INVESTIGACIÓN ENVEJECIMIENTO

Demuestran en ratones que se puede revertir el envejecimiento

Efefuturo.- Un grupo de investigadores liderado por el español Juan Carlos Izpisúa ha demostrado la posibilidad de revertir el envejecimiento a través de un proceso de reprogramación celular con el que han conseguido alargar la vida de ratones afectados por una enfermedad que adelanta bruscamente la vejez.

<p>Imagen de unos ratones de laboratorio. EFE Brad Rickerby.</p>

Imagen de unos ratones de laboratorio. EFE Brad Rickerby.

El estudio, presentado en Murcia y liderado por el español Juan Carlos Izpisúa, profesor del Laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk (California) y catedrático de Biología del Desarrollo de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM),  pone al descubierto que la expresión intermitente de genes asociados con un estado embrionario puede revertir los signos del envejecimiento.


Esta técnica ha permitido que células de piel humanas cultivadas en el laboratorio rejuvenezcan no solo en su aspecto, sino también en su funcionamiento, al tiempo que ha hecho posible contrarrestar los signos del envejecimiento en ratones afectados por una enfermedad que produce un envejecimiento prematuro, y aumentar la vida de estos animales en un 30%.



El envejecimiento no evoluciona en una sola dirección


Esta investigación, que publica la revista científica Cell, nos aproxima al entendimiento de cuáles son los procesos celulares implicados en el envejecimiento y a posibles enfoques terapéuticos con el fin de mejorar la salud humana y aumentar la longevidad.




“Nuestro estudio demuestra que el envejecimiento no evoluciona en una sola dirección, sino que tiene plasticidad, y modelando adecuadamente el proceso, el envejecimiento puede revertirse”, ha afirmado Juan Carlos Izpisúa.



Las investigaciones de este equipo de trabajo se centraron en la reprogramación celular, un proceso en el que, a través de la expresión de 4 genes conocidos como los factores Yamanaka, los científicos son capaces de convertir cualquier célula adulta en una célula madre pluripotente (iPSC), capaz de dividirse de forma indefinida y convertirse en cualquier tipo de célula.


Para comprobar que esta metodología que funcionaba para células en el laboratorio servía también para rejuvenecer un organismo completo se indujeron los factores de Yamanaka durante un período de tiempo más corto que el usado para convertir una célula adulta en iPSC (una duración más corta que el período de varias semanas típicamente usado para convertir una célula en una iPSC).


Se probó su aplicación en la progeria, una enfermedad rara que provoca el envejecimiento prematuro del organismo.




Imagen de archivo del bioquímico Juan Carlos Izpisúa Belmonte, del Instituto Salk de La Jolla, en California (EEUU). EFE/Ramón de la Rocha

Imagen de archivo del bioquímico Juan Carlos Izpisúa Belmonte, del Instituto Salk de La Jolla, en California. EFE/Ramón de la Rocha


Así, los investigadores usaron células de la piel de ratones afectados por esta enfermedad a las que indujeron los factores de Yamanaka durante un corto período de tiempo y éstas mostraron rejuvenecimiento, pero no tanto como para perder su identidad como células de la piel.


“En otros estudios, los científicos han reprogramado completamente las células, volviendo hacia atrás hasta convertirse en células madre”, según Pradeep Reddy, co-primer autor del trabajo.


“Pero nosotros hemos demostrado, por primera vez, que expresando estos factores por un corto período de tiempo, se puede volver hacia atrás, revirtiendo los signos del envejecimiento celular, pero manteniendo la identidad de la célula”.


Tras obtener este resultado, los investigadores usaron este método de reprogramación corta en períodos cíclicos en ratones vivos con progeria, y su función cardiovascular y la de otros órganos mejoró, consiguiendo que vivieran un 30% más de tiempo que los no habían sido tratados y sin desarrollar cáncer.



Más complejo en personas


Finalmente, este grupo de investigadores centró su atención en ratones normales envejecidos, sobre los que la inducción cíclica de los factores de Yamanaka condujo a una mejora sistémica en la capacidad de regeneración del páncreas y el tejido muscular.


Obviamente, los ratones no son humanos y sabemos que será mucho más complejo rejuvenecer a una persona“, ha señalado Izpisua, quien ha agregado que “este estudio muestra que el envejecimiento es un proceso dinámico y modificable, por lo que será más susceptible a las intervenciones terapéuticas de lo que pensábamos anteriormente”.




Pedro Guillén, de la Clínica CEMTRO, ha resumido: “en este trabajo, con un método revolucionario -en el sentido de novedoso- se ha logrado convertir células con una edad determinada en células más jóvenes”.



Josep Maria Campistol, del Hospital Clínic, ha apuntado que “el estudio proporciona información sobre posibles opciones terapéuticas antes insospechadas para aumentar la longevidad”. Sin embargo, ha dicho, “se necesitarán más estudios para poder utilizar esta técnica en seres humanos”.


El trabajo ha sido financiado por la Universidad Católica de Murcia, junto al Hospital Clínic de Barcelona, la Clínica Centro de Madrid y otros grupos de California. Efefuturo




Imagen facilitada por la Universidad Católica de Murcia.

Imagen facilitada por la Universidad Católica de Murcia.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Ciencia

El estudio, presentado en Murcia y liderado por el español Juan Carlos Izpisúa, profesor del Laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk (California) y catedrático de Biología del Desarrollo de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM),  pone al descubierto que la expresión intermitente de genes asociados con un estado embrionario puede revertir los signos del envejecimiento.


Esta técnica ha permitido que células de piel humanas cultivadas en el laboratorio rejuvenezcan no solo en su aspecto, sino también en su funcionamiento, al tiempo que ha hecho posible contrarrestar los signos del envejecimiento en ratones afectados por una enfermedad que produce un envejecimiento prematuro, y aumentar la vida de estos animales en un 30%.



El envejecimiento no evoluciona en una sola dirección


Esta investigación, que publica la revista científica Cell, nos aproxima al entendimiento de cuáles son los procesos celulares implicados en el envejecimiento y a posibles enfoques terapéuticos con el fin de mejorar la salud humana y aumentar la longevidad.




“Nuestro estudio demuestra que el envejecimiento no evoluciona en una sola dirección, sino que tiene plasticidad, y modelando adecuadamente el proceso, el envejecimiento puede revertirse”, ha afirmado Juan Carlos Izpisúa.



Las investigaciones de este equipo de trabajo se centraron en la reprogramación celular, un proceso en el que, a través de la expresión de 4 genes conocidos como los factores Yamanaka, los científicos son capaces de convertir cualquier célula adulta en una célula madre pluripotente (iPSC), capaz de dividirse de forma indefinida y convertirse en cualquier tipo de célula.


Para comprobar que esta metodología que funcionaba para células en el laboratorio servía también para rejuvenecer un organismo completo se indujeron los factores de Yamanaka durante un período de tiempo más corto que el usado para convertir una célula adulta en iPSC (una duración más corta que el período de varias semanas típicamente usado para convertir una célula en una iPSC).


Se probó su aplicación en la progeria, una enfermedad rara que provoca el envejecimiento prematuro del organismo.




Imagen de archivo del bioquímico Juan Carlos Izpisúa Belmonte, del Instituto Salk de La Jolla, en California (EEUU). EFE/Ramón de la Rocha

Imagen de archivo del bioquímico Juan Carlos Izpisúa Belmonte, del Instituto Salk de La Jolla, en California. EFE/Ramón de la Rocha


Así, los investigadores usaron células de la piel de ratones afectados por esta enfermedad a las que indujeron los factores de Yamanaka durante un corto período de tiempo y éstas mostraron rejuvenecimiento, pero no tanto como para perder su identidad como células de la piel.


“En otros estudios, los científicos han reprogramado completamente las células, volviendo hacia atrás hasta convertirse en células madre”, según Pradeep Reddy, co-primer autor del trabajo.


“Pero nosotros hemos demostrado, por primera vez, que expresando estos factores por un corto período de tiempo, se puede volver hacia atrás, revirtiendo los signos del envejecimiento celular, pero manteniendo la identidad de la célula”.


Tras obtener este resultado, los investigadores usaron este método de reprogramación corta en períodos cíclicos en ratones vivos con progeria, y su función cardiovascular y la de otros órganos mejoró, consiguiendo que vivieran un 30% más de tiempo que los no habían sido tratados y sin desarrollar cáncer.



Más complejo en personas


Finalmente, este grupo de investigadores centró su atención en ratones normales envejecidos, sobre los que la inducción cíclica de los factores de Yamanaka condujo a una mejora sistémica en la capacidad de regeneración del páncreas y el tejido muscular.


Obviamente, los ratones no son humanos y sabemos que será mucho más complejo rejuvenecer a una persona“, ha señalado Izpisua, quien ha agregado que “este estudio muestra que el envejecimiento es un proceso dinámico y modificable, por lo que será más susceptible a las intervenciones terapéuticas de lo que pensábamos anteriormente”.




Pedro Guillén, de la Clínica CEMTRO, ha resumido: “en este trabajo, con un método revolucionario -en el sentido de novedoso- se ha logrado convertir células con una edad determinada en células más jóvenes”.



Josep Maria Campistol, del Hospital Clínic, ha apuntado que “el estudio proporciona información sobre posibles opciones terapéuticas antes insospechadas para aumentar la longevidad”. Sin embargo, ha dicho, “se necesitarán más estudios para poder utilizar esta técnica en seres humanos”.


El trabajo ha sido financiado por la Universidad Católica de Murcia, junto al Hospital Clínic de Barcelona, la Clínica Centro de Madrid y otros grupos de California. Efefuturo




Imagen facilitada por la Universidad Católica de Murcia.

Imagen facilitada por la Universidad Católica de Murcia.

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?