Inicio / Entrada de Blog / De mineros, forzados y mercurio

De mineros, forzados y mercurio

De mineros, forzados y mercurio
“Pasé la cancela de la Real Carzel el 27 de agosto, no hubo más plaço. La imposibilidad del recobro de mi salud y la continua y angustosa llevada de los que están azogados como dicho tiene, que no les llevan a la dicha enfermería sy no es quando se quieren morir para dalles los Sacramentos me sacó de allí. No alcanzo a idear las condiciones del hospital de Caridad donde se atendia a mineros y forzados hasta marzo de aqueste año.

Pasé al patio, observé un grupo de forzados salir de la galería que los trae de la mina. Portan todos camisa, juvon, calzones de paño pardo o encarnado y zapatos. No tienen pelo, rasurada hasta el alma. Parecen sanos. Pasan entre caballos, los que componen el destacamento de caballería que se haya en este destino, guardias, patrullas, rondas y comboyes de moneda.

En el centro del mismo patio hay una gran cisterna que recoge las aguas de los tejados y sirve para el uso diario y aun para las muchas flores, legumbres y frutales que se cultivan y riegan los presos, se baja a ella por la escalera de cal y ladrillo.

Pasé del patio al lado este del edificio, en el piso bajo, donde hay en la longitud 20 calabozos no subterráneos y perfectamente sanos y una pieza o cuerpo anterior quedan a la entrada a cada 10 de ellas, que aquí llaman redes todo en buen estado o con puertas forradas en hierro y las de las redes de hierro macizo, lo restante de este piso parecen calabozos que sirven de carbonera. Lugar inmundo, laberinto de calabozos estrechos y allí me quedé, en el limbo, con media ración de alimento que a pesar de mi actividad experimento alguna necesidad …”

Para disfrutar de este escrito decidí pasar la tarde en las ruinas del Centro de Interpretación de la Cárcel de Forzados, que se encuentra en la Escuela de Ingeniería Minera e Industrial de Almadén. Allí se conservan las celdas de castigo que relataba Josef y donde aún se mantienen intactas las argollas usadas para atar a los presos. Me han contado que a cuatro calabozos se les puso el nombre de El Limbo, La Gloria, El Purgatorio y El Infierno, ¿se refería Josef en su diario a ese calabozo o al limbo, el mundo entre los vivos y los muertos?, quizás a las dos cosas.

https://www.efefuturo.com/blog_1/el-forzado-de-almaden/

 

Nota: La grafía busca reproducir la de la época.
(Sin votaciones)
Cargando…