INVESTIGACIÓN PLANTAS

La genética que está detrás de la ramificación de las plantas, más clara

Efefuturo.- Las plantas deben “decidir” si formar ramas laterales o crecer en verticalidad y ambas opciones son utilizadas por los agricultores para optimizar sus cosechas. Ahora, un equipo de científicos españoles ha desvelado la cascada de genes que impide la formación de ramas en las especies que se desarrollan en la sombra.

<p>Identificados varios genes que regulan la formación de nuevas ramas en función de la luz ambiental. 'Arabidopsis thaliana' con diferentes patrone

Identificados varios genes que regulan la formación de nuevas ramas en función de la luz ambiental. 'Arabidopsis thaliana' con diferentes patrones de ramificación. Imagen de Pilar Cubas, CNB-CSIC.

Su descripción se ha publicado recientemente en la revista PNAS, en un artículo que firman científicos del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que aseguran que conocer estos procesos moleculares es importante para encontrar nuevas estrategias que permitan modular el crecimiento de especies de interés agrícola y optimizar el rendimiento de los cultivos.
Hasta hoy se conocían varios factores que intervienen en el crecimiento de las ramas, pero se desconocía la relación entre ellos.

Ahora, científicos de este centro han desvelado la cadena de genes que controla la decisión de formar una rama a partir de una yema lateral o mantener esta yema inhibida a la espera de condiciones más favorables para la planta, informa el CNB en una nota de prensa.

“Uno de los factores que más influye en este proceso es la luz. Cuando los días son cortos, o cuando la planta tiene muy cerca otras plantas que le hacen sombra, las yemas laterales permanecen latentes y la planta crece principalmente en vertical en busca de más luz”, detalla Pilar Cubas, del CNB y autora principal del estudio.

Los científicos conocían un gen (BRC1) implicado en la inhibición de la ramificación y también sabían que hay una hormona, el ácido abscísico (ABA), que impide el desarrollo de las ramas laterales.

Ahora hemos entendido la relación entre estos factores. Hemos unido los puntos“, explica Cubas.

Genes y proteínas implicadas en la ramificación


Según el estudio, en los días con pocas horas de luz o cuando la planta está sombreada por otras plantas, el gen BRC1 se activa e induce la expresión de tres factores de transcripción que, a su vez, promueven el incremento de NCED3, una proteína encargada de la síntesis de ABA.

Esta cadena de acontecimientos desemboca en la acumulación de ABA en los brotes laterales de la planta, lo que impide su crecimiento y el desarrollo de ramas.
“Por primera vez se ha identificado una relación directa entre BRC1 y el ABA en la regulación de la arquitectura de la planta”, según la investigadora.

El trabajo se ha hecho en Arabidopsis thaliana, una especie muy utilizada en investigación, pero los científicos piensan que estos resultados serán posiblemente extrapolables a otras especies de interés agrícola como, por ejemplo, la patata y el tomate cuyos patrones de ramificación sería interesante poder controlar. Efefuturo
Su descripción se ha publicado recientemente en la revista PNAS, en un artículo que firman científicos del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que aseguran que conocer estos procesos moleculares es importante para encontrar nuevas estrategias que permitan modular el crecimiento de especies de interés agrícola y optimizar el rendimiento de los cultivos.
Hasta hoy se conocían varios factores que intervienen en el crecimiento de las ramas, pero se desconocía la relación entre ellos.

Ahora, científicos de este centro han desvelado la cadena de genes que controla la decisión de formar una rama a partir de una yema lateral o mantener esta yema inhibida a la espera de condiciones más favorables para la planta, informa el CNB en una nota de prensa.

“Uno de los factores que más influye en este proceso es la luz. Cuando los días son cortos, o cuando la planta tiene muy cerca otras plantas que le hacen sombra, las yemas laterales permanecen latentes y la planta crece principalmente en vertical en busca de más luz”, detalla Pilar Cubas, del CNB y autora principal del estudio.

Los científicos conocían un gen (BRC1) implicado en la inhibición de la ramificación y también sabían que hay una hormona, el ácido abscísico (ABA), que impide el desarrollo de las ramas laterales.

Ahora hemos entendido la relación entre estos factores. Hemos unido los puntos“, explica Cubas.

Genes y proteínas implicadas en la ramificación


Según el estudio, en los días con pocas horas de luz o cuando la planta está sombreada por otras plantas, el gen BRC1 se activa e induce la expresión de tres factores de transcripción que, a su vez, promueven el incremento de NCED3, una proteína encargada de la síntesis de ABA.

Esta cadena de acontecimientos desemboca en la acumulación de ABA en los brotes laterales de la planta, lo que impide su crecimiento y el desarrollo de ramas.
“Por primera vez se ha identificado una relación directa entre BRC1 y el ABA en la regulación de la arquitectura de la planta”, según la investigadora.

El trabajo se ha hecho en Arabidopsis thaliana, una especie muy utilizada en investigación, pero los científicos piensan que estos resultados serán posiblemente extrapolables a otras especies de interés agrícola como, por ejemplo, la patata y el tomate cuyos patrones de ramificación sería interesante poder controlar. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?