FESTIVAL VIDEOJUEGOS

Warren Spector: “El videojuego ya ha superado su envidia al cine”

El histórico creador de videojuegos Warren Spector considera que el medio interactivo tiene que sacudirse los complejos y convencerse no sólo de que es tan respetable como el cine, también de que su potencial para impactar en lo más íntimo del ser humano es inigualable.

<p>En la imagen, Warren Spector.  Foto cedida por Fun & Serious Game Festival de Bilbao </p>

En la imagen, Warren Spector. Foto cedida por Fun & Serious Game Festival de Bilbao

“Estamos superando nuestro complejo de inferioridad. Teníamos envidia del cine. Acaparaba toda la atención y queríamos ser tan grandes como las películas. Ya lo somos. ‘Call of Duty’ recaudó en un fin de semana más que cualquier otro producto de entretenimiento. No nos sentimos interiores, los juegos ya dominan el mundo”, explica en una entrevista con Efe.

El Fun & Serious Game Festival de Bilbao reconoce con un premio honorífico la trayectoria de Spector, creador de los videojuegos como “Deus Ex: Human Revolution” y “Epic Mickey” y filósofo conceptual del ocio interactivo.

“Los videojuegos son importantes por muchas razones: son el único medio de la historia de la humanidad que te permite ponerte en el lugar de otra persona. Me gusta pensar que cuando alguien juega un título mío aprende algo de sí mismo, no sobre el personaje con el que juega. Los juegos son herramientas de aprendizaje”, defiende.

Para Spector, que ha dedicado tres décadas a este sector, un buen videojuego es aquel en el que se establece un diálogo entre creador y jugador, el que suscita preguntas en el usuario y le da libertad para responderlas mientras juega.

Juegos que nos ayudan a evadirnos

“Los juegos nos ayudan a evadirnos de estas vidas tan complejas que llevamos. Pero lo interesante es que creo que nos ayudan a comprender de qué queremos escapar”, reflexiona.

Con “Deus Ex” entró en el olimpo de los creadores más respetados: quería hacer un título de rol ambientado en el mundo real cuyo punto de partida fuera la pregunta ¿qué pasaría si un hombre que cree en el bien y el mal tuviera que desenvolverse en un mundo de grises, sin blancos ni negros, en el que las teorías de la conspiración fueran una realidad?

Más adelante, Disney le encargó un videojuego de Mickey Mouse y se sumergió en los archivos de la compañía de dibujos para rescatar a todos aquellos personajes animados que habían caído en el olvido.

“Epic Mickey” fue el título de Spector que más vendió, pero la aventura con Disney llegó a su fin y la ruptura con la compañía cinematográfica supuso la única “decepción” en la carrera de Spector: él quería hacer más obras protagonizadas por el ratón.

“No me arrepiento de nada de estos 33 años. He tenido una gran carrera y una buena vida. ¿Cuántas veces se te presenta la oportunidad de contribuir a la creación de un nuevo medio de expresión? He estado entre la gente que ha determinado cómo iba a ser el videojuego, ¿cómo podría lamentar algo? Soy el más afortunado del mundo”, recuerda.

En su empeño por definir y pensar este lenguaje creativo, Spector se ha prohibido recurrir a la palabra diversión: “Es algo diferente para cada persona. Pensar en la diversión no me ayuda a hacer mejores juegos, lo que me ayuda es saber que quiero hacer juegos que hagan pensar, que conecten con la gente y que permitan experimentar momentos únicos”.

“La gente define los videojuegos únicamente diciendo si son o no divertidos. ¿Por qué somos un medio descrito por una sola palabra? Es algo que me revienta. Las películas no tienen que ser divertidas: pueden ser emotivas, educativas, trágicas, cómicas… Los libros, igual. Tenemos que ampliar la forma de pensar y definir el medio”, critica.

No hay drama si un videojuego fracasa

El experto piensa que vivimos en un mundo incierto en el que la creatividad prima sobre el dinero.

“Nadie sabe qué juegos serán exitosos. Electronic Arts no tiene ni idea de cómo será el futuro del videojuego, puede que la clave la tenga una chica que vive con sus padres y está ahora mismo trabajando con su portátil. El futuro no nos lo mostrará una gran compañía, llegará de la escena independiente”, subraya.

Spector dedicó algo más de dos años a la enseñanza en la universidad, pero la vocación le hizo volver a las andadas: ahora trabaja con otras tres personas en una nueva entrega de Systemshock que espera que sea la “simulación más profunda jamás creada”.

“Podemos fracasar, pero el coste del fracaso en el videojuego se reduce a que alguien pierde dinero. No es que se arriesgue la paz mundial o que peligre la cura del cáncer, es que alguien pierda dinero. Menudo drama”, finaliza. Efefuturo

Etiquetado con:
Publicado en: videojuegos

“Estamos superando nuestro complejo de inferioridad. Teníamos envidia del cine. Acaparaba toda la atención y queríamos ser tan grandes como las películas. Ya lo somos. ‘Call of Duty’ recaudó en un fin de semana más que cualquier otro producto de entretenimiento. No nos sentimos interiores, los juegos ya dominan el mundo”, explica en una entrevista con Efe.

El Fun & Serious Game Festival de Bilbao reconoce con un premio honorífico la trayectoria de Spector, creador de los videojuegos como “Deus Ex: Human Revolution” y “Epic Mickey” y filósofo conceptual del ocio interactivo.

“Los videojuegos son importantes por muchas razones: son el único medio de la historia de la humanidad que te permite ponerte en el lugar de otra persona. Me gusta pensar que cuando alguien juega un título mío aprende algo de sí mismo, no sobre el personaje con el que juega. Los juegos son herramientas de aprendizaje”, defiende.

Para Spector, que ha dedicado tres décadas a este sector, un buen videojuego es aquel en el que se establece un diálogo entre creador y jugador, el que suscita preguntas en el usuario y le da libertad para responderlas mientras juega.

Juegos que nos ayudan a evadirnos

“Los juegos nos ayudan a evadirnos de estas vidas tan complejas que llevamos. Pero lo interesante es que creo que nos ayudan a comprender de qué queremos escapar”, reflexiona.

Con “Deus Ex” entró en el olimpo de los creadores más respetados: quería hacer un título de rol ambientado en el mundo real cuyo punto de partida fuera la pregunta ¿qué pasaría si un hombre que cree en el bien y el mal tuviera que desenvolverse en un mundo de grises, sin blancos ni negros, en el que las teorías de la conspiración fueran una realidad?

Más adelante, Disney le encargó un videojuego de Mickey Mouse y se sumergió en los archivos de la compañía de dibujos para rescatar a todos aquellos personajes animados que habían caído en el olvido.

“Epic Mickey” fue el título de Spector que más vendió, pero la aventura con Disney llegó a su fin y la ruptura con la compañía cinematográfica supuso la única “decepción” en la carrera de Spector: él quería hacer más obras protagonizadas por el ratón.

“No me arrepiento de nada de estos 33 años. He tenido una gran carrera y una buena vida. ¿Cuántas veces se te presenta la oportunidad de contribuir a la creación de un nuevo medio de expresión? He estado entre la gente que ha determinado cómo iba a ser el videojuego, ¿cómo podría lamentar algo? Soy el más afortunado del mundo”, recuerda.

En su empeño por definir y pensar este lenguaje creativo, Spector se ha prohibido recurrir a la palabra diversión: “Es algo diferente para cada persona. Pensar en la diversión no me ayuda a hacer mejores juegos, lo que me ayuda es saber que quiero hacer juegos que hagan pensar, que conecten con la gente y que permitan experimentar momentos únicos”.

“La gente define los videojuegos únicamente diciendo si son o no divertidos. ¿Por qué somos un medio descrito por una sola palabra? Es algo que me revienta. Las películas no tienen que ser divertidas: pueden ser emotivas, educativas, trágicas, cómicas… Los libros, igual. Tenemos que ampliar la forma de pensar y definir el medio”, critica.

No hay drama si un videojuego fracasa

El experto piensa que vivimos en un mundo incierto en el que la creatividad prima sobre el dinero.

“Nadie sabe qué juegos serán exitosos. Electronic Arts no tiene ni idea de cómo será el futuro del videojuego, puede que la clave la tenga una chica que vive con sus padres y está ahora mismo trabajando con su portátil. El futuro no nos lo mostrará una gran compañía, llegará de la escena independiente”, subraya.

Spector dedicó algo más de dos años a la enseñanza en la universidad, pero la vocación le hizo volver a las andadas: ahora trabaja con otras tres personas en una nueva entrega de Systemshock que espera que sea la “simulación más profunda jamás creada”.

“Podemos fracasar, pero el coste del fracaso en el videojuego se reduce a que alguien pierde dinero. No es que se arriesgue la paz mundial o que peligre la cura del cáncer, es que alguien pierda dinero. Menudo drama”, finaliza. Efefuturo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?