INVESTIGACIÓN CELULAR

La ciencia da paso más hacia la posibilidad de crear riñones trasplantables

Efefuturo.- Científicos españoles han participado en una investigación que ha logrado obtener células progenitoras de riñón capaces de dividirse indefinidamente en el laboratorio, lo que abre la puerta a la posibilidad de crear riñones trasplantables y a aplicar la terapia celular a órganos cuya función está disminuida.

En el hallazgo han participado investigadores de tres centros españoles (Clínica Cemtro de Madrid, Hospital Clínic de Barcelona y Universidad Católica San Antonio de Murcia), además de otros investigadores del Salk Institute de San Diego (California) y la Universidad de Tokai, en Japón.

Según explican los autores de este estudio, publicado en Cell Stem Cell, los intentos anteriores para mantener cultivos de células progenitoras -capaces de formar un órgano- de riñón habían resultado fallidos, “ya que las células morían gradualmente o perdían su potencial de desarrollo en lugar de permanecer en un estado de precursor médicamente útil”, informa la Clínica Cemtro en una nota.

Una técnica en 3D

Sin embargo, ahora han logrando mantener con éxito las células al principio de su desarrollo mediante el uso de un cultivo en tres dimensiones y una nueva mezcla de moléculas de soporte (proteínas).

Tales células de riñón en fase inicial se podrían utilizar para hacer crecer tejido renal de sustitución con el fin de estudiar el órgano, o para tratar enfermedades.

Según otra nota del Clínic, el descubrimiento se ha basado en la utilización de un cultivo donde las células podían crecer en un entorno tridimensional y no en un plano bidimensional, así como en una nueva combinación de moléculas de señalización, lo cual ha permitido conservar las CPN (células progenitoras de nefronas) durante más de quince meses.

Pasaron a continuación a demostrar que las células cuando se trasladaban a nuevas condiciones, podían entonces ser inducidas a convertirse en estructuras similares a nefronas -unidad funcional del riñón- tanto en el laboratorio como al ser implantadas en animales.

En la publicación “mostramos cómo capturar y mantener un número ilimitado de células precursoras de riñón”, señala Juan Carlos Izpisúa, profesor en el Laboratorio de Expresión Génica del Salk Institute.

“Tener un número ilimitado de estas células podría ser un punto de partida para hacer crecer órganos funcionales en el laboratorio, así como una forma de empezar a aplicar la terapia celular a riñones cuya función está disminuida”, agrega.

Según el Clínic, es la primera vez que se consigue conservar un cultivo de CPN, lo que supone un gran espaldarazo a la investigación básica y traslacional sobre el desarrollo de las enfermedades renales y un paso más hacia la posibilidad de crear un riñón trasplantable.

Las CPN, solo durante una breve etapa del desarrollo

Las células progenitoras de nefronas (CPN), al menos en los seres humanos, solo existen durante una breve etapa de desarrollo embrionario, ya que posteriormente pasan a formar nefronas, las unidades funcionales del riñón, responsables de la filtración de la sangre y la excreción de orina.

Los adultos por tanto no tienen CPN restantes para hacer crecer nuevo tejido renal después de un daño o enfermedad, por lo que la regeneración en el laboratorio, creen los científicos, ofrecerá una nueva forma de estudiar el desarrollo del riñón y permitirá, a largo plazo, el tratamiento de las enfermedades renales.

Pedro Guillén, de Cemtro y otro de los autores, detalla a Efe que las células progenitoras son aquellas que son capaces de formar un órgano; una vez formado el órgano desaparecen.

Lo que hemos logrado es, con un medio de cultivo en 3D más una molécula, conservar esas células que antes no se podían conservar, y “si tu conservas células progenitoras de tu riñón tienes posibilidad de que cuando tengas un problema renal echar mano de ellas”.

“Hemos hecho, tiempo después de cultivarlas, nefronas, la unidad funcional del riñón, que además ha filtrado sangre y orina”.

Guillén resume: “las células progenitoras las hemos conservado, cultivado y hemos creado con ella una nefrona”.

Investigadores han desarrollado un nuevo método que permite generar una fuente inagotable de progenitores renales humanos. Las células progenitoras renales obtenidas en el laboratorio (en rojo) después de ser trasplantadas a un riñón tienen la capacidad de integrarse funcionalmente y formar parte del mismo. Imagen Clínica Cemtro.

El método permite generar una fuente inagotable de progenitores renales humanos. Las células progenitoras renales obtenidas en el laboratorio (en rojo) después de ser trasplantadas a un riñón tienen la capacidad de integrarse funcionalmente y formar parte del mismo. Imagen Clínica Cemtro.

Los autores quieren ahora investigar cómo cultivar los otros tipos de células progenitoras que se requieren para un riñón completo, además de las nefronas formadas a partir de CPN.

Existen células progenitoras que trabajan juntas para hacer un órgano completo, por lo que los autores de la investigación consideran que si se pudieran cultivar estas células se estaría más cerca de poder construir riñones trasplantables.

Guillén señala además que tienen “resultados preliminares usando el mismo abordaje para obtener precursores de cartílago humano por primera vez”.

“No descansaremos hasta disponer en nuestro arsenal terapéutico, de una yogurtera con células alogénicas, para usar en cualquier tipo de lesión o enfermedad”, añade este doctor refiriéndose a la posibilidad de tener en cultivo un reservorio inagotable de células regenerativas. Efefuturo

Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia

En el hallazgo han participado investigadores de tres centros españoles (Clínica Cemtro de Madrid, Hospital Clínic de Barcelona y Universidad Católica San Antonio de Murcia), además de otros investigadores del Salk Institute de San Diego (California) y la Universidad de Tokai, en Japón.

Según explican los autores de este estudio, publicado en Cell Stem Cell, los intentos anteriores para mantener cultivos de células progenitoras -capaces de formar un órgano- de riñón habían resultado fallidos, “ya que las células morían gradualmente o perdían su potencial de desarrollo en lugar de permanecer en un estado de precursor médicamente útil”, informa la Clínica Cemtro en una nota.

Una técnica en 3D

Sin embargo, ahora han logrando mantener con éxito las células al principio de su desarrollo mediante el uso de un cultivo en tres dimensiones y una nueva mezcla de moléculas de soporte (proteínas).

Tales células de riñón en fase inicial se podrían utilizar para hacer crecer tejido renal de sustitución con el fin de estudiar el órgano, o para tratar enfermedades.

Según otra nota del Clínic, el descubrimiento se ha basado en la utilización de un cultivo donde las células podían crecer en un entorno tridimensional y no en un plano bidimensional, así como en una nueva combinación de moléculas de señalización, lo cual ha permitido conservar las CPN (células progenitoras de nefronas) durante más de quince meses.

Pasaron a continuación a demostrar que las células cuando se trasladaban a nuevas condiciones, podían entonces ser inducidas a convertirse en estructuras similares a nefronas -unidad funcional del riñón- tanto en el laboratorio como al ser implantadas en animales.

En la publicación “mostramos cómo capturar y mantener un número ilimitado de células precursoras de riñón”, señala Juan Carlos Izpisúa, profesor en el Laboratorio de Expresión Génica del Salk Institute.

“Tener un número ilimitado de estas células podría ser un punto de partida para hacer crecer órganos funcionales en el laboratorio, así como una forma de empezar a aplicar la terapia celular a riñones cuya función está disminuida”, agrega.

Según el Clínic, es la primera vez que se consigue conservar un cultivo de CPN, lo que supone un gran espaldarazo a la investigación básica y traslacional sobre el desarrollo de las enfermedades renales y un paso más hacia la posibilidad de crear un riñón trasplantable.

Las CPN, solo durante una breve etapa del desarrollo

Las células progenitoras de nefronas (CPN), al menos en los seres humanos, solo existen durante una breve etapa de desarrollo embrionario, ya que posteriormente pasan a formar nefronas, las unidades funcionales del riñón, responsables de la filtración de la sangre y la excreción de orina.

Los adultos por tanto no tienen CPN restantes para hacer crecer nuevo tejido renal después de un daño o enfermedad, por lo que la regeneración en el laboratorio, creen los científicos, ofrecerá una nueva forma de estudiar el desarrollo del riñón y permitirá, a largo plazo, el tratamiento de las enfermedades renales.

Pedro Guillén, de Cemtro y otro de los autores, detalla a Efe que las células progenitoras son aquellas que son capaces de formar un órgano; una vez formado el órgano desaparecen.

Lo que hemos logrado es, con un medio de cultivo en 3D más una molécula, conservar esas células que antes no se podían conservar, y “si tu conservas células progenitoras de tu riñón tienes posibilidad de que cuando tengas un problema renal echar mano de ellas”.

“Hemos hecho, tiempo después de cultivarlas, nefronas, la unidad funcional del riñón, que además ha filtrado sangre y orina”.

Guillén resume: “las células progenitoras las hemos conservado, cultivado y hemos creado con ella una nefrona”.

Investigadores han desarrollado un nuevo método que permite generar una fuente inagotable de progenitores renales humanos. Las células progenitoras renales obtenidas en el laboratorio (en rojo) después de ser trasplantadas a un riñón tienen la capacidad de integrarse funcionalmente y formar parte del mismo. Imagen Clínica Cemtro.

El método permite generar una fuente inagotable de progenitores renales humanos. Las células progenitoras renales obtenidas en el laboratorio (en rojo) después de ser trasplantadas a un riñón tienen la capacidad de integrarse funcionalmente y formar parte del mismo. Imagen Clínica Cemtro.

Los autores quieren ahora investigar cómo cultivar los otros tipos de células progenitoras que se requieren para un riñón completo, además de las nefronas formadas a partir de CPN.

Existen células progenitoras que trabajan juntas para hacer un órgano completo, por lo que los autores de la investigación consideran que si se pudieran cultivar estas células se estaría más cerca de poder construir riñones trasplantables.

Guillén señala además que tienen “resultados preliminares usando el mismo abordaje para obtener precursores de cartílago humano por primera vez”.

“No descansaremos hasta disponer en nuestro arsenal terapéutico, de una yogurtera con células alogénicas, para usar en cualquier tipo de lesión o enfermedad”, añade este doctor refiriéndose a la posibilidad de tener en cultivo un reservorio inagotable de células regenerativas. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?