PULSERAS

Tres nuevas pulseras de actividad muy distintas entre sí

EFEFUTURO.- Los dispositivos de monitorización de la actividad física ayudan a controlar cuánto caminamos, dormimos o quemamos durante las 24 horas, pero no todas son iguales y no están enfocadas directamente (a pesar de lo que pueda parecer en un primer momento) a la práctica deportiva en sentido estricto.

Tres nuevas pulseras de actividad muy distintas entre sí

Veamos por qué y analicemos de paso algunos de los últimos modelos llegados al mercado. Tres dispositivos muy diferentes que hemos probado a fondo.

Casi todos los fabricantes (desde las marcas de prendas deportivas hasta las de móviles)  han apostado por un dispositivo “vestible”, “para llevar encima” o “wearable”, como queramos denominarlos, en forma de pulsera que controla y registra nuestra actividad diaria.

La mayoría nos cuantifican los pasos, la distancia, las calorías consumidas, las horas de sueño e incluso algunas monitorizan el ritmo cardiaco. La filosofía está muy clara: proporcionar al usuario información sobre sus hábitos de vida para que tome decisiones que corrijan su sedentarismo o se motive logrando objetivos.

Sin embargo, si se está planteando adquirir uno de estos nuevos “gadgets” ha de saber que tienen sus virtudes y sus defectos. Por ejemplo, a pesar de que la publicidad nos las “venda” como un complemento ideal de los deportistas es preciso matizar ese rol.

Si nadamos, corremos o montamos en bicicleta, por citar tres de los deportes individuales más populares de poca utilidad nos servirán estas pulseras. En estos casos lo que necesitamos es un reloj deportivo, que ya analizaremos en otros reportajes, que nos informe en tiempo real (y con precisión) del ritmo que llevamos, la distancia recorrida, las vueltas o la velocidad.

Sólo así podremos moderar nuestro entrenamiento. Las pulseras de actividad, aunque muestran algunos parámetros en tiempo real, no están concebidas como un reloj de entrenamiento, sino que más bien registran la actividad para luego descargarlo en una App o en el PC y que podamos ver qué hemos hecho cada día.

Son para llevarlas siempre encima y la verdad es que muchas personas se “pican” e intentan llegar todos los días a sus 10.000 pasos que se han marcado, son conscientes de que duermen poco y mal y corrigen hábitos que pueden ser perniciosos. Para un público muy variado, desde jóvenes a adultos, es un producto que cada vez llega a la vida de más personas para quedarse, pero conviene tener en cuenta lo del deporte y saber que no son el producto ideal si la persona se lo toma en serio.

Veamos tres novedades de lanzamiento reciente en España:

 

Acer Liquid Leap:

Es la menos aparatosa y sencilla de las tres. Mide pasos, calorías y distancia y permite recibir las notificaciones del móvil y controlar la biblioteca de música. Su batería se estira hasta una semana

La aplicación para el móvil que nos resume toda la actividad es intuitiva y muy fácil de usar. Muestra gráficas comparativas y resulta cómodo establecer los objetivos que nos marcamos para caminar. Podría ser un regalo perfecto para una persona no muy ducha con la tecnología.

Sin embargo, en dos aspectos no ha estado a la altura. Por una parte, su pantalla táctil no es muy sensible y hay que tocar varias veces para que se encienda y tampoco ha sido muy fiable al acertar la distancia recorrida. No tiene GPS y calcula la misma en función de los pasos (de la longitud de zancada estimada) y no siempre acierta.

Precio: 56 euros

Puntos fuertes: Ligereza y precio

Puntos débiles: Falta de precisión de la distancia y sensibilidad de la pantalla táctil

 

Runtastic Moment Elite

Cambio radical de enfoque en esta línea de los creadores de una de las aplicaciones por excelencia para practicar todo tipo de deportes: Runtastic. Su experiencia es toda una garantía.

En este caso se trata de una línea de relojes (hasta diez modelos) con apariencia de reloj tradicional más o menos elegante según el caso. No estamos ante un smartwatch, no hay pantalla ni nada que desvele su corazón tecnológico.

A las personas que quiera llevar siempre una pulsera de monitorización les libra de, además, llevar su reloj en la muñeca. En un único dispositivo tienen todo lo necesario.

Estéticamente son relojes muy llevables (algunos de la línea son muy frescos y divertidos) y también robustos y resistentes. Todo va por dentro.

Apuestan por un reloj que la gente lleve siempre puesto y que monitorice constantemente la actividad que luego vemos en una muy completa aplicación bautizada como Runtastic Me. El reloj nos indica con sus manecillas los kilómetros cuando estamos usando la App del teléfono, pero sin un móvil cerca lo que nos marca es el progreso hacia el objetivo diario que nos hemos fijado, por ejemplo 10.000 pasos. Tiene un sistema de alarma para despertarnos sutilmente mediante vibraciones y sin molestar al compañero de cama.

Otro aspecto diferencial es que en lugar de tener un cargador mini USB, por ejemplo, el reloj va equipado con una pila que dura unos seis meses y que luego podemos cambiar en una relojería o nosotros mismos de forma muy sencilla con un destornillador que viene en la caja. Para los amantes de la puntualidad, cabe decir que siempre marca la hora exacta y se actualiza entre la hora de invierno y verano sin tener que hacer nada.

En la prueba que hemos llevado a cabo ha sido el que ha realizado las mediciones más precisas en cuanto a la distancia recorrida. Todo ello sin llevar el móvil conectado con la clásica aplicación Runtastic, ya que en ese caso, tirando de GPS, la distancia es exacta.

El precio del modelo Moment y el Classic es de 199 euros. Los de la línea Fun o Basic salen por 129.

Puntos fuertes: Precisión y que evita llevar dos dispositivos: pulsera y reloj

Puntos débiles: Podría dar más información en la pantalla

 

Polar Loop 2

Polar es uno de los referentes de los relojes deportivos para running y también ha desarrollado una nueva pulsera de actividad que está teniendo gran aceptación en el público

Uno de sus puntos fuertes es el diseño, que sin duda engancha más al público femenino, con un ligero acabado metálico en los laterales de la correa de silicona y unos dinámicos textos a base de puntitos LED. Es fiable y resistente y, como el resto, también se apoya en una aplicación propia para mostrar las estadísticas que son bastante completas.

También podemos añadirle accesorios como una banda de frecuencia cardiaca que servirá para tener mucho más control sobre nuestros entrenamientos. La batería aguanta una semana sin problemas y otro punto destacado es que te recuerda mediante vibraciones que debes moverte un poco si, por ejemplo, llevas una hora sentado frente al ordenador. Por supuesto, también notifica llamadas entrantes, mensajes o recordatorios de calendarios.

Precio: 120 euros.

 Puntos fuertes: Diseño y fiabilidad

Puntos débiles: Demasiado atrevido para llevar con ropa formal

 

Publicado en: Dispositivos

Veamos por qué y analicemos de paso algunos de los últimos modelos llegados al mercado. Tres dispositivos muy diferentes que hemos probado a fondo.

Casi todos los fabricantes (desde las marcas de prendas deportivas hasta las de móviles)  han apostado por un dispositivo “vestible”, “para llevar encima” o “wearable”, como queramos denominarlos, en forma de pulsera que controla y registra nuestra actividad diaria.

La mayoría nos cuantifican los pasos, la distancia, las calorías consumidas, las horas de sueño e incluso algunas monitorizan el ritmo cardiaco. La filosofía está muy clara: proporcionar al usuario información sobre sus hábitos de vida para que tome decisiones que corrijan su sedentarismo o se motive logrando objetivos.

Sin embargo, si se está planteando adquirir uno de estos nuevos “gadgets” ha de saber que tienen sus virtudes y sus defectos. Por ejemplo, a pesar de que la publicidad nos las “venda” como un complemento ideal de los deportistas es preciso matizar ese rol.

Si nadamos, corremos o montamos en bicicleta, por citar tres de los deportes individuales más populares de poca utilidad nos servirán estas pulseras. En estos casos lo que necesitamos es un reloj deportivo, que ya analizaremos en otros reportajes, que nos informe en tiempo real (y con precisión) del ritmo que llevamos, la distancia recorrida, las vueltas o la velocidad.

Sólo así podremos moderar nuestro entrenamiento. Las pulseras de actividad, aunque muestran algunos parámetros en tiempo real, no están concebidas como un reloj de entrenamiento, sino que más bien registran la actividad para luego descargarlo en una App o en el PC y que podamos ver qué hemos hecho cada día.

Son para llevarlas siempre encima y la verdad es que muchas personas se “pican” e intentan llegar todos los días a sus 10.000 pasos que se han marcado, son conscientes de que duermen poco y mal y corrigen hábitos que pueden ser perniciosos. Para un público muy variado, desde jóvenes a adultos, es un producto que cada vez llega a la vida de más personas para quedarse, pero conviene tener en cuenta lo del deporte y saber que no son el producto ideal si la persona se lo toma en serio.

Veamos tres novedades de lanzamiento reciente en España:

 

Acer Liquid Leap:

Es la menos aparatosa y sencilla de las tres. Mide pasos, calorías y distancia y permite recibir las notificaciones del móvil y controlar la biblioteca de música. Su batería se estira hasta una semana

La aplicación para el móvil que nos resume toda la actividad es intuitiva y muy fácil de usar. Muestra gráficas comparativas y resulta cómodo establecer los objetivos que nos marcamos para caminar. Podría ser un regalo perfecto para una persona no muy ducha con la tecnología.

Sin embargo, en dos aspectos no ha estado a la altura. Por una parte, su pantalla táctil no es muy sensible y hay que tocar varias veces para que se encienda y tampoco ha sido muy fiable al acertar la distancia recorrida. No tiene GPS y calcula la misma en función de los pasos (de la longitud de zancada estimada) y no siempre acierta.

Precio: 56 euros

Puntos fuertes: Ligereza y precio

Puntos débiles: Falta de precisión de la distancia y sensibilidad de la pantalla táctil

 

Runtastic Moment Elite

Cambio radical de enfoque en esta línea de los creadores de una de las aplicaciones por excelencia para practicar todo tipo de deportes: Runtastic. Su experiencia es toda una garantía.

En este caso se trata de una línea de relojes (hasta diez modelos) con apariencia de reloj tradicional más o menos elegante según el caso. No estamos ante un smartwatch, no hay pantalla ni nada que desvele su corazón tecnológico.

A las personas que quiera llevar siempre una pulsera de monitorización les libra de, además, llevar su reloj en la muñeca. En un único dispositivo tienen todo lo necesario.

Estéticamente son relojes muy llevables (algunos de la línea son muy frescos y divertidos) y también robustos y resistentes. Todo va por dentro.

Apuestan por un reloj que la gente lleve siempre puesto y que monitorice constantemente la actividad que luego vemos en una muy completa aplicación bautizada como Runtastic Me. El reloj nos indica con sus manecillas los kilómetros cuando estamos usando la App del teléfono, pero sin un móvil cerca lo que nos marca es el progreso hacia el objetivo diario que nos hemos fijado, por ejemplo 10.000 pasos. Tiene un sistema de alarma para despertarnos sutilmente mediante vibraciones y sin molestar al compañero de cama.

Otro aspecto diferencial es que en lugar de tener un cargador mini USB, por ejemplo, el reloj va equipado con una pila que dura unos seis meses y que luego podemos cambiar en una relojería o nosotros mismos de forma muy sencilla con un destornillador que viene en la caja. Para los amantes de la puntualidad, cabe decir que siempre marca la hora exacta y se actualiza entre la hora de invierno y verano sin tener que hacer nada.

En la prueba que hemos llevado a cabo ha sido el que ha realizado las mediciones más precisas en cuanto a la distancia recorrida. Todo ello sin llevar el móvil conectado con la clásica aplicación Runtastic, ya que en ese caso, tirando de GPS, la distancia es exacta.

El precio del modelo Moment y el Classic es de 199 euros. Los de la línea Fun o Basic salen por 129.

Puntos fuertes: Precisión y que evita llevar dos dispositivos: pulsera y reloj

Puntos débiles: Podría dar más información en la pantalla

 

Polar Loop 2

Polar es uno de los referentes de los relojes deportivos para running y también ha desarrollado una nueva pulsera de actividad que está teniendo gran aceptación en el público

Uno de sus puntos fuertes es el diseño, que sin duda engancha más al público femenino, con un ligero acabado metálico en los laterales de la correa de silicona y unos dinámicos textos a base de puntitos LED. Es fiable y resistente y, como el resto, también se apoya en una aplicación propia para mostrar las estadísticas que son bastante completas.

También podemos añadirle accesorios como una banda de frecuencia cardiaca que servirá para tener mucho más control sobre nuestros entrenamientos. La batería aguanta una semana sin problemas y otro punto destacado es que te recuerda mediante vibraciones que debes moverte un poco si, por ejemplo, llevas una hora sentado frente al ordenador. Por supuesto, también notifica llamadas entrantes, mensajes o recordatorios de calendarios.

Precio: 120 euros.

 Puntos fuertes: Diseño y fiabilidad

Puntos débiles: Demasiado atrevido para llevar con ropa formal

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?