tipo de estudios, de una búsqueda de conocimiento que proporciona instrumentos para retroalimentar el conocimiento”, según Mojica, quien ha agregado que “como efecto secundario, este bucle abre nuevos caminos para abordar, y quizá resolver, cuestiones tan cruciales como el tratamiento y la prevención de enfermedades incurables”.

Este investigador de la Universidad de Alicante ha afirmado que en un momento en que muchos países limitan la financiación de la investigación básica, este premio y el trabajo que distingue, sirven para enfatizar el valor intrínseco de la ciencia para la sociedad.

“Una realidad que debería estar clara para todos, pero que, evidentemente, no lo está”.

Para Pedro Alonso, la ciencia es esencial para combatir enfermedades olvidadas como la leishmanianisis, y por tanto “puede ser un auténtico catalizador de desarrollo económico” y una vía para reducir “la inaceptable desigualdad que supone el hecho de que tu lugar de nacimiento determine tus oportunidades”. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?