VIDEOJUEGOS autismo

Stuart: En los videojuegos los niños autistas son exactamente igual al resto

El periodista y escritor británico Keith Stuart recomienda a los padres que, como él, tienen un niño autista que utilicen los videojuegos como modo de comunicarse y para que se abran al mundo e interactúen con otros chicos, “con los que se sentirá exactamente igual a ellos”.

<p>AVILES (ASTURIAS), 22/07/2017.- El periodista y escritor británico Keith Stuart, durante su participación en el Festival de Terror, Fantasia y Ci

AVILES (ASTURIAS), 22/07/2017.- El periodista y escritor británico Keith Stuart, durante su participación en el Festival de Terror, Fantasia y Ciencia Ficción "Celsius 232", en Avilés. Stuart recomienda a los padres que, como él, tienen un niño autista que utilicen los videojuegos como modo de comunicarse y para que se abran al mundo e interactúen con otros chicos, "con los que se sentirá exactamente igual a ellos". EFE/José Luis Cereijido.

“El videojuego tiene una parte lógica, un desarrollo mecánico predefinido, no van a encontrar una situación extraña como en el mundo real porque todo va por un mismo patrón y, por eso, para un autista es un lugar agradable para experimentar y mantener una relación social con otras personas”, ha explicado Stuart en una entrevista con Efe.

La experiencia con su hijo Zac inspiró la novela “El niño que quería construir un mundo”, que ha presentado en el Festival de Terror, Fantasía y Ciencia Ficción “Celsius 232” de Avilés.

“He de decir por mi experiencia, yendo a festivales de videojuegos y literarios hablando de mi libro, que he tenido la posibilidad de comunicarme con muchos padres que vienen a hablarme sobre este tema y les recomiendo que sigan participando en videojuegos con sus hijos”, ha indicado.

Sencillos videojuegos 


Su hijo Zac empezó con videojuegos muy sencillos en el “Ipad” cuando tenía apenas dos años y más tarde se pasó a otras consolas como la Playstation o la Xbox.

“Entonces empecé a jugar con él y mostró tal entusiasmo que, de alguna manera, empezó a mejorar su vocabulario, al comprobar que necesitaba aprender nuevas palabras para expresar lo que sentía por los videojuegos”, ha explicado Stuart.
El videojuego que más le ayudó, “porque le gustaba una barbaridad”, era Minecraft, que le permitió desarrollar un nuevo lenguaje y una forma de expresión.

“Empezamos a sospechar que tenía autismo cuanto tenía aproximadamente dos años, veíamos que era un niño muy miedoso, le daban pánico los cambios en su rutina, pero todo cambió cuando empezó con los videojuegos y fue la primera vez que él se sintió orgulloso de algo que había construido”, ha relatado este autor experto en realidad virtual.

Esa primera construcción propia, digital, fue una casa, y enseguida llamó a sus padres para que fueran a verla: “fue un momento realmente emotivo, lloramos de la emoción”.

Redes sociales


Keith Stuart, responsable de la sección de videojuegos del diario The Guardian, cree que el reto actual de los periodistas está en las redes sociales “porque se está creando un nuevo mundo que se está comiendo las noticias en papel”.

En cambio, los videojuegos están ayudando a contar noticias y, así, medios como el New York Times están desarrollando programas de realidad virtual, como también se hace en su periódico, para desarrollar contenido interactivo, favoreciendo la conexión entre el periodismo y los nuevos recursos digitales.

En cuanto a la competencia que algunos ven entre los videojuegos y los libros, para Stuart no hay tal, porque los considera una experiencia muy diferente entre sí.
“Un videojuego es una experiencia en la que todo está controlado, todo sigue unos parámetros, mientras que con un libro tienes una experiencia más imaginativa, hay una línea argumental, pero te puedes salir de ella”, ha dicho.

Para Stuart, lo que sucede con estos dos soportes culturales es comparable con lo que sucedió en su momento con el cine y la aparición de la televisión, que al final se retroalimentaron.

“Creo que los videojuegos pueden ayudar a que la gente quiera participar del proceso de comprender nuevas historias y para ello pueden acabar en la literatura, que es un medio más puro y deja una parte a la imaginación, por eso ambos pueden conectarse”, ha considerado. Efefuturo
Publicado en: videojuegos
“El videojuego tiene una parte lógica, un desarrollo mecánico predefinido, no van a encontrar una situación extraña como en el mundo real porque todo va por un mismo patrón y, por eso, para un autista es un lugar agradable para experimentar y mantener una relación social con otras personas”, ha explicado Stuart en una entrevista con Efe.

La experiencia con su hijo Zac inspiró la novela “El niño que quería construir un mundo”, que ha presentado en el Festival de Terror, Fantasía y Ciencia Ficción “Celsius 232” de Avilés.

“He de decir por mi experiencia, yendo a festivales de videojuegos y literarios hablando de mi libro, que he tenido la posibilidad de comunicarme con muchos padres que vienen a hablarme sobre este tema y les recomiendo que sigan participando en videojuegos con sus hijos”, ha indicado.

Sencillos videojuegos 


Su hijo Zac empezó con videojuegos muy sencillos en el “Ipad” cuando tenía apenas dos años y más tarde se pasó a otras consolas como la Playstation o la Xbox.

“Entonces empecé a jugar con él y mostró tal entusiasmo que, de alguna manera, empezó a mejorar su vocabulario, al comprobar que necesitaba aprender nuevas palabras para expresar lo que sentía por los videojuegos”, ha explicado Stuart.
El videojuego que más le ayudó, “porque le gustaba una barbaridad”, era Minecraft, que le permitió desarrollar un nuevo lenguaje y una forma de expresión.

“Empezamos a sospechar que tenía autismo cuanto tenía aproximadamente dos años, veíamos que era un niño muy miedoso, le daban pánico los cambios en su rutina, pero todo cambió cuando empezó con los videojuegos y fue la primera vez que él se sintió orgulloso de algo que había construido”, ha relatado este autor experto en realidad virtual.

Esa primera construcción propia, digital, fue una casa, y enseguida llamó a sus padres para que fueran a verla: “fue un momento realmente emotivo, lloramos de la emoción”.

Redes sociales


Keith Stuart, responsable de la sección de videojuegos del diario The Guardian, cree que el reto actual de los periodistas está en las redes sociales “porque se está creando un nuevo mundo que se está comiendo las noticias en papel”.

En cambio, los videojuegos están ayudando a contar noticias y, así, medios como el New York Times están desarrollando programas de realidad virtual, como también se hace en su periódico, para desarrollar contenido interactivo, favoreciendo la conexión entre el periodismo y los nuevos recursos digitales.

En cuanto a la competencia que algunos ven entre los videojuegos y los libros, para Stuart no hay tal, porque los considera una experiencia muy diferente entre sí.
“Un videojuego es una experiencia en la que todo está controlado, todo sigue unos parámetros, mientras que con un libro tienes una experiencia más imaginativa, hay una línea argumental, pero te puedes salir de ella”, ha dicho.

Para Stuart, lo que sucede con estos dos soportes culturales es comparable con lo que sucedió en su momento con el cine y la aparición de la televisión, que al final se retroalimentaron.

“Creo que los videojuegos pueden ayudar a que la gente quiera participar del proceso de comprender nuevas historias y para ello pueden acabar en la literatura, que es un medio más puro y deja una parte a la imaginación, por eso ambos pueden conectarse”, ha considerado. Efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?