Inicio / Entrada de Blog / Cinco españoles observan el universo como nunca antes. Por Cristina Gallardo

Cinco españoles observan el universo como nunca antes. Por Cristina Gallardo

Cinco españoles observan el universo como nunca antes. Por Cristina Gallardo

Pese a ser uno de los últimos países en ingresar en el Observatorio Europeo del Sur (ESO), España ha logrado situar a cinco de sus científicos al frente de proyectos de investigación que emplearán durante los próximos nueve meses el gran telescopio ALMA de Chile, la nueva joya tecnológica para tomar instantáneas del universo. 



 
El Observatorio Europeo del Sur, la mayor organización astronómica del mundo que este año cumple medio siglo de antigüedad, está formado por 15 Estados europeos, cada uno de los cuales contribuye económicamente con un porcentaje proporcional a su Producto Interior Bruto (PIB). Así, España aporta el 8% de su riqueza nacional desde su incorporación en 2006.


De marzo a noviembre, cinco equipos científicos españoles observarán el universo a través de ALMA, y lo harán durante más tiempo que el resto de sus colegas españoles, ya que el 18% del tiempo de observación que le corresponde a los científicos europeos ha sido asignado a España. Se llaman Valentín Bujarrabal, Santiago García-Burillo, José Cernicharo, Antonio Usero y Nuria Huélamo. Todos ellos disfrutan ya de la perspectiva del espacio más detallada de la historia de la astronomía y explicarán sus proyectos en la serie de entrevistas “Frontera Espacial“. 

Científicos de todo el mundo han presentado un total de 919 trabajos de investigación para la primera ronda de observaciones científicas de ALMA, de los cuales se van a poder desarrollar 112, seleccionados por su excelencia científica. De ellos, 35 son europeos y 5 de estos últimos están liderados por científicos españoles.







El telescopio más potente del mundo




La inauguración del telescopio ALMA (acrónimo en inglés para Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) atrajo la atención de la prensa, expertos y público de todo el mundo. Su misión: estudiar la luz de algunos de los objetos más fríos del universo, incluidas algunas de las galaxias más antiguas. 



Los astrónomos que ya han podido utilizarlo aseguran que las observaciones son de una calidad incomparable, y no es para menos. Mediante la combinación de la señal de sus 66 antenas gigantes móviles, los científicos esperan obtener imágenes del universo con una resolución de hasta diez veces la que ofrece el telescopio espacial Hubble, cuyas fotografías han marcado un antes y un después en la visión que el ser humano tiene del espacio.



En las pocas semanas siguientes a su estreno, ALMA no ha decepcionado. Su potencia es tal que en tan sólo unas horas ha logrado establecer la ubicación exacta de cien de las galaxias con mayor formación estelar del universo primitivo, aquellas que nacieron en el período más fértil del espacio en lo que a creación de estrellas se refiere. 



Situado a 5.000 metros de altura, en lo alto del llano chileno de Chajnantor, ALMA fotografiará los cielos casi en solitario, acompañado solamente por los ingenieros al cargo de su mantenimiento, ya que la presión atmosférica es tan elevada que resulta muy difícil trabajar allí. Los astrónomos dirigirán su funcionamiento desde una estación situada a una altitud menor pero tampoco nada despreciable, 2.000 metros.


 


Con esta introducción puede entenderse mejor cómo deben sentirse los cinco directores de proyectos españoles que desde el pasado 13 de marzo, pueden poner sus manos sobre el telescopio más potente del mundo. ALMA abre la puerta a ver lo que hasta ahora era invisible, responder preguntas sobre el origen del cosmos, estudiar las nubes moleculares en las que se forman las estrellas, retratar sistemas planetarios lejanos y galaxias primitivas, y, en definitiva, cómo las partículas y las moléculas se aliaron para dar lugar a la vida misma.  



Serie de entrevistas “Frontera Espacial”

(Sin votaciones)
Cargando…