CIENCIA DOLOR

El veneno de una tarántula arroja luz sobre la activación del dolor

EFEFUTURO.- Científicos estadounidenses han descubierto, a través de los efectos del veneno de una especie de tarántula, cómo se activan ciertos canales del dolor en el sistema nervioso, lo que contribuirá a la investigación de nuevos tratamientos médicos, publica hoy la revista “Nature”.

<p>Fotografía de una  tarántula de la especie Grammostola quirogai. EFE/Juan Ignacio Mazzoni</p>

Fotografía de una tarántula de la especie Grammostola quirogai. EFE/Juan Ignacio Mazzoni

El equipo dirigido por David Julius, de la Universidad de California (EEUU), constató que las toxinas del veneno de la araña “Heteroscodra maculata” activan en ratones el subtipo Nav1.1 de los llamados canales de sodio activados por voltaje, que impulsan las fibras nerviosas que señalan el dolor.

Su investigación demuestra que esa toxina activa específicamente dicho subtipo, relacionado con el dolor mecánico, lo que allana el camino hacia el análisis individual de los diferentes canales del dolor y su relación con los dolores de tipo mecánico, químico o termal.

Los expertos comprobaron que la activación del Nav1.1 da lugar a “un comportamiento de dolor robusto sin inflamación neurogénica y produce una hipersensibilidad profunda a estímulos mecánicos pero no termales”.

“Este hallazgo establece un papel inesperado para los canales Nav1.1 en la regulación de la excitabilidad de las fibras sensoriales nerviosas que median en el dolor mecánico”, afirman.



Según los científicos, este estudio puede contribuir a la investigación de nuevos tratamientos para transtornos del sistema nervioso central, como epilepsia, autismo o el mal de Alzheimer. EFEFUTURO
Etiquetado con:
Publicado en: Ciencia
El equipo dirigido por David Julius, de la Universidad de California (EEUU), constató que las toxinas del veneno de la araña “Heteroscodra maculata” activan en ratones el subtipo Nav1.1 de los llamados canales de sodio activados por voltaje, que impulsan las fibras nerviosas que señalan el dolor.

Su investigación demuestra que esa toxina activa específicamente dicho subtipo, relacionado con el dolor mecánico, lo que allana el camino hacia el análisis individual de los diferentes canales del dolor y su relación con los dolores de tipo mecánico, químico o termal.

Los expertos comprobaron que la activación del Nav1.1 da lugar a “un comportamiento de dolor robusto sin inflamación neurogénica y produce una hipersensibilidad profunda a estímulos mecánicos pero no termales”.

“Este hallazgo establece un papel inesperado para los canales Nav1.1 en la regulación de la excitabilidad de las fibras sensoriales nerviosas que median en el dolor mecánico”, afirman.



Según los científicos, este estudio puede contribuir a la investigación de nuevos tratamientos para transtornos del sistema nervioso central, como epilepsia, autismo o el mal de Alzheimer. EFEFUTURO

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?