ECOLOGÍA PLANTAS

Resuelto el misterio del tamaño de las hojas de las plantas

Las hojas del banano son un millón de veces más grandes que las del brezo, pero ¿por qué? Hasta ahora la teoría decía que su tamaño dependía de la disponibilidad de agua y del sobrecalentamiento, aunque no solo: científicos han constatado ahora que el riesgo a las heladas también tiene que ver y mucho.

<p>El tamaño no solo depende del sobrecalentamiento y la disponibilidad de agua, sino también de las heladas. 'Fraxinus' mojado. Imagen de Peter Wil

El tamaño no solo depende del sobrecalentamiento y la disponibilidad de agua, sino también de las heladas. 'Fraxinus' mojado. Imagen de Peter Wilf facilitada por Science.

La investigación se publica en la portada de la revista Science, en un artículo que ha pretendido entender el tamaño de las hojas a nivel mundial, de ahí que para ello los investigadores hayan examinado más de 7.600 especies de todo el planeta, también España.
El trabajo está liderado por Ian Wright, de la universidad australiana de Macquarie, y revela que en gran parte del mundo el factor limitante clave para el crecimiento de las hojas es la temperatura nocturna y el riesgo de daños por las heladas.

Firman también científicos de Reino Unido, Canadá, Argentina, EEUU y España, en concreto Rafael Villar Montero, del departamento de Botánica, Ecología y Fisiología Vegetal de la Universidad de Córdoba (UCO).

Equilibrio entre el sobrecalentamiento y el agua


Según explica a Efe este investigador, desde el siglo XIX se sabe que en los trópicos, por ejemplo, las hojas de las plantas son muy grandes y la teoría básicamente explicaba que esto era así por un equilibrio entre la disponibilidad de agua y el sobrecalentamiento; es decir, en los trópicos las altas temperaturas y abundantes precipitaciones permitían que las hojas fueran grandes.

Sin embargo, en zonas más secas, sin flujo de agua suficiente, existe un sobrecalentamiento que provoca que las hojas mueran, de ahí que estas se hayan adaptado y sean pequeñas para ser viables.


Portada de Science con una hoja de Monstera. Imagen de Mark Notari/Getty Images facilitada por la revista.Portada de Science con una hoja de Monstera. Imagen de Mark Notari/Getty Images facilitada por la revista.


“Este nuevo trabajo dice que el tamaño no solo depende de estas variables, sino también de las heladas”, confirma Villar.

Y es que la anterior teoría del sobrecalentamiento y la disponibilidad de agua como limitantes del tamaño “no encaja del todo” si se tiene en cuenta que en los lugares más fríos del mundo las hojas están exentas de sobrecalentamiento y, sin embargo, suelen ser pequeñas, según una nota de la universidad australiana y la UCO.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo liderado por Wright estudió 7.670 especies de 682 sitios alrededor del planeta, entre ellas unas 200 de Andalucía o Canarias, como los brezos -con hojas de un milímetro cuadrado- o higuera -hojas de hasta 200 centímetros cuadrados; las del banano tienen un metro cuadrado-.

Lo que han hecho los investigadores es aplicar modelos matemáticos para predecir el tamaño de hoja máximo viable; para los cálculos han tenido en cuenta la radiación solar y la pérdida de calor por transpiración, además del clima en cada zona.

Las plantas, como el cuerpo humano, pierden calor transpirando, perdiendo agua, y los investigadores saben que una hoja que acumule temperaturas de más de 50 grados no es viable, por eso tiene que existir un equilibrio entre sobrecalentamiento y transpiración (las hojas más pequeñas tienen menos probabilidades de sobrecalentarse).

Hojas para estudiar el clima pasado


En definitiva, “lo que hemos hecho es calcular el riesgo de sobrecalentamiento o de helada y hemos visto si el tamaño de las hojas está más limitado por una u otra variable”, detalla el investigador de la UCO, quien resume que a mayor temperatura y precipitación, las hojas son más grandes, y en zonas con bajas temperaturas las hojas siempre son más pequeñas.

Villar subraya que estas conclusiones ayudarán a estudiar el clima pasado -existen muchos fósiles de hojas-, la evolución de la vegetación en los distintos continentes en función del cambio climático y a mejorar los modelos dinámicos globales de vegetación.
En esta investigación se han examinado más de 7.600 especies de 682 sitios alrededor del mundo, también España. Imagen facilitada por Rafael Villar.En esta investigación se han examinado más de 7.600 especies de 682 sitios alrededor del mundo, también España. Imagen facilitada por Rafael Villar.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia
La investigación se publica en la portada de la revista Science, en un artículo que ha pretendido entender el tamaño de las hojas a nivel mundial, de ahí que para ello los investigadores hayan examinado más de 7.600 especies de todo el planeta, también España.
El trabajo está liderado por Ian Wright, de la universidad australiana de Macquarie, y revela que en gran parte del mundo el factor limitante clave para el crecimiento de las hojas es la temperatura nocturna y el riesgo de daños por las heladas.

Firman también científicos de Reino Unido, Canadá, Argentina, EEUU y España, en concreto Rafael Villar Montero, del departamento de Botánica, Ecología y Fisiología Vegetal de la Universidad de Córdoba (UCO).

Equilibrio entre el sobrecalentamiento y el agua


Según explica a Efe este investigador, desde el siglo XIX se sabe que en los trópicos, por ejemplo, las hojas de las plantas son muy grandes y la teoría básicamente explicaba que esto era así por un equilibrio entre la disponibilidad de agua y el sobrecalentamiento; es decir, en los trópicos las altas temperaturas y abundantes precipitaciones permitían que las hojas fueran grandes.

Sin embargo, en zonas más secas, sin flujo de agua suficiente, existe un sobrecalentamiento que provoca que las hojas mueran, de ahí que estas se hayan adaptado y sean pequeñas para ser viables.


Portada de Science con una hoja de Monstera. Imagen de Mark Notari/Getty Images facilitada por la revista.Portada de Science con una hoja de Monstera. Imagen de Mark Notari/Getty Images facilitada por la revista.


“Este nuevo trabajo dice que el tamaño no solo depende de estas variables, sino también de las heladas”, confirma Villar.

Y es que la anterior teoría del sobrecalentamiento y la disponibilidad de agua como limitantes del tamaño “no encaja del todo” si se tiene en cuenta que en los lugares más fríos del mundo las hojas están exentas de sobrecalentamiento y, sin embargo, suelen ser pequeñas, según una nota de la universidad australiana y la UCO.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo liderado por Wright estudió 7.670 especies de 682 sitios alrededor del planeta, entre ellas unas 200 de Andalucía o Canarias, como los brezos -con hojas de un milímetro cuadrado- o higuera -hojas de hasta 200 centímetros cuadrados; las del banano tienen un metro cuadrado-.

Lo que han hecho los investigadores es aplicar modelos matemáticos para predecir el tamaño de hoja máximo viable; para los cálculos han tenido en cuenta la radiación solar y la pérdida de calor por transpiración, además del clima en cada zona.

Las plantas, como el cuerpo humano, pierden calor transpirando, perdiendo agua, y los investigadores saben que una hoja que acumule temperaturas de más de 50 grados no es viable, por eso tiene que existir un equilibrio entre sobrecalentamiento y transpiración (las hojas más pequeñas tienen menos probabilidades de sobrecalentarse).

Hojas para estudiar el clima pasado


En definitiva, “lo que hemos hecho es calcular el riesgo de sobrecalentamiento o de helada y hemos visto si el tamaño de las hojas está más limitado por una u otra variable”, detalla el investigador de la UCO, quien resume que a mayor temperatura y precipitación, las hojas son más grandes, y en zonas con bajas temperaturas las hojas siempre son más pequeñas.

Villar subraya que estas conclusiones ayudarán a estudiar el clima pasado -existen muchos fósiles de hojas-, la evolución de la vegetación en los distintos continentes en función del cambio climático y a mejorar los modelos dinámicos globales de vegetación.
En esta investigación se han examinado más de 7.600 especies de 682 sitios alrededor del mundo, también España. Imagen facilitada por Rafael Villar.En esta investigación se han examinado más de 7.600 especies de 682 sitios alrededor del mundo, también España. Imagen facilitada por Rafael Villar.

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?