INVESTIGACIÓN EEUU

¿Por qué no puede existir Spiderman?

EFEFUTURO.- Para ser un verdadero Spiderman y trepar por paredes verticales, el ser humano necesitaría que el 40% de su cuerpo estuviera cubierto de almohadillas adhesivas, como las que tienen algunos lagartos, según un estudio publicado hoy en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

<p>Para ser un verdadero Spiderman el ser humano necesitaría que el 40 % de su cuerpo estuviera cubierto de almohadillas adhesivas. EFE/Rungroj Yongr

Para ser un verdadero Spiderman el ser humano necesitaría que el 40 % de su cuerpo estuviera cubierto de almohadillas adhesivas. EFE/Rungroj Yongrit.

La investigación, llevada a cabo por un grupo de investigadores del departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), concluyó que el porcentaje de superficie corporal cubierta por almohadillas adhesivas aumenta a medida que aumenta el tamaño corporal del animal, lo que limita el tamaño de los animales que puedan tener esta destreza.

“A medida que los animales aumentan de tamaño, la cantidad de área de superficie corporal en función al volumen disminuye. Una hormiga tiene una gran cantidad de área superficial y muy poco volumen y una ballena azul es sobre todo volumen con no mucha superficie“, explica David Labonte, líder del estudio que publica la revista estadounidense.

“Esto plantea un problema para escalar para las especies más grandes, ya que, cuando son más grandes y más pesados, necesitan más energía para poder adherirse a superficies verticales o invertidas, pero tienen comparativamente menos superficie corporal para cubrir con almohadillas adhesivas”,dijo.

Límite de tamaño de almohadillas


“Esto implica que hay un límite de tamaño de almohadillas adherentes como una solución evolutiva para la escalada, y que resulta ser aproximadamente el tamaño de una lagartija”, agregó.

Por ello, los animales más grandes han desarrollado otras modos alternativos para ayudarse a subir, como garras y dedos de los pies para agarrarse con ellos.
Así, por ejemplo los ácaros utilizan 200 veces menos de su superficie corporal total para almohadillas que los geckos, los mayores escaladores con estas características.

“Si un ser humano, por ejemplo, quisiera subir una pared de la forma en la que lo hace un gecko, necesitaríamos unos grandes pies adherentes impracticables, nuestros zapatos tendrían que ser de un tamaño europeo 145”, relató Walter Federle, autor principal del artículo y miembro del equipo.

Los investigadores, que pretenden que de su estudio se apliquen conocimientos para el desarrollo de adhesivos artificiales a gran escala, compararon el tamaño y el peso de las almohadillas plantares de 224 especies animales incluyendo insectos, ranas, arañas, lagartos e incluso un mamífero. EFEfuturo
Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia
La investigación, llevada a cabo por un grupo de investigadores del departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), concluyó que el porcentaje de superficie corporal cubierta por almohadillas adhesivas aumenta a medida que aumenta el tamaño corporal del animal, lo que limita el tamaño de los animales que puedan tener esta destreza.

“A medida que los animales aumentan de tamaño, la cantidad de área de superficie corporal en función al volumen disminuye. Una hormiga tiene una gran cantidad de área superficial y muy poco volumen y una ballena azul es sobre todo volumen con no mucha superficie“, explica David Labonte, líder del estudio que publica la revista estadounidense.

“Esto plantea un problema para escalar para las especies más grandes, ya que, cuando son más grandes y más pesados, necesitan más energía para poder adherirse a superficies verticales o invertidas, pero tienen comparativamente menos superficie corporal para cubrir con almohadillas adhesivas”,dijo.

Límite de tamaño de almohadillas


“Esto implica que hay un límite de tamaño de almohadillas adherentes como una solución evolutiva para la escalada, y que resulta ser aproximadamente el tamaño de una lagartija”, agregó.

Por ello, los animales más grandes han desarrollado otras modos alternativos para ayudarse a subir, como garras y dedos de los pies para agarrarse con ellos.
Así, por ejemplo los ácaros utilizan 200 veces menos de su superficie corporal total para almohadillas que los geckos, los mayores escaladores con estas características.

“Si un ser humano, por ejemplo, quisiera subir una pared de la forma en la que lo hace un gecko, necesitaríamos unos grandes pies adherentes impracticables, nuestros zapatos tendrían que ser de un tamaño europeo 145”, relató Walter Federle, autor principal del artículo y miembro del equipo.

Los investigadores, que pretenden que de su estudio se apliquen conocimientos para el desarrollo de adhesivos artificiales a gran escala, compararon el tamaño y el peso de las almohadillas plantares de 224 especies animales incluyendo insectos, ranas, arañas, lagartos e incluso un mamífero. EFEfuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?