Inicio / Entrada de Blog / Alejo Cuervo: “Esperamos publicar ‘Vientos de invierno’ en español e inglés al mismo tiempo en 2016”

Alejo Cuervo: “Esperamos publicar ‘Vientos de invierno’ en español e inglés al mismo tiempo en 2016”

<p>Alejo Cuervo. EFE/Pedro Pablo G. May</p>
“Esperamos publicar ‘Vientos de invierno’ en español el año que viene, prácticamente al mismo tiempo que en inglés”, ha asegurado a Efe Alejo Cuervo, el editor en España de la saga de novelas Canción de hielo y fuego de George R.R.Martin que ha revolucionado el panorama del género fantástico a nivel mundial.

La continuación de la serie, que ha multiplicado su éxito gracias a la versión televisiva producida por el popular canal de televisión con el título de la primera novela –Juego de tronos– ha generado gran expectación entre los aficionados dado que la publicación del libro anterior, Danza de dragones, se remonta a 2011.

“Todavía no hay fecha oficial, pero el propio Martin ha confirmado que la novela aparecerá en 2016”, continúa Cuervo, “y nosotros esperamos contar con un margen para poder traducirla a tiempo y permitir que coincida la publicación en ambos idiomas”.

Vientos de invierno será el sexto y, si se cumplen las previsiones iniciales, penúltimo capítulo de la serie publicada en España por la editorial Gigamesh y que debería concluir con Un sueño de primavera, título provisional de la última novela.

“Supimos desde muy temprano que habíamos comprado los derechos de la obra que destronaría a la de Harry Potter porque las primeras personas que la leyeron por cuestiones profesionales se engancharon”, recuerda Cuervo, quien precisa que “tanto el maquetista como el responsable de galeradas terminaron de leer el primer título en español y empezaron enseguida a leer el siguiente en inglés, antes de que lo tradujéramos”.



Aunque la serie ha tenido un gran éxito de ventas en todo el mundo, la versión española ha sido uno de las que mejor ha funcionado “gracias a la traducción de Cristina Macía, que ha resultado ser vital”, máxime cuando “Martin mismo nos ha felicitado por ella, ya que ha tenido problemas por las versiones en otros idiomas”.

Una buena traducción es imprescindible puesto que se trata de un relato coral que transcurre en un mundo ficticio de apariencia medieval dominado por la ambición y las luchas de poder en distintos escenarios, aunque la parte principal del argumento se desarrolla en el continente de Poniente, donde los Siete Reinos con sus respectivos linajes se enfrentan entre sí para apoderarse del Trono de Hierro, que debe unificarlos a todos bajo su mando.

Dragones voladores y escupefuegos, zombies que se movilizan gracias a una extraña magia inspirada por el frío, brujería capaz de resucitar a los muertos llegada desde las tierras ubicadas al este, un misterioso y enrojecido cometa que surca los cielos y una interminable gama de personajes enriquecen la historia hasta un nivel de complejidad pocas veces vista antes en el género.

De hecho, las tres primeras obras fueron escritas y editadas con un paréntesis de dos años entre cada una pero, entre la tercera y la cuarta, transcurrieron cinco años y, entre la cuarta y la quinta, seis, debido al ritmo más lento adoptado por el escritor ante el creciente barroquismo de la trama.

Ahora, aunque “sólo” habrán transcurrido cuatro años entre la edición de la quinta y la sexta, la diferente velocidad en la producción novelística respecto a la televisiva ha generado problemas para la continuidad de la serie en la pequeña pantalla puesto que los guiones han alcanzado temporalmente a los argumentos originales de Martin.



Y nadie quiere frenar la progresión de la versión televisiva dado que Juego de Tronos llegó a la última edición de los premios Emmy, celebrada a finales del pasado mes de septiembre, con 24 candidaturas de las que terminó embolsándose 12: mejor drama, mejor dirección, mejor guión y mejor actor de reparto, además de otros 8 premios en categorías técnicas.

Ninguna producción había conseguido antes una docena de galardones de una vez a lo largo de los 67 años de existencia de los Emmy, considerados como el equivalente televisivo de los Óscar de Hollywood.

Por ello, a partir de la próxima temporada “los argumentos van a empezar a diverger y, aunque tiendan a ser parecidos en las siguientes novelas y guiones, continuarán con independencia unos de otros”, ha confirmado Cuervo.

Ante la posibilidad de que el éxito cosechado por Martin pueda llegar a bloquear su futura creatividad, su editor en España cree que sucederá justo lo contrario pues “ahora está en la situación ideal desde el punto de vista creativo porque, con el dinero que está ganando, es libre para dedicarse a escribir lo que quiera”, por lo que confía en que una vez finalice la serie de Canción de hielo y fuego pueda “sorprendernos con otras cosas”.

De hecho, Martin no es precisamente un recién llegado: aunque debe su fama actual a esta colección, su obra de ciencia ficción es muy apreciada desde finales de los años 70 tras publicar antologías de relatos como Una canción para Lya Canciones que cantan los muertos y novelas como Muerte de la luz, Sueño del Fevre y Los viajes de Tuf, entre otras.



Durante todos estos años ha ganado una treintena de galardones, incluyendo los premios internacionales más importantes del género –Locus, Hugo y Nebula– y el español Ignotus.

Tampoco el propio Cuervo es un aficionado de última hora: su librería especializada Gigamesh se convirtió pronto en uno de los principales referentes del género en Barcelona y en 1984 puso en marcha unos premios que, aunque sólo duraron hasta el año 2000, sirvieron para anclarlo en una sociedad como la española donde sólo un pequeño grupo de frikis se interesaban por entonces en este tipo de obras.

Hoy, su recientemente remozado negocio es uno de los puntos imprescindibles del conocido como Triángulo Friki de Barcelona, ubicado en la zona entre las calles Bailén, Ali Bei y Passeig de Sant Joan, donde se concentra una quincena de establecimientos especializados.

“Cuando empecé, la ciencia ficción era algo minoritario, menospreciado…, y hoy día se ha convertido en algo muy diferente; reclama el espacio que se merece y lo está defendiendo bien”, afirma a Efe con rotundidad.

En la actualidad, “no sólo se ha incrementado considerablemente tanto el público interesado como el consumo de obras, sino que nos hemos convertido nosotros mismos en generadores de contenido y además en todo tipo de formatos: libros, comics, videojuegos, películas, efectos especiales…”



Además, los escritores españoles “han subido mucho el nivel, escriben bastante mejor y hay gente que está publicando incluso fuera de España”.

Por todo ello, ve “perfectamente lógico” que Barcelona esté dispuesta a acoger entre el 4 y el 6 de noviembre del año que viene la sede de la EuroCon o convención anual de la Ciencia Ficción europea, un acontecimiento para el que “veo muchas ganas y en el que contamos ya incluso con el apoyo de ámbitos institucionales” entre otras cosas porque “hay mucho friki en las instituciones gracias al relevo generacional”.

El principal responsable de que vaya a celebrarse Barcelona 2016 es, a su juicio, Ian Watson porque “ha sido él quien nos ha guiado en este proceso para presentar la candidatura y obtener finalmente el premio de poder celebrar aquí esta convención”.

El escritor británico vive hoy afincado en Gijón y quiso de esta forma agradecer a su país de acogida por la buena acogida que ha tenido siempre en España.

Watson estará en la EuroCon y, con él, “muchos otros autores como por ejemplo el norteamericano Joe Haldeman, que ha confirmado ya su asistencia”.



Además de librero, Cuervo es editor, una labor en la que “he sido siempre muy pragmático…, ver cuánta gente está interesada en algo y editar en consecuencia” porque en su opinión existe un “exceso de oferta, que la hace inabarcable” para cualquier lector.

“Los distribuidores son los primeros agobiados por este exceso de producción”, señala, ya que los libros duran “cada vez menos” en exposición y ello constituye “uno de los principales dramas” de este negocio.

Además, los libros tienen hoy una dura competencia en otras opciones de ocio, como por ejemplo internet o las series de televisión, aunque “si bien es verdad que leemos menos tiempo, también lo es que hay mucha más gente leyendo que antes”

Pese a ello está “muy contento” ante la marcha de su nueva librería por la respuesta “enorme” que está generando, superando la crisis con un incremento de ventas “espectacular”.

Respecto a Lektu, su plataforma de venta digital “no está funcionando muy bien en cuanto a ventas” pero a cambio “sí está haciendo ruido” y además sirve “muy bien” al propósito de hacer promoción de nuevos autores; por ello introducirá mejoras “en breve” como, por ejemplo, facilitar a los editores la venta física vinculando la venta del libro físico y el virtual.

“Veo muy difícil que algún día desaparezca el libro de papel”, pronostica, porque es una forma de leer “muy perfeccionada” y con la que hoy día “se puede hacer virguerías”; además, cuando una obra ha gustado mucho a un lector de libros electrónicos, “tiende a adquirirlo físicamente, porque nos gusta tener con nosotros algo que nos ha dejado huella”.



Como editor, se lamenta de no haber podido publicado novelas como Neuromante de William Gibson o la obra completa de Philip K. Dick pero a cambio promete interesantes novedades a corto plazo.

“Entre las próximas reediciones tenemos ‘Esencia oscura’ de Tim Powers con traducción revisada o ‘Mundo infierno’ de Philip J. Farmer, además de Jürgen, de James Branch Cabell.

“La portada de ‘Jürgen’ será especial, con un montón de penes tapados por estrellitas de rasca-rasca, idea de Enrique Corominas, adelanta el creador del eslógan Vicio y subcultura, a quien el historietista e ilustrador Cels Piñol incorporó como personaje en su serie Fanhunter tras convertirle en un peculiar Papa que vuela de un bombazo el Vaticano, conquista Europa y establece su capital en Barnacity -el nuevo nombre de Barcelona-, con la Religión de Dick como única fe…

 

 
(Sin votaciones)
Cargando…