CIENCIA ZIKA

El zika causa microcefalia al afectar a la división celular, según un estudio

Efefuturo.- El virus del Zika causa microcefalia en algunos bebés de mujeres infectadas durante el embarazo al desviar una proteína clave en la división celular neural del feto en desarrollo, según un nuevo estudio publicado hoy en la revista “Cell Reports”.

<p>Imagen tomada hoy, miércoles 27 de enero de 2016, de un laboratorio de larvas del mosquito Aedes Aegypti, transmisor del virus del Zika, del dengu

Imagen tomada hoy, miércoles 27 de enero de 2016, de un laboratorio de larvas del mosquito Aedes Aegypti, transmisor del virus del Zika, del dengue y el chikunguña. El Ministerio de Salud de Costa Rica informó hoy que intensificó la vigilancia en los aeropuertos y fronteras terrestres con el objetivo de prevenir la entrada del virus Zika al país. EFE/Jeffrey Arguedas

Un equipo de investigadores de la Universidad de Yale (Connecticut, EE.UU.) concluye así que el zika mata a las células madre en el cerebro y afecta al proceso de creación de células cerebrales.

De este modo, consideran que el virus del zika podría ser susceptible a los fármacos antivirales que ya están en el mercado y podrían evitar el trastorno en el desarrollo del sistema nervioso.

Los científicos de Yale probaron que el virus desvía una forma de la proteína TBK1 de su principal función de organizar la división celular de la mitocondria, donde contribuye a iniciar la respuesta inmune.

Al faltar esa proteína en la división celular, las células mueren en lugar de formar nuevas células cerebrales, lo que resulta en microcefalia.
Según el estudio, este mecanismo también contribuye a la microcefalia asociada a otras infecciones víricas congénitas.

El Sofosbuvir, un fármaco ya aprobado en Estados Unidos, mostró potencial para evitar la infección del virus del Zika en las células madre neurales y para mantener la proteína de la división celular en cultivos de laboratorio.

Ahora es necesario elaborar más estudios para probar la eficacia del fármaco como tratamiento para el virus del Zika.

“Necesidad urgente de identificar métodos terapéuticos”

“Hay una necesidad urgente de identificar métodos terapéuticos para frenar la infección del zika, sobre todo en mujeres embarazadas”, afirma Marco Onorati, coautor del estudio.

“Mientras tanto, esperamos que estos hallazgos puedan llevar a terapias que minimicen el daño causado por este virus”, concluye.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el pasado 1 de febrero que las malformaciones congénitas (sobre todo microcefalia) y los trastornos neurológicos (Síndrome de Guillian-Barré) ligados al contagio del zika constituían una emergencia sanitaria de alcance internacional, pero descartó incluir como tal el brote en sí mismo.

Lo más alarmante sobre el actual brote de zika, que afecta principalmente a América Latina y al Caribe, es su vinculación con la microcefalia, una afección por la que la cabeza de los bebés o niños pequeños tiene un tamaño menor al normal y que puede acarrearles problemas de desarrollo.

El zika es un virus que se transmite por la picadura de mosquitos vectores del género Aedes, como el dengue y el chikunguña, y cuyos síntomas son similares pero más leves: sarpullido, fiebre ligera, dolor muscular y de las articulaciones.

Muchas personas infectadas con zika no acuden al médico al no presentar síntomas o confundir estos con los de un resfriado o una gripe, lo que complica el seguimiento del virus por parte de las autoridades sanitarias.

Por ahora, no existe ni vacuna ni tratamiento contra un virus que fue descubierto en los años cincuenta del pasado siglo en el bosque Zika de Uganda, de donde toma el nombre. Efefuturo

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Ciencia

Un equipo de investigadores de la Universidad de Yale (Connecticut, EE.UU.) concluye así que el zika mata a las células madre en el cerebro y afecta al proceso de creación de células cerebrales.

De este modo, consideran que el virus del zika podría ser susceptible a los fármacos antivirales que ya están en el mercado y podrían evitar el trastorno en el desarrollo del sistema nervioso.

Los científicos de Yale probaron que el virus desvía una forma de la proteína TBK1 de su principal función de organizar la división celular de la mitocondria, donde contribuye a iniciar la respuesta inmune.

Al faltar esa proteína en la división celular, las células mueren en lugar de formar nuevas células cerebrales, lo que resulta en microcefalia.
Según el estudio, este mecanismo también contribuye a la microcefalia asociada a otras infecciones víricas congénitas.

El Sofosbuvir, un fármaco ya aprobado en Estados Unidos, mostró potencial para evitar la infección del virus del Zika en las células madre neurales y para mantener la proteína de la división celular en cultivos de laboratorio.

Ahora es necesario elaborar más estudios para probar la eficacia del fármaco como tratamiento para el virus del Zika.

“Necesidad urgente de identificar métodos terapéuticos”

“Hay una necesidad urgente de identificar métodos terapéuticos para frenar la infección del zika, sobre todo en mujeres embarazadas”, afirma Marco Onorati, coautor del estudio.

“Mientras tanto, esperamos que estos hallazgos puedan llevar a terapias que minimicen el daño causado por este virus”, concluye.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el pasado 1 de febrero que las malformaciones congénitas (sobre todo microcefalia) y los trastornos neurológicos (Síndrome de Guillian-Barré) ligados al contagio del zika constituían una emergencia sanitaria de alcance internacional, pero descartó incluir como tal el brote en sí mismo.

Lo más alarmante sobre el actual brote de zika, que afecta principalmente a América Latina y al Caribe, es su vinculación con la microcefalia, una afección por la que la cabeza de los bebés o niños pequeños tiene un tamaño menor al normal y que puede acarrearles problemas de desarrollo.

El zika es un virus que se transmite por la picadura de mosquitos vectores del género Aedes, como el dengue y el chikunguña, y cuyos síntomas son similares pero más leves: sarpullido, fiebre ligera, dolor muscular y de las articulaciones.

Muchas personas infectadas con zika no acuden al médico al no presentar síntomas o confundir estos con los de un resfriado o una gripe, lo que complica el seguimiento del virus por parte de las autoridades sanitarias.

Por ahora, no existe ni vacuna ni tratamiento contra un virus que fue descubierto en los años cincuenta del pasado siglo en el bosque Zika de Uganda, de donde toma el nombre. Efefuturo

RSS Feed desconocido

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?