Inicio / Entrada de Blog / Cuando las aves eran en blanco y negro

Cuando las aves eran en blanco y negro

Cuando las aves eran en blanco y negro
Análisis de un fósil completo de arqueoptérix. Universidad de Manchester.

Un análisis por rayos X revela cómo eran las plumas del arqueoptérix, un “eslabón” entre los dinosaurios y las aves que vivió en el Jurásico

Entre los dinosaurios monocromos de las antiguas películas de Hollywood y las actuales recreaciones digitales, que decoran a estos animales con vivos colores, no solo ha cambiado la manera de hacer cine o la imaginación de los guionistas. Las nuevas técnicas de análisis también han logrado lo que antes parecía imposible: rescatar huellas de pigmentos de los restos fósiles para conocer cómo era la moda cromática en los parajes del Mesozoico.

Científicos de la Universidad de Manchester (Reino Unido) han descubierto cómo era la pigmentación de las plumas del arqueoptérix (Archaeopteryx), un animal del tamaño de un cuervo a medio camino entre los dinosaurios y las aves que vivió en la época de apogeo de los grandes reptiles, hace 150 millones de años. Para ello han empleado una fuente de luz sincrotrón, un tipo de acelerador de partículas que actúa como un complejo microscopio lanzando un potente haz de rayos X capaz de resolver estructuras en la escala del átomo y que, en el caso del arqueoptérix, ha logrado revelar las trazas químicas de los pigmentos originales en el fósil de una pluma. Los experimentos se han realizado en el sincrotrón de la Universidad de Stanford (EEUU).

Los resultados, publicados en la revista Journal of Analytical Atomic Spectrometry, son sorprendentes porque contradicen lo que se creía sobre la coloración de este animal. Según explica a Efe Phil Manning, director del estudio, “supone una revisión total del trabajo de otro equipo según el cual este organismo era totalmente negro”. Manning se refiere a un estudio publicado en 2012 por investigadores de la Universidad de Brown (EEUU) y que descubrió en la pluma del arqueoptérix restos de melanosomas, minúsculas bolsas de pigmento, lo que llevó a la conclusión de que la pluma era de color negro. El coautor del nuevo estudio Uwe Bergmann, de Stanford, explica: “Ellos tomaron solo pequeñas muestras, no la pluma completa”. Al analizar el fósil entero, los científicos han desvelado que la pluma, una cobertora del ala, era de tono claro con un borde y la punta negros. Así, el arqueoptérix se parecía más en su coloración a una urraca que a un cuervo.

El equipo formado por Manning, Bergmann y Roy Wogelius lleva años perfeccionando la técnica de análisis completo de plumas fósiles por rayos X para buscar trazas de metales asociadas a los pigmentos, una huella química más fiable que los melanosomas, que se deterioran con el tiempo. Su primer éxito llegó en 2011, cuando publicaron en la revista Science la recreación del plumaje de dos aves primigenias, Confuciusornis sanctus y Gansus yumenensis.

Tras este éxito, los investigadores se plantearon el reto de reconstruir el plumaje del arqueoptérix, una especie emblemática por haber sido considerada en su día el eslabón perdido entre dinosaurios y aves. Su primer resto fósil, la pluma ahora analizada, fue descubierto en el siglo XIX solo dos años después de la publicación de El origen de las especies por Charles Darwin, lo que aportó una confirmación a las teorías evolutivas. Actualmente existen once especímenes fósiles de arqueoptérix.

Además de la novedad de la especie, el nuevo estudio ha refinado la técnica de análisis. Según explica Manning, “podemos mapear en el espacio la presencia de elementos orgánicos que fueron elaborados por el arqueoptérix cuando estaba vivo. Esto nos ha permitido refinar el patrón del cobre orgánico que denota la eumelanina [pigmento oscuro], pero también mapear los elevados niveles de azufre orgánico de la pluma original”. “El hecho de que estos compuestos se hayan preservado en su lugar durante 150 millones de años es extraordinario”, añade Manning, y concluye: “Es un gran salto en nuestra comprensión de la evolución del plumaje y de la conservación de las plumas”.
(Sin votaciones)
Cargando…