Inicio / Entrada de Blog / Cuanto más lejos mejor

Cuanto más lejos mejor

En muchos países de América Latina la sabiduría popular afirma de manera procaz que “el amor de lejos es amor de pendejos…”, y los boleros más melodramáticos nos repiten una y otra vez que “la distancia es el olvido”.

Eso habrá sido cierto hace unas cuantas décadas. Pero ahora me acabo de enterar que tal verdad es un mito. La realidad es que el distanciamiento impulsa a las parejas a mantener una comunicación mucho más estrecha y satisfactoria.

La separación les obliga a establecer vínculos más constantes y profundos. Es decir, hay más amor cuanto más distancia hay entre esas dos personas.    

EPA/MACIEJ KULCZYNSKI

La clave está en que en la actualidad esas parejas tienen todas las aplicaciones de la nueva telefonía que aparecen tan rápido en nuestro mundo que ni siquiera tenemos tiempo para traducirlas: Whatsapp, Skype, Facebook, mensajes instantáneos con fotografías , vídeo chats, etc…

Y si aun con todos estos medios de comunicación se produce algún problema, tal vez un viaje de dos horas o más en avión puede poner a la pareja en contacto “tangible” para resolverlo.

Esa es la conclusión de un estudio publicado en la revista Journal of Communication realizado por los científicos Crystal Jiang, de la Universidad de Hong Kong, y Jeffrey Hancock, de la Universidad Cornell, en Estados Unidos.

Los expertos estudiaron la conducta de parejas separadas por la distancia para compararla con la de aquellas comprometidas en una relación geográfica cercana. El objetivo fue determinar su interacción a través de los diferentes medios de comunicación y establecer las diferencias.

Durante una semana, los dos grupos detallaron el nivel de intimidad que experimentaban y en qué medida su respectiva pareja mostraba una disposición similar.

Al comparar ambos tipos de relación, Jiang y Hancock descubrieron que la distancia hacía que las parejas se mostraran mucho más abiertas en la expresión de sus sentimientos y deseos al tiempo que idealizaban el comportamiento de su compañero (a).

Un punto interesante en esta investigación es que la tendencia fue mucho más pronunciada todavía cuando las parejas es comunicaban con mensajes de texto de manera asincrónica lo cual les exigía un esfuerzo mayor todavía para superar tal desventaja.
“Nuestra cultura insiste en la importancia para una buena relación que tiene la cercanía física y el contacto cara a cara. Sin embargo, ahora las relaciones a distancia se contraponen a esos valores. Ahora la gente se muestra mucho más optimista respecto al futuro de su romance de lejos”, dice Jiang.

“Es que las parejas a distancia hacen un mayor esfuerzo por comunicar su afecto y su intimidad….y ese esfuerzo les rinde frutos”, según explica.

Y quien más que los estadounidenses para demostrar que esa conclusión es totalmente válida pues en este país se calcula que hay tres millones de parejas que viven separadas pero felices.

Por otra parte, según cifras consignadas en el estudio, en Estados Unidos entre 25 y 50 por ciento de los estudiantes universitarios mantienen relaciones “a distancia” y utilizan todos los medios tecnológicos para superar esas dificultades.

Un ángulo más en esta historia de la “separación feliz” me la dio hace unos días ese amigo retirado que viaja por el mundo mientras su mujer trabaja.

“Cuando ando por el mundo nos echamos mucho de menos, nos comunicamos todos los días y cuando regreso me doy cuenta que es el momento en que más la quiero”, según me confidenció.

Así es que no me hablen de que el “amor de lejos…”
(Sin votaciones)
Cargando…