INVESTIGACIÓN ALIMENTOS

Bioenvase con azúcares de las aguas residuales de la industria de zumos

EFEFUTURO.- Un proyecto internacional, coordinado por Ainia Centro Tecnológico de Valencia, ha permitido crear el primer prototipo de envase hecho con un material bioplástico obtenido a partir de la utilización del 30 % de los azúcares presenten en las aguas residuales de la industria de zumos.

<p>Envase hecho con un material bioplástico. Imagen Ainia.</p>

Envase hecho con un material bioplástico. Imagen Ainia.

Se trata del primer envase de estas características a nivel mundial obtenido de los azúcares que contienen estas aguas con las propiedades de resistencia, rigidez, antioxidante y otras características mecánicas propias de un envase, ha asegurado Ainia en un comunicado.

El proyecto PHBOTTLE, que ha sido posible con financiación europea y tras más de cuatro años de investigación del consorcio internacional, ha sido presentado hoy en Bruselas, en una jornada organizada por Ainia Centro Tecnológico y la Asociación Europea de Zumos de Frutas (AIJN).

Los distintos ensayos realizados en cuanto a biodegradabilidad y compostabilidad de la botella han demostrado que el 60 % del envase se degrada en 9 semanas, frente a los cerca de 100 años de media que requiere un envase realizado con plásticos convencionales derivados del petróleo.

Asimismo, esta botella de PHB (polihidroxibutirato) se puede descomponer en plantas de compostaje, produciendo compost y CO2, según las fuentes.
El prototipo de botella de PHB se ha utilizado para envasar el zumo producido por la propia industria generadora de las aguas residuales.

De esta forma se ha aportado “una solución innovadora e integral a los problemas de gestión de residuos y de impacto medioambiental del sector agroalimentario basada en la economía circular”, señalan las fuentes.

El PHB es un polímero producido mediante bioproducción (fermentación microbiana) en la que determinadas bacterias transforman los azúcares de las aguas residuales y sintetizan en su interior este tipo de bioplástico.

Durante los procesos fermentativos realizados con las aguas residuales de la industria de zumo se ha conseguido transformar hasta el 30 % de los azúcares contenidos en estos residuos en PHB.

La primera vez a partir del azúcar


En el mercado ya existen bioplásticos de PHB pero, según las fuentes, es la primera vez que se obtiene a partir del azúcar de aguas residuales de la industria de zumos de frutas.

Lograr este innovador envase ha sido posible por la aplicación de los últimos avances en biotecnología, tecnologías del envase, microencapsulación y compounding.

Con la tecnología de microencapsulación se han obtenido cápsulas con principios antioxidantes como el limoneno, un compuesto activo presente en la corteza de la naranja que usa la misma industria generadora de las aguas residuales.

Estas cápsulas se han incorporado al compuesto de PHB con el que se ha fabricado la botella final, para conseguir un envase activo en el que el agente antioxidante se va liberando poco a poco y retarda los procesos de oxidación del zumo envasado.

El prototipo de botella de PHB obtenido se ha utilizado para envasar el zumo producido por la propia industria generadora de las aguas residuales, aportando así una solución innovadora e integral a los problemas de gestión de residuos y de impacto medioambiental de este sector.
Además, este bioplástico puede ser de aplicación en otros sectores industriales como la cosmética, oftalmología, calzado, componentes informáticos, farmacia o automoción.

Forman parte del consorcio AIJN; Citresa (España); Logoplaste Innovation Lab (Portugal), Logoplaste (Brasil), Omniform (Bélgica), Sivel Ltd (Bulgaria) y la empresa Mega Empack (México), además de los centros tecnológicos TNO (Holanda), Aimplas (España), e INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial de Argentina).

En los países desarrollados, el envasado de alimentos representa el 60 % de todos los envases y es la principal generadora de residuos. De hecho, en 2012, cada habitante de la Unión Europea generó 156,8 kilos de residuos de envases (desde los 45 kilos por habitante en Bulgaria a los 206,2 Kilos por habitante en Alemania).

El 19 % de esos residuos corresponde a envases plásticos, con lo que cada habitante del grupo de los 28 generó 29,8 kilos de residuos plásticos. En total, se generaron 15,1 millones de toneladas de residuos de envases plásticos. EFEfuturo

 
Publicado en: Ciencia
Se trata del primer envase de estas características a nivel mundial obtenido de los azúcares que contienen estas aguas con las propiedades de resistencia, rigidez, antioxidante y otras características mecánicas propias de un envase, ha asegurado Ainia en un comunicado.

El proyecto PHBOTTLE, que ha sido posible con financiación europea y tras más de cuatro años de investigación del consorcio internacional, ha sido presentado hoy en Bruselas, en una jornada organizada por Ainia Centro Tecnológico y la Asociación Europea de Zumos de Frutas (AIJN).

Los distintos ensayos realizados en cuanto a biodegradabilidad y compostabilidad de la botella han demostrado que el 60 % del envase se degrada en 9 semanas, frente a los cerca de 100 años de media que requiere un envase realizado con plásticos convencionales derivados del petróleo.

Asimismo, esta botella de PHB (polihidroxibutirato) se puede descomponer en plantas de compostaje, produciendo compost y CO2, según las fuentes.
El prototipo de botella de PHB se ha utilizado para envasar el zumo producido por la propia industria generadora de las aguas residuales.

De esta forma se ha aportado “una solución innovadora e integral a los problemas de gestión de residuos y de impacto medioambiental del sector agroalimentario basada en la economía circular”, señalan las fuentes.

El PHB es un polímero producido mediante bioproducción (fermentación microbiana) en la que determinadas bacterias transforman los azúcares de las aguas residuales y sintetizan en su interior este tipo de bioplástico.

Durante los procesos fermentativos realizados con las aguas residuales de la industria de zumo se ha conseguido transformar hasta el 30 % de los azúcares contenidos en estos residuos en PHB.

La primera vez a partir del azúcar


En el mercado ya existen bioplásticos de PHB pero, según las fuentes, es la primera vez que se obtiene a partir del azúcar de aguas residuales de la industria de zumos de frutas.

Lograr este innovador envase ha sido posible por la aplicación de los últimos avances en biotecnología, tecnologías del envase, microencapsulación y compounding.

Con la tecnología de microencapsulación se han obtenido cápsulas con principios antioxidantes como el limoneno, un compuesto activo presente en la corteza de la naranja que usa la misma industria generadora de las aguas residuales.

Estas cápsulas se han incorporado al compuesto de PHB con el que se ha fabricado la botella final, para conseguir un envase activo en el que el agente antioxidante se va liberando poco a poco y retarda los procesos de oxidación del zumo envasado.

El prototipo de botella de PHB obtenido se ha utilizado para envasar el zumo producido por la propia industria generadora de las aguas residuales, aportando así una solución innovadora e integral a los problemas de gestión de residuos y de impacto medioambiental de este sector.
Además, este bioplástico puede ser de aplicación en otros sectores industriales como la cosmética, oftalmología, calzado, componentes informáticos, farmacia o automoción.

Forman parte del consorcio AIJN; Citresa (España); Logoplaste Innovation Lab (Portugal), Logoplaste (Brasil), Omniform (Bélgica), Sivel Ltd (Bulgaria) y la empresa Mega Empack (México), además de los centros tecnológicos TNO (Holanda), Aimplas (España), e INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial de Argentina).

En los países desarrollados, el envasado de alimentos representa el 60 % de todos los envases y es la principal generadora de residuos. De hecho, en 2012, cada habitante de la Unión Europea generó 156,8 kilos de residuos de envases (desde los 45 kilos por habitante en Bulgaria a los 206,2 Kilos por habitante en Alemania).

El 19 % de esos residuos corresponde a envases plásticos, con lo que cada habitante del grupo de los 28 generó 29,8 kilos de residuos plásticos. En total, se generaron 15,1 millones de toneladas de residuos de envases plásticos. EFEfuturo

 

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?