Inicio / Entrada de Blog / Cuidemos nuestros huesos

Cuidemos nuestros huesos

Nuestro orgullo varonil ha sufrido un nuevo golpe, un golpe que nos quiebra una pierna, nos lleva a la mesa de operaciones para someternos a una sustitución de cadera, nos postra en una silla de ruedas, o nos causa la muerte.

Resulta que los últimos estudios médicos han determinado que son los hombres, no las mujeres, los que corremos más peligro de sufrir la temible osteoporosis y que, en el caso de las fracturas de cadera, el peligro de morir es el doble que el que enfrentan las representantes del “sexo débil”.
En un estudio titulado “La osteoporosis en los hombres”, que se dará a conocer el 20 de octubre, Día Mundial de la Osteoporosis, los investigadores indican que el mal que debilita los huesos y aumenta el peligro de que se quiebren en pocas ocasiones se diagnostica en los hombres y que son millones los que desconocen el peligro de quedar incapacitados o morir.

Según otro estudio difundido en Estados Unidos, en un momento en que la preocupación médica se centra en el cáncer o en las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis avanza como un “asesino silencioso” al que no se le reconoce como tal y cada vez es mayor el número de sus víctimas.

Los cifras son concluyentes, de acuerdo con el informe. Las fracturas causadas por la osteoporosis afectan a uno de cada cinco hombres mayores de 50 años. Pero los números crecerán de manera considerable como resultado de la mayor longevidad de la población: de los 90 millones de pacientes varones de osteoporosis en 1950, el número será diez veces mayor en 2050. Nada menos que 900 millones.

En los países de la Unión Europea las proyecciones sugieren que para 2025 el número total de fracturas en los hombres aumentará en un 34 por ciento, a casi 1,6 millones de casos por año, según Peter Ebeling, miembro de FIO y director del Departamento de Medicina de la Universidad de Monash, en Australia.

El ejemplo más ilustrativo de la disparidad ocurre en Estados Unidos, donde el número de total de fracturas de cadera entre los hombres aumentaría en un 51,8 por ciento entre 2010 y 2030, lo cual contrasta con una reducción de casos de 3,5 por ciento entre las mujeres.

Verduras y fruta. EFE/Elvira Urquijo A. 


Según el profesor John Kanis, presidente de la Fundación Internacional para la Osteoporosis (FIO), se calcula que, en general, el riesgo de fractura por osteoporosis en los hombres mayores de 50 años ha aumentado en un 27 por ciento, un incremento que es mayor que el de cáncer prostático.

Sin embargo, los estudios para investigar la enfermedad y reducir sus efectos cuentan con menos recursos que otros males como el cáncer, los problemas cardiovasculares y otros que son amenaza para la salud.

“Disponemos de soluciones probadas en función de costos que pueden identificar a quienes enfrentan un mayor riesgo con lo que evitaríamos la precipitación de huesos quebrados. La gente no tendría por qué vivir con el dolor y el sufrimiento causados por la osteoporosis ya que podemos ayudar a prevenir y controlar la enfermedad”, según señala.

Si los profesionales de la salud pudieran identificar a los hombres con osteoporosis después de la primera fractura se reduciría el riesgo de nuevas fracturas y, por consiguiente, el peligro de muerte, abunda el informe de FIO.

“Debemos actuar ahora para asegurarnos de que los hombres no solo vivan más sino también para que disfruten de un futuro sin los dolores y el sufrimiento causados por la osteoporosis”, recomienda
Ebeling.
¿Qué debemos hacer nosotros, las posibles víctimas, para evitar los estragos de ese debilitamiento óseo que podría causarnos la muerte?

Las recomendaciones de los expertos son simples y muchas de ellas nos ayudarían a combatir otros problemas de la salud, como las enfermedades cardiovasculares.

Primero que nada, debemos mantenernos físicamente activos, y poner bajo presión muchos huesos de nuestra armadura ósea para que se fortalezcan y no se debiliten. Con ello, sugieren además incrementar los ejercicios, especialmente los que nos ayudan a mejorar la estabilidad corporal.

También debemos aumentar el consumo de productos lácteos muy ricos en calcio porque la escasez de ese elemento es la que acelera la pérdida de masa ósea.

Los expertos también recomiendan mayores dosis de vitamina D que refuerza la masa ósea, así como el consumo de frutas y vegetales que contienen nutrientes que, al parecer, desempeñan un papel clave en la salud de los huesos, incluyendo potasio, magnesio y vitamina K.

(Sin votaciones)
Cargando…