EUROPA ESPACIO

Información opuesta en el ordenador, detrás del siniestro del Schiaparelli

La transmisión de información contradictoria en el ordenador a bordo del módulo de aterrizaje Schiaparelli estuvo detrás de su accidente en Marte, que sucedió el 19 de octubre de 2016 cuando iba a realizar pruebas científicas.

<p>Fotografía facilitada por la ESA que muestra el lugar en el que impactó el Schiaparelli en Marte el pasado 19 de octubre.</p>

Fotografía facilitada por la ESA que muestra el lugar en el que impactó el Schiaparelli en Marte el pasado 19 de octubre.

Accidente del Schiaparelli


En un comunicado, la ESA detalló las causas del accidente y confirmó los indicios pre-eliminares a finales del pasado año, cuando barajó que “una saturación” de la Unidad de Medición de Inercia (IMU, por sus siglas en inglés) había forzado la activación prematura del motor de frenado.

“La investigación sobre el accidente del módulo ExoMars Schiaparelli concluyó que información contradictoria en el ordenador de a bordo provocó que la secuencia de descenso acabara prematuramente”, señaló el organismo europeo.



Por ello, los resultados del vuelo revelaron que “se necesitan actualizaciones de los software que mejorarán los modelos informáticos para el comportamiento del paracaídas”.

“Es evidente que había que haber estudiado con más profundidad ciertas áreas durante la preparación, la validación y la verificación del sistema de entrada, descenso y aterrizaje”, anotó en el comunicado David Parker, director de Vuelos Tripulados y Exploración Robótica de la ESA.



La ESA describió con más precisión que en noviembre pasado el episodio del polémico accidente de Schiaparelli.

“Unos tres minutos después de la entrada en la atmósfera, el paracaídas se accionó, pero el módulo experimentó unas inesperadas velocidades de rotación”, relató el organismo, que apuntó que la consecuencia fue la “saturación” del IMU.

“Esta saturación resultó en una errónea estimación de la altitud (…) que resultó en que el computador calculó que el aparato estaba en una altitud negativa -por debajo del nivel del suelo-“, refirió.



Así, el paracaídas y el escudo trasero se desprendiesen de forma prematura y se produjera “una súbita activación del motor” (tres segundos en vez 30) y la activación de los sistemas de aterrizaje.

Caída libre


“En realidad, el módulo estaba en caída libre desde una altitud de unos 3,7 kilómetros y el impacto sucedió a una velocidad en torno a los 540 km/h”, expuso la ESA, con sede en París y en la que participan 22 países europeos, entre ellos España.

“Todo lo que hemos aprendido nos servirá para seguir preparando la misión ExoMars 2020, que incluirá un robot explorador y una plataforma de superficie. Aterrizar en Marte es un todo un desafío, pero un desafío que debemos superar para poder cumplir nuestros objetivos finales”, agregó Parker.



A pesar del aterrizaje fallido, la ESA se negó en octubre de 2016 a tachar de fracaso la misión Exomars -organizada junto a la agencia rusa Roscosmos-, puesto que el satélite ExoMars Orbitador de Gases Traza (OGT) sigue orbitando en torno a Marte listo para realizar observaciones.

Marte es uno de los planetas más explorados desde la década de 1960. Numerosas misiones de Estados Unidos, la antigua Unión Soviética, la India, Japón y Europa han volado hasta Marte, más de 40 en total hasta ahora, aunque muchas han fracasado. Efefuturo
Etiquetado con:
Publicado en: Espacio

blogosfera de efefuturo

blogosfera de efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login