PROTOZOOS MONTAÑA

Hallan en El Teide protozoos de alta montaña nunca cultivados en laboratorio

Investigadores de la Universidad de Alcalá han encontrado en El Teide protozoos que solo viven en montañas con nieve y que nunca se ha logrado cultivar en laboratorio, ha dicho en una entrevista a Efe Gabriel Moreno, catedrático de Botánica de ese centro universitario.

<p>El entorno montañoso del Teide es el hogar de este curioso organismo.  EFE/Cristóbal García</p>

El entorno montañoso del Teide es el hogar de este curioso organismo. EFE/Cristóbal García

Gabriel Moreno ha explicado que se trata de protozoos cuya existencia se ha documentado en sistemas montañosos como los de Sierra Nevada, Pirineos y Alpes, entre otros, pero hasta este año no se tenía constancia de la presencia de estos organismos en El Teide, y ha añadido que son primitivos, tanto en antigüedad como por su sistema celular sencillo.


La búsqueda de estos organismos conocidos como mixomicetes porque hasta fechas recientes se creía que eran hongos, la llevaron a cabo los investigadores de la Universidad de Alcalá durante la primavera de 2016 porque el invierno anterior había nevado mucho en Tenerife.


Estos organismos unicelulares sólo viven en las montañas en las que la nieve esté depositada al menos durante tres meses y con un deshielo lento en primavera y en condiciones favorables, como que no haya mucha diferencia de temperaturas y no menos de cero grados, ha indicado Gabriel Moreno.


Estos protozoos, que se alimentan de bacterias de alta montaña, esporas y granos de polen, tienen una fase móvil como si fuesen una ameba y durante la cual engullen introduciendo en su plasmodio todas las micropartículas y las digiere.



Protozoos “de otro planeta”


Gabriel Moreno ha apuntado que realmente el ciclo de este protozoo parece el de un ser “de otro planeta“, ya que es muy raro, con una fase móvil de una célula con multitud de núcleos y fructifica como si fuese un hongo, de aquí la antigua denominación de hongos mucosos o mohos mucilaginosos.


El hecho de que parezca un hongo es el motivo por el que este organismo es estudiado por los botánicos, pero ahora se sabe que no son ni animales, ni plantas, ni hongos, sino que son de otro reino, ha aclarado Gabriel Moreno.


La existencia de estos mixomicetes se conocía tanto en coníferas de Canarias como en otros vegetales, pero nunca hasta ahora se había documentado su presencia en la nieve, y Gabriel Moreno ha comentado que si bien lo que han encontrado en El Teide es común a otros sistemas montañosos, hay una especie recogida que está en estudio porque no se ha determinado a cuál pertenece.


El hallazgo es importante desde el punto de vista biológico porque se trata de una protozoo que tiene una gran célula que alberga multitud de núcleos, y es de las pocas células eucariotas que se pueden estudiar desde el punto de vista genético, ha indicado el catedrático de Botánica de la Universidad de Alcalá.



Un organismo dependiente del frío amenazado por el cambio climático


También es importante este hallazgo, ha señalado Gabriel Moreno, porque al ser un organismo tan dependiente del frío llama la atención que un individuo tan “sencillo” pueda aguantar en condiciones de tan baja temperatura durante mucho tiempo, y que incluso si no fructifican durante años sus esporas puedan aguantar y tener vida al cabo de siete, diez años o más.


Gabriel Moreno ha subrayado que con el cambio climático este tipo de organismo serán de los primeros seres vivos en desaparecer, y ha destacado asimismo que el Teide, en el que hay pocas plantas y muchas de ellas endémicas, resulta que alberga protozoos que aunque no sean muy abundantes forman parte de la biota del parque nacional.


También ha señalado Gabriel Moreno que si bien las islas, debido a su aislamiento geográfico, tienen mucha biodiversidad, este hecho se acrecienta en Canarias con sus diferentes climas. Efefuturo

Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia

Gabriel Moreno ha explicado que se trata de protozoos cuya existencia se ha documentado en sistemas montañosos como los de Sierra Nevada, Pirineos y Alpes, entre otros, pero hasta este año no se tenía constancia de la presencia de estos organismos en El Teide, y ha añadido que son primitivos, tanto en antigüedad como por su sistema celular sencillo.


La búsqueda de estos organismos conocidos como mixomicetes porque hasta fechas recientes se creía que eran hongos, la llevaron a cabo los investigadores de la Universidad de Alcalá durante la primavera de 2016 porque el invierno anterior había nevado mucho en Tenerife.


Estos organismos unicelulares sólo viven en las montañas en las que la nieve esté depositada al menos durante tres meses y con un deshielo lento en primavera y en condiciones favorables, como que no haya mucha diferencia de temperaturas y no menos de cero grados, ha indicado Gabriel Moreno.


Estos protozoos, que se alimentan de bacterias de alta montaña, esporas y granos de polen, tienen una fase móvil como si fuesen una ameba y durante la cual engullen introduciendo en su plasmodio todas las micropartículas y las digiere.



Protozoos “de otro planeta”


Gabriel Moreno ha apuntado que realmente el ciclo de este protozoo parece el de un ser “de otro planeta“, ya que es muy raro, con una fase móvil de una célula con multitud de núcleos y fructifica como si fuese un hongo, de aquí la antigua denominación de hongos mucosos o mohos mucilaginosos.


El hecho de que parezca un hongo es el motivo por el que este organismo es estudiado por los botánicos, pero ahora se sabe que no son ni animales, ni plantas, ni hongos, sino que son de otro reino, ha aclarado Gabriel Moreno.


La existencia de estos mixomicetes se conocía tanto en coníferas de Canarias como en otros vegetales, pero nunca hasta ahora se había documentado su presencia en la nieve, y Gabriel Moreno ha comentado que si bien lo que han encontrado en El Teide es común a otros sistemas montañosos, hay una especie recogida que está en estudio porque no se ha determinado a cuál pertenece.


El hallazgo es importante desde el punto de vista biológico porque se trata de una protozoo que tiene una gran célula que alberga multitud de núcleos, y es de las pocas células eucariotas que se pueden estudiar desde el punto de vista genético, ha indicado el catedrático de Botánica de la Universidad de Alcalá.



Un organismo dependiente del frío amenazado por el cambio climático


También es importante este hallazgo, ha señalado Gabriel Moreno, porque al ser un organismo tan dependiente del frío llama la atención que un individuo tan “sencillo” pueda aguantar en condiciones de tan baja temperatura durante mucho tiempo, y que incluso si no fructifican durante años sus esporas puedan aguantar y tener vida al cabo de siete, diez años o más.


Gabriel Moreno ha subrayado que con el cambio climático este tipo de organismo serán de los primeros seres vivos en desaparecer, y ha destacado asimismo que el Teide, en el que hay pocas plantas y muchas de ellas endémicas, resulta que alberga protozoos que aunque no sean muy abundantes forman parte de la biota del parque nacional.


También ha señalado Gabriel Moreno que si bien las islas, debido a su aislamiento geográfico, tienen mucha biodiversidad, este hecho se acrecienta en Canarias con sus diferentes climas. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?