CÁNCER MAMA

Una terapia combinada tras cirugía reduce el riesgo de recaída en cáncer de mama

Un estudio clínico internacional ha constatado que la incorporación de un nuevo fármaco al tratamiento estándar contra el cáncer de mama precoz HER2 positivo, después de que las pacientes pasaran por el quirófano, logró reducir en un 20 % el riesgo de recaída.

<p>Ecografía de un cáncer de mama. EFE</p>

Ecografía de un cáncer de mama. EFE

Este ensayo en fase III, que cuenta con una amplia participación española, se presentó en la última edición del congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), que reunió durante cinco días en Chicago a 30.000 expertos de todo el mundo.

La investigación, publicada simultáneamente en la revista The New England Journal of Medicine, se centró en pacientes con HER2-positivo en fase inicial, que supone entre el 15 % y el 20 % del total de tumores de mama.
Y demostró que aquellas a las que se les administró el anticuerpo pertuzumab junto con el tratamiento estándar -consistente en quimioterapia y otra molécula, trastuzumab- tienen un 20 % menos de riesgo de que la enfermedad reaparezca de forma invasiva.

Tres años después, el 94,1% de las participantes que probaron el nuevo tratamiento estaban libres de cáncer de mama invasivo, en comparación con el 93,2 % de las que se limitaron al tradicional.

El beneficio de pertuzumab fue ligeramente mayor entre los pacientes con nódulo positivo, en las que la tasa de supervivencia libre de enfermedad invasiva a tres años fue del 92 %, mientras que en el otro grupo fue del 90,2 %.

Efectos secundarios serios fueron bajos


Respecto a los efectos secundarios serios, fueron bajos y muy similares en ambos casos: la insuficiencia cardíaca o la muerte relacionada con el corazón fue del 0,7 % en las mujeres del grupo pertuzumab y de 0,3 % en las del otro, mientras que sí fue mayor la aparición de diarrea severa (9,8 % frente al 3,7 %).

En declaraciones a un grupo de periodistas, el director del Memorial Sloan de Nueva York y padre del pertuzumab, Josep Baselga, celebró haber demostrado con este estudio que se puede aumentar el tiempo sin recaer de estas pacientes y auguró que “muy posiblemente se convertirá en un nuevo estándar”.

Imagen del oncólogo barcelonés Josep Baselga, actual director médico del hospital Memorial Sloan-Kettering de Nueva York, y fundador de la Fundación Fero. EFE/ARCHIVO/Toni Garriga. 

Imagen del oncólogo barcelonés Josep Baselga, actual director médico del hospital Memorial Sloan-Kettering de Nueva York, y fundador de la Fundación Fero. EFE/ARCHIVO/Toni Garriga. 



Ahora, el siguiente paso es “personalizar los tratamientos y aprender el riesgo de cada paciente para poder acertar el tratamiento”, resaltó el oncólogo español, quien valoró también la seguridad y la baja toxicidad del anticuerpo.

Para este ensayo, España aportó más de 300 pacientes de las casi 5.000 participantes (8 % del total), a través del Grupo SOLTI de Investigación en Cáncer de Mama con 9 centros, y del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam), con 31.

El presidente de este último y de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Miguel Martín, señaló que con él se han conseguido beneficiar “mujeres jóvenes, de 50 años de media, una edad en la que son el centro de la familia en todos los países occidentales”, por lo que evitar que recaigan “es un hecho de un interés social enorme”.

Mientras que Eva Ciruelo, presidenta de Solti y oncóloga del Hospital 12 de Octubre de Madrid, resaltó que se trata de una combinación que “puede salvar vidas y evitar recaídas en las pacientes de mayor riesgo”.

Si bien precisó que se trata de un estudio con un seguimiento muy corto y que puede tener nuevos y diferentes resultados de cara a ampliar el espectro de pacientes a las que se les puede administrar el nuevo tratamiento.

Beneficio a más pacientes de cáncer de mama


“En otras palabras, el pertuzumab se queda también como un fármaco a considerar en pacientes sin metástasis. Creo que debería de ser un tratamiento estándar en un grupo de pacientes de alto riesgo. Y prácticamente sin toxicidad”, señaló el jefe de Sección de Cáncer de Mama y Tumores Ginecológicos del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Javier Cortés.

Y es que aunque el “beneficio absoluto” de un 1 % pueda parecer “pequeño” a tres años, Cortés invitó a esperar a datos a 6, 7 y 8 años porque entonces se pasará al “4 o 5 %”.
Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia
Este ensayo en fase III, que cuenta con una amplia participación española, se presentó en la última edición del congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), que reunió durante cinco días en Chicago a 30.000 expertos de todo el mundo.

La investigación, publicada simultáneamente en la revista The New England Journal of Medicine, se centró en pacientes con HER2-positivo en fase inicial, que supone entre el 15 % y el 20 % del total de tumores de mama.
Y demostró que aquellas a las que se les administró el anticuerpo pertuzumab junto con el tratamiento estándar -consistente en quimioterapia y otra molécula, trastuzumab- tienen un 20 % menos de riesgo de que la enfermedad reaparezca de forma invasiva.

Tres años después, el 94,1% de las participantes que probaron el nuevo tratamiento estaban libres de cáncer de mama invasivo, en comparación con el 93,2 % de las que se limitaron al tradicional.

El beneficio de pertuzumab fue ligeramente mayor entre los pacientes con nódulo positivo, en las que la tasa de supervivencia libre de enfermedad invasiva a tres años fue del 92 %, mientras que en el otro grupo fue del 90,2 %.

Efectos secundarios serios fueron bajos


Respecto a los efectos secundarios serios, fueron bajos y muy similares en ambos casos: la insuficiencia cardíaca o la muerte relacionada con el corazón fue del 0,7 % en las mujeres del grupo pertuzumab y de 0,3 % en las del otro, mientras que sí fue mayor la aparición de diarrea severa (9,8 % frente al 3,7 %).

En declaraciones a un grupo de periodistas, el director del Memorial Sloan de Nueva York y padre del pertuzumab, Josep Baselga, celebró haber demostrado con este estudio que se puede aumentar el tiempo sin recaer de estas pacientes y auguró que “muy posiblemente se convertirá en un nuevo estándar”.

Imagen del oncólogo barcelonés Josep Baselga, actual director médico del hospital Memorial Sloan-Kettering de Nueva York, y fundador de la Fundación Fero. EFE/ARCHIVO/Toni Garriga. 

Imagen del oncólogo barcelonés Josep Baselga, actual director médico del hospital Memorial Sloan-Kettering de Nueva York, y fundador de la Fundación Fero. EFE/ARCHIVO/Toni Garriga. 



Ahora, el siguiente paso es “personalizar los tratamientos y aprender el riesgo de cada paciente para poder acertar el tratamiento”, resaltó el oncólogo español, quien valoró también la seguridad y la baja toxicidad del anticuerpo.

Para este ensayo, España aportó más de 300 pacientes de las casi 5.000 participantes (8 % del total), a través del Grupo SOLTI de Investigación en Cáncer de Mama con 9 centros, y del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam), con 31.

El presidente de este último y de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Miguel Martín, señaló que con él se han conseguido beneficiar “mujeres jóvenes, de 50 años de media, una edad en la que son el centro de la familia en todos los países occidentales”, por lo que evitar que recaigan “es un hecho de un interés social enorme”.

Mientras que Eva Ciruelo, presidenta de Solti y oncóloga del Hospital 12 de Octubre de Madrid, resaltó que se trata de una combinación que “puede salvar vidas y evitar recaídas en las pacientes de mayor riesgo”.

Si bien precisó que se trata de un estudio con un seguimiento muy corto y que puede tener nuevos y diferentes resultados de cara a ampliar el espectro de pacientes a las que se les puede administrar el nuevo tratamiento.

Beneficio a más pacientes de cáncer de mama


“En otras palabras, el pertuzumab se queda también como un fármaco a considerar en pacientes sin metástasis. Creo que debería de ser un tratamiento estándar en un grupo de pacientes de alto riesgo. Y prácticamente sin toxicidad”, señaló el jefe de Sección de Cáncer de Mama y Tumores Ginecológicos del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Javier Cortés.

Y es que aunque el “beneficio absoluto” de un 1 % pueda parecer “pequeño” a tres años, Cortés invitó a esperar a datos a 6, 7 y 8 años porque entonces se pasará al “4 o 5 %”.

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?