Inicio / Entrada de Blog / Consiguen imprimir por vez primera células oculares con una impresora de tinta

Consiguen imprimir por vez primera células oculares con una impresora de tinta

Consiguen imprimir por vez primera células oculares con una impresora de tinta

Por primera vez, los científicos han conseguido emplear una impresora de tinta como la RepRap de la imagen para obtener células del ojo. Imagen cortesía de CharlesC.


 

El logro de un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge podría ofrecer alternativas científicas a quienes buscan soluciones para la ceguera

Un grupo de investigadores ingleses han conseguido emplear, por vez primera, la tecnología de una impresora de tinta para imprimir con éxito células procedentes del ojo. Este logro, que ha sido dado a conocer hoy en el periódico Biofabrication de IOP Publishing, podría conducir a la producción de tejidos para injerto artificiales, hechos a partir de la amplia variedad de células halladas en la retina humana y, de ese modo, contribuir a la búsqueda de alternativas para la curación de la ceguera.

Por el momento, los resultados son preliminares y facilitan una prueba de principio sobre que las impresoras de tinta pueden ser utilizadas para imprimir dos tipos diferentes de células procedentes de la retina de una rata adulta: las células del ganglio y las gliales. Se trata de la primera ocasión en la que la tecnología ha sido utilizada con éxito para imprimir células maduras del sistema nervioso central, y los resultados muestran que las células impresas se mantienen saludables y que retienen su capacidad para sobrevivir y crecer durante el cultivo.

Los coautores del estudio son el profesor Keith Martin y la Doctora Barbara Lorber, del John van Geest Centre for Brain Repair de la Universidad de Cambridge, quienes afirman que “la pérdida de células nerviosas en la retina es una señal de muchas enfermedades capaces de cegar al individuo. La retina es una estructura exquisitamente organizada donde la precisa disposición de unas células en relación con las otras es crítica para que la función visual sea efectiva”.

“Nuestro estudio ha demostrado por vez primera –continúan- que las células derivadas del sistema nervioso central maduro, en este caso del ojo, puede ser impresas empleado una impresora de tinta piezoeléctrica. Aunque nuestros resultados son preliminares y todavía se requiere mucho más trabajo, el objetivo es desarrollar esta tecnología para usarla en reparaciones retinianas en el futuro”.

La capacidad para disponer células dentro de patrones y estructuras altamente definidas ha llevado a un incremento de la utilización de las impresoras 3D en las ciencias biomédicas, con el objetivo de crear estructuras de base celular que puedan ser empleadas en la medicina regenerativa.

En su estudio, los investigadores han utilizado un dispositivo piezoeléctrico de impresora de tinta que expulsaba las células a través de una boquilla de diámetro inferior a un milímetro cuando se le aplicaba un impulso eléctrico específico. También emplearon tecnología de vídeo de alta velocidad para grabar el proceso de impresión a alta resolución y optimizar sus procedimientos de acuerdo a las apreciaciones que en la grabación observaran.

“Para lograr el fluido necesario para imprimir correctamente desde el cabezal de una impresora de tinta, es preciso que algunas propiedades como la viscosidad y la tensión superficial se adapten a un arco de valores bastante reducido. Añadir células a este fluido complica sus propiedades de forma muy significativa”, explica el D. Wen-Kai Hsiao, otro de los miembros del equipo, en este caso con base en el Inkjet Research Centre de Cambridge.

Una vez impresas, se llevó a cabo un amplio número de pruebas sobre cada uno de los tipos de célula para comprobar cuántas de ellas sobrevivían al proceso y cómo afectaba a su capacidad para sobrevivir y desarrollarse. Las células derivadas de la retina de la rata eran células de los ganglios retinales, que transmiten la información desde el ojo a determinadas partes del cerebro, y la células gliales, que dan soporte y protección a las neuronas.

“Tenemos previsto extender este estudio sobre impresión a otras células de la retina e investigar si los fotoreceptores sensibles a la luz pueden ser impresos con éxito empleando la tecnología de las impresoras de tinta. Además, nos gustaría mejorar el desarrollo de nuestro proceso de impresión para que sea adecuado para la comercialización con un cabezal de impresión multi-boquilla”, concluye el Profesor Martin.
(Sin votaciones)
Cargando…