Inicio / Entrada de Blog / La porfiada lucha contra el alzhéimer

La porfiada lucha contra el alzhéimer

La comunidad científica ha acelerado en los últimos años los esfuerzos, muchas veces frustrados, por conseguir una cura para el alzhéimer, esa enfermedad neurológica y progresiva que lleva a la demencia y a la muerte a la gente de edad avanzada.

Y los resultados de las últimas investigaciones parecen ser cautelosamente alentadores para todos los pacientes en general, aunque no tanto para las mujeres.

En una reunión de la Conferencia Internacional de la Asociación del Alzhéimer realizada en Washington investigadores de tres empresas farmacéuticas presentaron los resultados clínicos de tres medicamentos que, según aseguraron, prometen al menos frenar el avance de la enfermedad.
En todos los casos, los medicamentos utilizan anticuerpos monoclonales que imitan el sistema inmunológico y frenan la acumulación en placas de las proteínas betamiloides que destruyen paulatinamente las neuronas.

Los fracasos en la búsqueda de un remedio para esta terrible enfermedad han sido muchos y los gerontólogos asistentes a la reunión señalaron que aunque sin duda son avances positivos, también hay que ser cautelosos y tener en cuenta que se trata de medicamentos experimentales cuya aprobación está en un futuro lejano.

“No es algo que vayamos a tener la próxima semana”, manifestó al diario The Washington Post el médico David Knopman, vicepresidente de la Asociación del Alzhéimer y asesor principal de la conferencia.

“Sin embargo, lo que hemos escuchado representa un sólido avance tanto en la tecnología como en la conceptualización”, agregó.

Crédito: Dawn Huczek


Los medicamentos fueron identificados en la reunión con los nombres de “solanezumab”, “aducanumab” y “gantenerumab”. En las pruebas clínicas con los dos primeros se comprobó que al menos frenaban el avance de la enfermedad.

En el caso de “gantenerumbab”, las pruebas fueron suspendidas en diciembre del año pasado al comprobarse que no habían surtido efecto. Sin embargo, al estudiar los datos, los investigadores descubrieron que las dosis habían sido demasiado bajas y que al aumentarlas confirmaron que, en efecto, frenaban la progresión.

Según Ronald Petersen, director del Centro de Investigación del Alzhéimer en la Clínica Mayo, cada vez es más claro que se trata más de un síndrome que una enfermedad y que es posible que se necesiten varios medicamentos para conseguir un tratamiento efectivo.

En el seno de la conferencia pudo percibirse un ambiente optimista en torno a los resultados de los esfuerzos que se hacen para conseguir al menos frenar la enfermedad.

Pero también una y otra vez los investigadores reiteraron sus advertencias en cuanto a que tendrá que pasar mucho tiempo antes de que se pueda cantar victoria en la lucha contra el mal.

“No es que no haya nada ni dónde ir. Las pruebas clínicas con anticuerpos para eliminar los amiloides del cerebro están avanzando. Sin embargo, todavía no hay datos para decir que estos medicamentos son efectivos”, añadió Petersen, quien también preside el Consejo Asesor para la Investigación del Alzhéimer.

Afecta más a las mujeres


Si estos resultados de medicamentos a prueba son relativamente alentadores, la noticia de que la enfermedad afecta más a las mujeres que a los hombres podría considerarse un golpe duro para las afectadas.

Según dos estudios, las mujeres que presentan síntomas de la declinación mental que precede al alzhéimer registran un deterioro mucho más rápido que los hombres en similar situación.

Una tercera investigación determinó que una proteína fundamental para que se desencadene la enfermedad se acumula a mayor velocidad en el cerebro de las mujeres que en el de los hombres.

Según los científicos, esto es una prueba más de que las mujeres corren un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad y de que son más vulnerables a sus efectos una vez que ésta se declara para causar la demencia y por último la muerte de su víctima.

“Hay algo en términos biológicos o ambientales que, en comparación con los hombres, hace que las mujeres corran mayor riesgo de sufrir la enfermedad”, señaló Kristine Yaffe, profesora de psiquiatría, neurología y epidemiología de la Universidad de California.
(Sin votaciones)
Cargando…