Inicio / Entrada de Blog / Cosmología: como las olas marcan las playas

Cosmología: como las olas marcan las playas

Cuando paseamos por una playa nos podemos fijar en las marcas que quedan en la arena indicando las olas que llegaron en la marea anterior. Esos diseños no son sino pequeños montoncitos de arenaque las ondas del mar agruparon. Ahora no vemos esas ondas, pero comprobamos su efecto que ha quedado en cierto modo fijado en la propia textura de esa playa.

El instrumento BICEP2 en el Polo Sur que ha detectado señales de ondas de primeros instantes del Universo. Steffen Universidad Richter / Harvard 


Algo así es lo que se encuentran los astrónomos al analizar en detalle la radiación de fondo de microondas, una luz emitida cuando el Universo tenía unos 380.000 años de edad y que ha permanecido desde entonces como testimonio del día en que los átomos se recombinaron para formar la materia de los primeros átomos de Hidrógeno y el cosmos se hizo transparente para la luz.

En esa primera instantánea que tenemos del Universo, a pesar de que hayan transcurrido ya casi 13.800 millones de años desde el día en que se tomó, podemos analizar muchas cosas.

Podemos, por ejemplo, entender que para entonces todo el Universo era muy suave, por así decirlo, con minúsculas variaciones de temperatura debidas a las primeras agrupaciones de materia que se comenzaban a congregar por la fuerza de la gravedad. Y era idéntico en todas las direcciones en las que miramos, lo que quiere decir que para entonces el Universo ya era inmensamente grande.

Pero además podemos ver la textura de las pequeñas variaciones en esa luz cósmica, tan minúsculas que equivalen a diferencias en la temperatura de solo unas pocas millonésimas de grado. Esa textura, como las pequeñas líneas de arena de la playa, nos muestran lo que había sucedido antes en la historia del Universo. Y la forma que presenta, la forma en que esa luz quedó polarizada y matizada, supone la mejor prueba de que cuando el Universo tenía mucho menos que una quintillonésima de segundo de vida sufrío una brutal expansión, una inflación, como propusieron de manera independiente en 1981 Alan Guth y Andrei Linde.

Ahora sabemos que las ondas que produjeron esas marcas en la radiación de fondo eran gravitacionales, convulsiones del espacio-tiempo que fueron predichas por la teoría de la Relatividad General de Einstein hace casi un siglo y que, así, quedan también confirmadas experimentalmente. Y si el llamado modelo cosmológico estándar, el conocido popularmente como Big Bang, ya tuvo su gran confirmación observacional en 1964, precisamente con el descubrimiento de esa radiación fósil del día en que el Universo se hizo transparente a la luz, ahora, unos días antes de los idus de Marzo del año 2014, ese telescopio de microondas situado en el Polo Sur ha confirmado, como hizo en 1610 Galileo en su “Noticiero Sideral”, que la ciencia es la única herramienta para conocer el mundo que consigue superarse y liberarse de los dogmas y los prejuicios, sometida a la estricta ley de la observación y la experimentación.

Javier Armentia, Planetario de Pamplona.

 
(Sin votaciones)
Cargando…