PREMIO INVENTOR EUROPEO

Salud y motor copan los Premios Inventor Europeo

EFEFUTURO.- Los Premios al Inventor Europeo 2016 fueron concedidos a especialistas de diferentes campos por sus avances en materia de Sanidad y por su contribución a la mejora de la seguridad y la protección al medioambiente en el sector del automóvil.

<p>Fotografía facilitada por la Oficina Europea de Patentes (OEP), del físico y neurocirujano francés Alim-Louis Benabid (c). EFE/Espen Eichhöfer/

Fotografía facilitada por la Oficina Europea de Patentes (OEP), del físico y neurocirujano francés Alim-Louis Benabid (c). EFE/Espen Eichhöfer/Ostkreuz

Los premios la Oficina Europea de Patentes (OEP), que cada año se entregan en una ciudad diferente, van por su décimo primera edición y se consideran como una especie de “Nobel de la innovación” que distingue los trabajos más destacados de cada ejercicio repartidos en cinco categorías.

En el área de pequeñas y medias empresas, el equipo de investigadores daneses formado por Tue Johannessen, Ulrich Quaade, Claus Hviid Christensen y Jens Kehlet Nørskov recibió este premio con una nueva aplicación basada en amoníaco que permite reducir la contaminación que emiten los motores diesel.

El ingeniero holandés Anton van Zanten, por su parte, fue condecorado con el premio a toda una carrera por su trabajo en el área de la implementación del control electrónico de estabilidad (ESP) en los vehículos.

La innovación en el área de la representación de imágenes médicas -claves para el diagnóstico y el tratamiento- valió el galardón en la categoría de “Industria” a los físicos alemanes Bernhard Gleich y Jürgen Weizenecker.

Por su parte, el físico y neurocirujano francés Alim-Louis Benabid fue el ganador en la sección de “Investigación” por “revolucionar el tratamiento del Parkinson” y otras enfermedades similares a través de la estimulación cerebral profunda, lo que ha beneficiado ya “a más de 150.000 personas en todo el mundo”.

El premio concedido por el público a través de Internet recayó en la investigadora de la Universidad de Cambridge Helen Lee por crear unos kit para analizar sangre, fáciles de usar y que dan el resultado de forma instantánea, facilitando la detección de enfermedades como el sida, la hepatitis B o la clamidia.

En el apartado reservado a científicos no europeos, el ingeniero químico estadounidense Robert Langer fue galardonado por su labor en el rediseño de la administración de fármacos para garantizar una mayor eficacia a través de bioplásticos que se degradan de forma natural.

Un tributo a la innovación y el trabajo

“La ceremonia de hoy es un tributo al espíritu de innovación y al trabajo de personas dedicadas cuyas invenciones (…) dieron esperanza a gente que padece enfermedades, aumenta la eficiencia de los diagnósticos, protege el medioambiente y salva miles de vidas en la carretera”, destacó durante la entrega de los premios el presidente de la OEP, Benoît Battistelli.

En su opinión, los éxitos de estos inventores “subrayan la importancia del sistema europeo de patentes para beneficio de la economía y el progreso económico” en el continente.

Durante su intervención ante los periodistas, Battistelli insistió en el carácter estratégico del acuerdo alcanzado para crear un tribunal unificado de patentes -pendiente de ser ratificado por los países suscriptores-, y no dudó en calificarlo como un nuevo “paso adelante” en la construcción de Europa.

La gala, celebrada hoy en Lisboa, contó con la presencia del primer ministro luso, António Costa, y el comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, el portugués Carlos Moedas.

La OEP recibió 400 propuestas para sus premios, de las cuales se procedió a una selección para elegir a los 15 finalistas. EFE

Publicado en: Ciencia

Los premios la Oficina Europea de Patentes (OEP), que cada año se entregan en una ciudad diferente, van por su décimo primera edición y se consideran como una especie de “Nobel de la innovación” que distingue los trabajos más destacados de cada ejercicio repartidos en cinco categorías.

En el área de pequeñas y medias empresas, el equipo de investigadores daneses formado por Tue Johannessen, Ulrich Quaade, Claus Hviid Christensen y Jens Kehlet Nørskov recibió este premio con una nueva aplicación basada en amoníaco que permite reducir la contaminación que emiten los motores diesel.

El ingeniero holandés Anton van Zanten, por su parte, fue condecorado con el premio a toda una carrera por su trabajo en el área de la implementación del control electrónico de estabilidad (ESP) en los vehículos.

La innovación en el área de la representación de imágenes médicas -claves para el diagnóstico y el tratamiento- valió el galardón en la categoría de “Industria” a los físicos alemanes Bernhard Gleich y Jürgen Weizenecker.

Por su parte, el físico y neurocirujano francés Alim-Louis Benabid fue el ganador en la sección de “Investigación” por “revolucionar el tratamiento del Parkinson” y otras enfermedades similares a través de la estimulación cerebral profunda, lo que ha beneficiado ya “a más de 150.000 personas en todo el mundo”.

El premio concedido por el público a través de Internet recayó en la investigadora de la Universidad de Cambridge Helen Lee por crear unos kit para analizar sangre, fáciles de usar y que dan el resultado de forma instantánea, facilitando la detección de enfermedades como el sida, la hepatitis B o la clamidia.

En el apartado reservado a científicos no europeos, el ingeniero químico estadounidense Robert Langer fue galardonado por su labor en el rediseño de la administración de fármacos para garantizar una mayor eficacia a través de bioplásticos que se degradan de forma natural.

Un tributo a la innovación y el trabajo

“La ceremonia de hoy es un tributo al espíritu de innovación y al trabajo de personas dedicadas cuyas invenciones (…) dieron esperanza a gente que padece enfermedades, aumenta la eficiencia de los diagnósticos, protege el medioambiente y salva miles de vidas en la carretera”, destacó durante la entrega de los premios el presidente de la OEP, Benoît Battistelli.

En su opinión, los éxitos de estos inventores “subrayan la importancia del sistema europeo de patentes para beneficio de la economía y el progreso económico” en el continente.

Durante su intervención ante los periodistas, Battistelli insistió en el carácter estratégico del acuerdo alcanzado para crear un tribunal unificado de patentes -pendiente de ser ratificado por los países suscriptores-, y no dudó en calificarlo como un nuevo “paso adelante” en la construcción de Europa.

La gala, celebrada hoy en Lisboa, contó con la presencia del primer ministro luso, António Costa, y el comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, el portugués Carlos Moedas.

La OEP recibió 400 propuestas para sus premios, de las cuales se procedió a una selección para elegir a los 15 finalistas. EFE

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?