CÁNCER METÁSTASIS

Las células tumorales secuestran células sanas para promover la metástasis

Un equipo de investigación del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), liderado por el científico Xavier Trepat, ha descubierto que las células tumorales utilizan el movimiento de células sanas para hacer metástasis, una causa desconocida hasta ahora.

<p>Esferoide (agregado multicelular) de células cancerosas (verde) y fibroblastos asociados al cáncer (rojo) invadiendo la matriz extracelular. Imag

Esferoide (agregado multicelular) de células cancerosas (verde) y fibroblastos asociados al cáncer (rojo) invadiendo la matriz extracelular. Imagen de Takuya Kato.

Trepat ha definido la investigación, que publica la revista Nature Cell Biology, como un trabajo “contra dogma”.


Las nuevas aportaciones de Trepat consisten en definir el mecanismo que utilizan las células cancerosas para escapar del tumor y expandirse a otras zonas del cuerpo a través del “secuestro” de fibroblastos, una célula sana que tiene la capacidad de movimiento.




El tumor atrae los fibroblastos sanos, que se enganchan a las células cancerígenas gracias a dos proteínas que actúan como “ganchos”, y las arrastran fuera del tumor, ha explicado Trepat.



Aunque la interacción entre células sanas y tumorales ya se había estudiado antes, siempre se había definido desde un punto de vista químico, y esta es la primera vez que se demuestra que los fibroblastos utilizan la fuerza física para mover las células cancerígenas.


La interacción entre las proteínas que actúan de gancho, la N-caderina y la E-caderina, no se había descubierto hasta ahora, y “la mayoría de científicos pensaba que no se podían unir”, según Trepat.


Este descubrimiento es la principal aportación de la científica francesa Anna Labernadie, investigadora en el IBEC y primera autora del estudio.




“Hemos identificado este mecanismo en tumores muy diferentes, lo cual nos hace pensar que puede ser general”, ha apuntado Trepat, que ha explicado que sus investigaciones se han hecho en cánceres de pulmón y de piel.



El grupo de investigación ya ha creado una alianza con la farmacéutica Ferrer y la empresa Mind the Byte para diseñar inhibidores de esta interacción y evitar así el proceso de metástasis.


La unión entre las dos proteínas, que provoca el “secuestro” de las células sanas, no parece darse en ningún otro proceso fisiológico, así que si se intentara interrumpir no afectaría a ninguna otra función vital, según los investigadores.



Sin destruir las proteínas


El principal reto de una terapia basada en este descubrimiento sería evitar la unión entre las proteínas “sin destruir las proteínas” en sí, puesto que son componentes básicos que, entre otras funciones, “nos dan forma”, en palabras de Trepat.




Los investigadores Xavier Trepat y Anna Labernadie. Imagen facilitada por el IBEC.

Los investigadores Xavier Trepat y Anna Labernadie. Imagen facilitada por el IBEC.


El científico se ha mostrado “optimista” ante la posibilidad de desarrollar un tratamiento que interrumpa la metástasis, puesto que es “lo que mata al paciente”, aunque ha recordado que “no hay una sola causa” de la expansión del tumor por el cuerpo.


El equipo de Trepat ha estado trabajando cuatro años en esta investigación, que se ha desarrollado en colaboración con el equipo del científico británico Erik Sahai en el Francis Crick Institute y la financiación de la Obra Social “la Caixa”.


Anna Labernadie ha explicado que, al principio, Trepat no se creyó su descubrimiento por insólito, y el científico catalán ha puesto en valor la “persistencia” de su colaboradora, que siguió reuniendo evidencias científicas que corroboraban su hipótesis.


Cada día recibíamos alertas de otros artículos que se publicaban sobre el tema para ver si alguien publicaba el descubrimiento antes que nosotros“, ha recordado Labernadie, que ha definido los últimos cuatro años de investigación como “estresantes”.


“No se trata sólo de descubrir esto, sino de descubrirlo los primeros”, ha destacado Trepat, que ha recordado que el campo científico también es “competitivo”, y que su equipo se enfrentaba “a los mejores equipos de todo el mundo”.



Más datos para comprobar lo de la metástasis


Aunque la investigación finalizó hace un año, la revista Nature Cell Biology pidió más datos que reafirmaran los resultados antes de publicar el artículo, unos datos que los científicos han tardado un año más en recopilar.


Según Labernadie, la parte más difícil de la investigación fue encontrar un “sistema para ver y estudiar la interacción” entre las dos proteínas, y el equipo ha patentado la tecnología y metodología que utilizaron.


Actualmente, uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres desarrollará cáncer, mientras que una de cada cinco personas morirán a causa de esta enfermedad, según datos expuestos por Trepat. Efefuturo

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ciencia

Trepat ha definido la investigación, que publica la revista Nature Cell Biology, como un trabajo “contra dogma”.


Las nuevas aportaciones de Trepat consisten en definir el mecanismo que utilizan las células cancerosas para escapar del tumor y expandirse a otras zonas del cuerpo a través del “secuestro” de fibroblastos, una célula sana que tiene la capacidad de movimiento.




El tumor atrae los fibroblastos sanos, que se enganchan a las células cancerígenas gracias a dos proteínas que actúan como “ganchos”, y las arrastran fuera del tumor, ha explicado Trepat.



Aunque la interacción entre células sanas y tumorales ya se había estudiado antes, siempre se había definido desde un punto de vista químico, y esta es la primera vez que se demuestra que los fibroblastos utilizan la fuerza física para mover las células cancerígenas.


La interacción entre las proteínas que actúan de gancho, la N-caderina y la E-caderina, no se había descubierto hasta ahora, y “la mayoría de científicos pensaba que no se podían unir”, según Trepat.


Este descubrimiento es la principal aportación de la científica francesa Anna Labernadie, investigadora en el IBEC y primera autora del estudio.




“Hemos identificado este mecanismo en tumores muy diferentes, lo cual nos hace pensar que puede ser general”, ha apuntado Trepat, que ha explicado que sus investigaciones se han hecho en cánceres de pulmón y de piel.



El grupo de investigación ya ha creado una alianza con la farmacéutica Ferrer y la empresa Mind the Byte para diseñar inhibidores de esta interacción y evitar así el proceso de metástasis.


La unión entre las dos proteínas, que provoca el “secuestro” de las células sanas, no parece darse en ningún otro proceso fisiológico, así que si se intentara interrumpir no afectaría a ninguna otra función vital, según los investigadores.



Sin destruir las proteínas


El principal reto de una terapia basada en este descubrimiento sería evitar la unión entre las proteínas “sin destruir las proteínas” en sí, puesto que son componentes básicos que, entre otras funciones, “nos dan forma”, en palabras de Trepat.




Los investigadores Xavier Trepat y Anna Labernadie. Imagen facilitada por el IBEC.

Los investigadores Xavier Trepat y Anna Labernadie. Imagen facilitada por el IBEC.


El científico se ha mostrado “optimista” ante la posibilidad de desarrollar un tratamiento que interrumpa la metástasis, puesto que es “lo que mata al paciente”, aunque ha recordado que “no hay una sola causa” de la expansión del tumor por el cuerpo.


El equipo de Trepat ha estado trabajando cuatro años en esta investigación, que se ha desarrollado en colaboración con el equipo del científico británico Erik Sahai en el Francis Crick Institute y la financiación de la Obra Social “la Caixa”.


Anna Labernadie ha explicado que, al principio, Trepat no se creyó su descubrimiento por insólito, y el científico catalán ha puesto en valor la “persistencia” de su colaboradora, que siguió reuniendo evidencias científicas que corroboraban su hipótesis.


Cada día recibíamos alertas de otros artículos que se publicaban sobre el tema para ver si alguien publicaba el descubrimiento antes que nosotros“, ha recordado Labernadie, que ha definido los últimos cuatro años de investigación como “estresantes”.


“No se trata sólo de descubrir esto, sino de descubrirlo los primeros”, ha destacado Trepat, que ha recordado que el campo científico también es “competitivo”, y que su equipo se enfrentaba “a los mejores equipos de todo el mundo”.



Más datos para comprobar lo de la metástasis


Aunque la investigación finalizó hace un año, la revista Nature Cell Biology pidió más datos que reafirmaran los resultados antes de publicar el artículo, unos datos que los científicos han tardado un año más en recopilar.


Según Labernadie, la parte más difícil de la investigación fue encontrar un “sistema para ver y estudiar la interacción” entre las dos proteínas, y el equipo ha patentado la tecnología y metodología que utilizaron.


Actualmente, uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres desarrollará cáncer, mientras que una de cada cinco personas morirán a causa de esta enfermedad, según datos expuestos por Trepat. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?