Inicio / Entrada de Blog / Crean una nueva batería para dispositivos móviles pequeños

Crean una nueva batería para dispositivos móviles pequeños

<p>EFE</p>
 

 

Todo parece indicar que, entre otros nichos de mercado, los relojes inteligentes (smartwatches) son una de las áreas de investigación en la que todos los fabricantes de terminales móviles están trabajando. Sin embargo, estos productos, por su reducido tamaño, implican una serie de retos, como es, por ejemplo, contar con una batería capaz de ofrecer la autonomía suficiente en un espacio especialmente reducido y con poco peso.

Para alimentar este tipo de dispositivos, una de las soluciones pasa por implementar sistemas como los micro-supercondensadores, que son elementos electroquímicos capaces de almacenar grandes cantidades de energía (casi la misma cantidad que una batería convencional). Habitualmente, estos supercondensadores suelen estar fabricados en carbono o polímeros conductores, pero este tipo de elementos son relativamente caros, además de no aportar la flexibilidad y ligereza necesarias.

En este sentido, tanto para los relojes inteligentes como para otros dispositivos similares (incluyendo mini cámaras o teléfonos móviles súper reducidos, por ejemplo), científicos del instituto Leibniz para la investigación de materiales de estado sólido de Desde (IFW-Dresden), liderados por el profesor Oliver G Schmidt, han investigado el uso del dióxido de manganeso como compuesto alternativo a los polímeros conductores o el carbono. En este caso, el dióxido de manganeso es un material más económico y más respetuoso con el medio ambiente, aunque resulta menos conductor de electricidad, y tampoco es flexible en su forma original.

Sin embargo, para alcanzar estas propiedades, los investigadores del proyecto realizaron un proceso de vaporización del dióxido de manganeso usando un haz de electrones y permitiendo que los átomos en estado gaseoso expulsaran partículas finas y articuladas. Por último, para mejorar la conductividad eléctrica, añadieron capas muy finas de oro.

Posteriormente, en las pruebas de laboratorio, comprobaron que los nuevos micro-supercondesadores son capaces de almacenar una mayor cantidad de energía por unidad que los superdondensadores tradicionales, añadiendo además las propiedades deseadas, como la flexibilidad y el tamaño súper reducido.

El Doctor Chenglin Yan, responsable del grupo de investigación IFW en Dresde afirma que “los supercondensadores, como una nueva clase de dispositivo energético, pueden almacenar gran cantidad de energía y ofrecer gran potencia, estrechando así el hueco entre las baterías recargables y los condensadores convencionales.

En este sentido, pensamos que un micro-supercondensador sería un desarrollo importante dentro del contexto en el que vivimos, donde existe una creciente demanda de fuentes de alimentación ligeras, flexibles y a microescala”. De acuerdo con Yan, “estos dispositivos pueden ser aplicados a muchas tecnologías miniaturizadas, como dispositivos médicos para implantes, o sistemas de identificación por radiofrecuencia (RFID) autoalimentados”.

Con el fin de explicar su investigación, el equipo de trabajo ha publicado un extenso informe tanto en la revista “Royal Society of Chemistry” como en “Energy & Environmental Science”.

En cuanto a los próximos pasos del proyecto, los investigadores están buscando alternativas más económicas al oro para dotar de mayor conductividad a los micro-supercondensadores, con el fin de poder pasar a un proceso de fabricación a gran escala con una estructura de costes asumible para la industria.
(Sin votaciones)
Cargando…