GENÉTICA CAFÉ

Un gen poco ‘cafetero’

Efefuturo.- Un gen podría estar relacionado con la cantidad de café que se consume, según un estudio publicado en la revista británica Scientific Reports, que afirma que una variante en éste parece frenar el consumo de la bebida.

<p>EFE/EMILIO MORENATTI</p>

EFE/EMILIO MORENATTI

La investigación, realizada por la Universidad de Edimburgo, sostiene que existe una correlación inversa entre el gen PDSS2 y la cantidad de café que se bebe.


El estudio sugiere que el citado gen inhibe el funcionamiento de otros que están involucrados en cómo funciona el metabolismo de la cafeína en el cuerpo.




Según el autor de este trabajo, Nicola Pirastu, la cafeína puede permanecer más tiempo en el organismo porque el gen PDSS2 la protege de los genes que se encargan de deshacerse de ella.



Así, las personas con una variación de ADN en el citado gen tienden a beber menos tazas de café, pues no necesitarían consumir demasiado para obtener el mismo efecto de la cafeína.


El estudio se centró en el genoma de italianos y neerlandeses, a los que tras las pruebas genéticas se les preguntó cuánto café consumían diariamente.


Concretamente, se trabajó con 370 individuos de un pequeño pueblo en el sur de Italia y con 843 personas de seis aldeas en el noreste del mismo país. Posteriormente se reprodujo el estudio con 1.731 participantes de los Países Bajos.


La indagación también tuvo en cuenta cómo se consumía el café en cada país, pues en Italia prefieren beberlo expreso, mientras que en los Países Bajos se decantan por el de filtro.


Los expertos reconocen que se necesitan más estudios y con un mayor número de participantes para confirmar sus hallazgos y aclarar el mecanismo biológico que une el gen PDSS2 con el consumo de café. Efefuturo

Publicado en: Ciencia

La investigación, realizada por la Universidad de Edimburgo, sostiene que existe una correlación inversa entre el gen PDSS2 y la cantidad de café que se bebe.


El estudio sugiere que el citado gen inhibe el funcionamiento de otros que están involucrados en cómo funciona el metabolismo de la cafeína en el cuerpo.




Según el autor de este trabajo, Nicola Pirastu, la cafeína puede permanecer más tiempo en el organismo porque el gen PDSS2 la protege de los genes que se encargan de deshacerse de ella.



Así, las personas con una variación de ADN en el citado gen tienden a beber menos tazas de café, pues no necesitarían consumir demasiado para obtener el mismo efecto de la cafeína.


El estudio se centró en el genoma de italianos y neerlandeses, a los que tras las pruebas genéticas se les preguntó cuánto café consumían diariamente.


Concretamente, se trabajó con 370 individuos de un pequeño pueblo en el sur de Italia y con 843 personas de seis aldeas en el noreste del mismo país. Posteriormente se reprodujo el estudio con 1.731 participantes de los Países Bajos.


La indagación también tuvo en cuenta cómo se consumía el café en cada país, pues en Italia prefieren beberlo expreso, mientras que en los Países Bajos se decantan por el de filtro.


Los expertos reconocen que se necesitan más estudios y con un mayor número de participantes para confirmar sus hallazgos y aclarar el mecanismo biológico que une el gen PDSS2 con el consumo de café. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?