TELESCOPIO JAMES WEBB

El telescopio James Webb se lanzará en 2019 para dar una visión inédita del universo

El Telescopio Espacial James Webb (JWST) se lanzará al espacio en la primavera de 2019 con el objetivo de “mirar atrás en el tiempo” y tratar de observar la luz de las primeras estrellas que se formaron en el universo, así como la composición química de los exoplanetas.

<p>Trabajos de inspección en el espejo primario del JWST. NASA-C. Gunn.</p>

Trabajos de inspección en el espejo primario del JWST. NASA-C. Gunn.

Así lo han señalado hoy en rueda de prensa algunos de los científicos involucrados en el telescopio JWST, un proyecto conjunto de la agencia espacial estadounidense NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la agencia espacial canadiense CSA, y que cuenta además con la participación de empresas y científicos españoles.

JWST, que incluye cuatro instrumentos científicos montados tras el propio telescopio, ayudará a saber más de los orígenes del universo al observar la luz infrarroja procedente de las galaxias más jóvenes y las primeras estrellas: mostrará con todo detalle cómo se forman las estrellas y los sistemas planetarios, además de los planetas de nuestro sistema solar y los que orbitan otras estrellas.

Más allá del Hubble


El JWST está diseñado para “expandir los éxitos científicos” del telescopio Hubble y mirar donde este no ha sido capaz de hacerlo por su tecnología; por ejemplo el Hubble no puede “atravesar” nubes interestelares de gas y polvo, el nuevo telescopio sí lo hará.

Uno y otro, en todo caso, se complementarán científicamente, según los expertos.
El JWST es un telescopio “frío”, diseñado para operar a muy bajas temperaturas (alrededor de 230 grados bajo cero).

De esta forma, asegura la ESA, ofrecerá una vista inédita del universo a longitudes de onda del infrarrojo cercano y el infrarrojo medio, permitiendo estudiar una gran variedad de objetos celestes, desde galaxias vecinas hasta los confines del universo más distante.

El JWST, diseñado para operar un mínimo de cinco años con una ampliación a diez, se lanzará a bordo de un cohete Ariane 5 ECA desde el Puerto Espacial Europeo de Kurú (Guayana Francesa), en la primavera de 2019, lo que supone un retraso de unos seis meses respecto a la última fecha planeada, octubre de 2018.

Uno de los desafíos técnicos es introducir el telescopio de 6,5 metros y su parasol, del tamaño de una pista de tenis, en un cohete de 5 metros de diámetro, lo que se ha descrito como algo parecido a meter un barco en una botella, relata la ESA en una nota de prensa.

Por eso el telescopio de lanzará plegado y una vez en el espacio su apertura durará casi un mes, detalla Catalina Alves, de la ESA.


Diagrama con los elementos principales de la misión JWST; las contribuciones de la ESA y Europa destacadas en rosa.Diagrama con los elementos principales de la misión JWST; las contribuciones de la ESA y Europa destacadas en rosa.


Entre los instrumentos que viajarán con JWST está la Cámara para el Infrarrojo Cercano (NIRCam), diseñada principalmente para buscar estrellas, cúmulos estelares y núcleos de galaxias primigenios formados tras el Big Bang, descubrir supernovas en galaxias remotas y analizar la población estelar de galaxias cercanas, entre otros.

El Espectrógrafo para el Infrarrojo Cercano (NIRSpec) cuenta con la participación de las empresas españolas Crisa, Airbus Defence & Space e IberEspacio y obtendrá espectros de más de cien galaxias simultáneamente.

Composición de los exoplanetas


Además, estudiará las propiedades y composición de las atmósferas de los planetas extrasolares -se han hallado más de 3.000-.

El instrumento Cámara y Espectrógrafo para el Infrarrojo Medio (MIRI), con la intervención del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), escudriñará las poblaciones estelares extremadamente antiguas y distantes, regiones de intensa formación estelar ocultas tras gruesas capas de polvo o la física de protoestrellas.

El cuarto instrumento es la Cámara para el Infrarrojo Cercano y Espectrógrafo sin Ranura (NIRISS).
JWST orbitará en el llamado punto de Lagrange L2, a 1,5 millones de kilómetros de la órbita terrestre y usará para enviar los datos, en distintos momentos, seis antenas distribuidas por el planeta, entre ellas la de Robledo de Chavela en Madrid y Cebreros (Ávila).

Los datos se recibirán en el Space Telescope Science Institute de Baltimore (EEUU) donde se calibrarán, explica Macarena García, una de las responsables del instrumento MIRI que trabaja en este centro.

Los datos que se obtengan por los distintos grupos de investigación -que deberán concursar para obtener tiempo de observación- se abrirán después a toda la comunidad científica.

En el cosmos el tamaño sí importa


Para Javier R. Goicoechea, del CSIC, este telescopio será el más grande enviado al espacio: “en el cosmos el tamaño sí importa” y las investigaciones de JWST pueden suponer “un hito y una revolución”.

“Lo bueno es que no sabemos qué podemos encontrarnos”, resume por su parte García.

Hoy la sede de la ESA en Madrid (ESAC) acoge una reunión para explicar a científicos cómo recibir y usar los datos de JWST.

blogosfera de efefuturo

blogosfera de efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login