CAMBIO CLIMÁTICO

Los tres grados de más que anularon el pulmón del Atlántico

Efefuturo.- Uno de los pulmones oceánicos que libran al planeta de buena parte de las emisiones de CO2 provocadas por el hombre, la región del Atlántico situada en torno al trópico de Cáncer, dejó de funcionar durante la primavera de 2010 debido a un alza de 3,4 grados en la temperatura del agua.

<p>EFE/Carlos M. Duarte</p>

EFE/Carlos M. Duarte

La comunidad científica calcula que los océanos han absorbido del 40 % al 50 % de todo el dióxido de carbono (CO2) emitido por las actividades humanas desde la revolución industrial, pero algunos estudios alertan de que ya hace medio siglo que los pulmones marinos que depuran la atmósfera de gases de efecto invernadero y mitigan sus efectos sobre el clima están dando síntomas de perder fuelle.

La revista Scientific reports, del grupo Nature, acaba de publicar un estudio que advierte de hasta qué punto el aumento de las temperaturas inducido tanto por fenómenos naturales, como por el hombre, puede hacer que los océanos pasen de depurar la atmósfera a cargarla con todavía más gases de efecto invernadero.

Pulmón del Atlántico

El trabajo, firmado por científicos de las universidades de Pernambuco (Brasil) y la Sorbona (Francia), analiza lo que ocurrió en la primavera de 2010 en las aguas del Atlántico norte situadas entre el ecuador y el paralelo 30 (que pasa justo al norte de Canarias), como secuela de un intenso fenómeno de El Niño en 2009.

Los autores subrayan que esa región del Atlántico desempeña un papel fundamental, porque por ella pasan la corriente ecuatorial de norte y la corriente de Canarias, dos de los elementos del giro oceánico que regula el clima en esa zona del hemisferio norte.

Y recuerdan, además, que existen estudios que demuestran que la región atlántica situada al norte del paralelo 18 (la línea imaginaria que une la República Dominicana, en el Caribe, con Mauritania, en la costa de África) absorbe cada año unos 420 millones de toneladas de CO2; es decir, el 30 por ciento de todos los gases de efecto invernadero que capturan los océanos.

Los colapso del pulmón atlántico

En la primavera de 2010, los efectos de El Niño y de la Oscilación Atlántica Multidécada hicieron que la temperatura de la superficie del océano en esa zona subiera 3,4 grados por encima de lo habitual y que cambiara la velocidad de los vientos, lo que trastocó dos de los mecanismos que regulan la absorción del CO2.

Gráficos incluidos en el estudio de Scientific Reports que ilustran el aumento de la temperatura del agua. Crédito: Nature

Gráficos de Scientific Reports que ilustran el aumento de la temperatura del agua. Crédito: Nature

Como resultado de esos cambios, explican los autores, ese pulmón oceánico “se colapsó” temporalmente, de modo que una región del Atlántico que cada año suele depurar 29 millones de toneladas de CO2 solo entre febrero y mayo, en la primavera de 2010 expulsó a la atmósfera 1,6 millones de toneladas de gases de efecto invernadero.

Los cambios más importantes se concentraron en la región de la corriente ecuatorial del norte (entre 25 y 10 grados norte, en la franja comprendida entre el sur de Canarias y Camerún), donde el océano emitió a la atmósfera en esos meses cerca de 1,2 millones de toneladas de CO2, cuando lo normal es que absorbiera 22,4 millones.

Los firmantes de este artículo remarcan que sus estimaciones sobre el efecto que ese alza de temperaturas tuvo en la capacidad de esa región del Atlántico para absorber CO2 “son muy conservadoras”, aunque sean las mayores que se han medido hasta la fecha en la zona.

Y lanzan este aviso: “La tendencia actual de calentamiento de las aguas superficiales del océano y el incremento en la frecuencia de fenómenos climáticos extremos puede amenazar la capacidad del Atlántico Norte para mitigar las emisiones de CO2 realizadas por el hombre y sus consecuencias sobre el clima”. EFEfuturo

Etiquetado con: ,
Publicado en: Ciencia

La comunidad científica calcula que los océanos han absorbido del 40 % al 50 % de todo el dióxido de carbono (CO2) emitido por las actividades humanas desde la revolución industrial, pero algunos estudios alertan de que ya hace medio siglo que los pulmones marinos que depuran la atmósfera de gases de efecto invernadero y mitigan sus efectos sobre el clima están dando síntomas de perder fuelle.

La revista Scientific reports, del grupo Nature, acaba de publicar un estudio que advierte de hasta qué punto el aumento de las temperaturas inducido tanto por fenómenos naturales, como por el hombre, puede hacer que los océanos pasen de depurar la atmósfera a cargarla con todavía más gases de efecto invernadero.

Pulmón del Atlántico

El trabajo, firmado por científicos de las universidades de Pernambuco (Brasil) y la Sorbona (Francia), analiza lo que ocurrió en la primavera de 2010 en las aguas del Atlántico norte situadas entre el ecuador y el paralelo 30 (que pasa justo al norte de Canarias), como secuela de un intenso fenómeno de El Niño en 2009.

Los autores subrayan que esa región del Atlántico desempeña un papel fundamental, porque por ella pasan la corriente ecuatorial de norte y la corriente de Canarias, dos de los elementos del giro oceánico que regula el clima en esa zona del hemisferio norte.

Y recuerdan, además, que existen estudios que demuestran que la región atlántica situada al norte del paralelo 18 (la línea imaginaria que une la República Dominicana, en el Caribe, con Mauritania, en la costa de África) absorbe cada año unos 420 millones de toneladas de CO2; es decir, el 30 por ciento de todos los gases de efecto invernadero que capturan los océanos.

Los colapso del pulmón atlántico

En la primavera de 2010, los efectos de El Niño y de la Oscilación Atlántica Multidécada hicieron que la temperatura de la superficie del océano en esa zona subiera 3,4 grados por encima de lo habitual y que cambiara la velocidad de los vientos, lo que trastocó dos de los mecanismos que regulan la absorción del CO2.

Gráficos incluidos en el estudio de Scientific Reports que ilustran el aumento de la temperatura del agua. Crédito: Nature

Gráficos de Scientific Reports que ilustran el aumento de la temperatura del agua. Crédito: Nature

Como resultado de esos cambios, explican los autores, ese pulmón oceánico “se colapsó” temporalmente, de modo que una región del Atlántico que cada año suele depurar 29 millones de toneladas de CO2 solo entre febrero y mayo, en la primavera de 2010 expulsó a la atmósfera 1,6 millones de toneladas de gases de efecto invernadero.

Los cambios más importantes se concentraron en la región de la corriente ecuatorial del norte (entre 25 y 10 grados norte, en la franja comprendida entre el sur de Canarias y Camerún), donde el océano emitió a la atmósfera en esos meses cerca de 1,2 millones de toneladas de CO2, cuando lo normal es que absorbiera 22,4 millones.

Los firmantes de este artículo remarcan que sus estimaciones sobre el efecto que ese alza de temperaturas tuvo en la capacidad de esa región del Atlántico para absorber CO2 “son muy conservadoras”, aunque sean las mayores que se han medido hasta la fecha en la zona.

Y lanzan este aviso: “La tendencia actual de calentamiento de las aguas superficiales del océano y el incremento en la frecuencia de fenómenos climáticos extremos puede amenazar la capacidad del Atlántico Norte para mitigar las emisiones de CO2 realizadas por el hombre y sus consecuencias sobre el clima”. EFEfuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?