Inicio / Entrada de Blog / Conocer la velocidad de giro de los agujeros negros mejorará la comprensión del crecimiento de las galaxias

Conocer la velocidad de giro de los agujeros negros mejorará la comprensión del crecimiento de las galaxias


 

Los astrónomos han encontrado una nueva forma de medir la velocidad del giro de los agujeros negros supermasivos que podría ayudar a una mejor comprensión sobre cómo evoluciona el crecimiento de las galaxias. Científicos de la Universidad de Durham, en Reino Unido, observaron un agujero negro -con  una  masa de 10 millones de veces la de nuestro Sol en el centro de una galaxia espiral a 500 millones de años luz de la Tierra- mientras se estaba alimentando del disco circundante de material que permite su crecimiento y potencia su actividad.

Al analizar las imágenes ópticas, ultravioletas y de rayos-x generadas por el calor del agujero negro alimentándose, los científicos fueron capaces de medir a qué distancia estaba el disco del agujero negro. Esta distancia depende de la velocidad de giro del agujero negro, porque a mayor velocidad de giro del agujero negro más cerca se encuentra el disco que lo alimenta, según mantienen los investigadores. Sabiendo la distancia entre el agujero negro y el disco, los científicos fueron capaces de estimar la velocidad del giro del agujero negro.

Los científicos consideran que la comprensión del giro de los agujeros negros podría conducir a una mayor comprensión del crecimiento de las galaxias durante millones de años. Los agujeros negros se encuentran en los centros de casi todas las galaxias, y pueden escupir partículas increíblemente calientes a altas energías que impiden que los gases intergalácticos se  enfríen  y formen nuevas estrellas en las galaxia exteriores. Los científicos aún no entienden por qué esos chorros son expulsados al espacio, pero los expertos de Durham creen que su poder podría estar relacionado con la velocidad del giro del agujero negro.

 


Ésta es la recreación artística de un agujero negro supermasivo, en el centro, rodeado por la materia que fluye hacia él desde lo que se llama un disco de acreción.


La velocidad circular es difícil de medir, ya que sólo afecta al comportamiento de los materiales muy cerca del agujero negro. Sin embargo, el responsable de esta investigación financiada por el Consejo de Instalaciones de Ciencia y Tecnología que se ha publicado en Monthly Notices de la Royal Astronomical Society, el profesor Chris Done, del Departamento de Física de la Universidad de Durham, ha manifestado que: “Sabemos que el agujero negro en el centro de cada galaxia está vinculado a la galaxia como un todo, lo cual es extraño,  porque los agujeros negros son muy pequeños en relación con el tamaño de  su galaxia. Como ejemplo, cabría imaginarse un agujero negro del tamaño de una roca de de 10 metros que influyera en algo del tamaño de la Tierra”.

“La comprensión de esta relación entre las estrellas de una galaxia y el crecimiento de un agujero negro, y viceversa, es clave para entender cómo se forman las galaxias a través del tiempo cósmico”, continúa Done, quien añade que “si un agujero negro está girando, arrastra al espacio y al tiempo con él, y también arrastra al disco de acreción que lo alimenta, acercándolo. Esto hace que el agujero negro gire cada vez más rápido, un poco como un patinador de hielo cuando hace una pirueta girando sobre sí mismo.

“Al ser capaz de medir la distancia entre el agujero negro y el disco de acreción, creemos que podemos medir más eficazmente la velocidad de rotación de los agujeros negros”, comenta Done. “Debido a esto, esperamos ser capaces de entender más acerca de la relación entre los agujeros negros y las galaxias.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 
(Sin votaciones)
Cargando…