FÓSILES BIOLOGÍA

Evidencia más antigua de una proteína conservada en un fósil

Efefuturo.- Científicos en Taiwán han descubierto colágeno preservado en un fósil de dinosaurio de la primera etapa del Jurásico, de unos 195 millones de años de antigüedad, según revela un estudio publicado en la revista Nature.

<p>Pieza cortada transversalmente de la costilla de 'Lufengosaurus', un dinosaurio de unos 195 millones de años de antigüedad, donde los investigado

Pieza cortada transversalmente de la costilla de 'Lufengosaurus', un dinosaurio de unos 195 millones de años de antigüedad, donde los investigadores encontraron las proteínas. Imagen de Robert Reisz.

La investigación, liderada por el National Synchrotron Radiation Research Center de Hsinchu, ha permitido el hallazgo de una proteína conservada en buen estado que supera en torno a un siglo a la antigüedad récord conocida hasta ahora.



Una proteína fuente única de información


El tejido blando de tipos de proteínas como el colágeno es una fuente única de información biológica y evolutiva, pero su conservación se complica durante el proceso de fosilización, explican los expertos.




Además, cuando los científicos encuentran un ejemplar en buen estado, se topan con dificultades técnicas para extraer la proteína preservada en el fósil, lo que puede acabar dañando la valiosa muestra.



Para su estudio, el investigador jefe, Yao-Chang Lee, y colegas en China y Canadá, recurrieron a una técnica denominada “sincrotrón in situ Fourier”, que transforma espectroscopia de infrarrojos para examinar la composición química del hueso fosilizado del dinosaurio, sin necesidad de extraer su contenido y evitando así su contaminación.



Proteína conservada en un fósil


Los restos del Lufengosaurus adulto (“reptil de Lufeng”), el dinosaurio más común durante la primera etapa del período Jurásico, tenían unos 195 años de antigüedad, destacan los autores.




Su análisis, explican, reveló la existencia de fragmentos preservados de proteína, que presentaban características típicas del colágeno, en los canales vasculares de los huesos largos, como costillas, de ese vertebrado terrestre.



Los científicos también efectuaron exámenes con espectroscopias de Raman -nombre del investigador indio que inventó esta técnica, basa en la luz láser-, para identificar partículas de hematites en sus canales vasculares.



Colágeno en buen estado


Los autores sugieren que los hematites se formaron como consecuencia de la degradación de hemoglobina y de otras proteínas ricas en hierro presentes en la sangre.


Asimismo, el colágeno ha podido mantenerse en buen estado gracias a que los hematites rellenaron los canales vasculares y crearon un medio inorgánico, ideal para la conservación de esa proteína.


Este estudio, señalan los expertos, demuestra la validez de estas técnicas analíticas para obtener pruebas sobre la preservación de proteínas en fósiles. Efefuturo

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia

La investigación, liderada por el National Synchrotron Radiation Research Center de Hsinchu, ha permitido el hallazgo de una proteína conservada en buen estado que supera en torno a un siglo a la antigüedad récord conocida hasta ahora.



Una proteína fuente única de información


El tejido blando de tipos de proteínas como el colágeno es una fuente única de información biológica y evolutiva, pero su conservación se complica durante el proceso de fosilización, explican los expertos.




Además, cuando los científicos encuentran un ejemplar en buen estado, se topan con dificultades técnicas para extraer la proteína preservada en el fósil, lo que puede acabar dañando la valiosa muestra.



Para su estudio, el investigador jefe, Yao-Chang Lee, y colegas en China y Canadá, recurrieron a una técnica denominada “sincrotrón in situ Fourier”, que transforma espectroscopia de infrarrojos para examinar la composición química del hueso fosilizado del dinosaurio, sin necesidad de extraer su contenido y evitando así su contaminación.



Proteína conservada en un fósil


Los restos del Lufengosaurus adulto (“reptil de Lufeng”), el dinosaurio más común durante la primera etapa del período Jurásico, tenían unos 195 años de antigüedad, destacan los autores.




Su análisis, explican, reveló la existencia de fragmentos preservados de proteína, que presentaban características típicas del colágeno, en los canales vasculares de los huesos largos, como costillas, de ese vertebrado terrestre.



Los científicos también efectuaron exámenes con espectroscopias de Raman -nombre del investigador indio que inventó esta técnica, basa en la luz láser-, para identificar partículas de hematites en sus canales vasculares.



Colágeno en buen estado


Los autores sugieren que los hematites se formaron como consecuencia de la degradación de hemoglobina y de otras proteínas ricas en hierro presentes en la sangre.


Asimismo, el colágeno ha podido mantenerse en buen estado gracias a que los hematites rellenaron los canales vasculares y crearon un medio inorgánico, ideal para la conservación de esa proteína.


Este estudio, señalan los expertos, demuestra la validez de estas técnicas analíticas para obtener pruebas sobre la preservación de proteínas en fósiles. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?