Inicio / Entrada de Blog / Demuestran que la inteligencia humana no se encuentra solo en el lóbulo frontal del cerebro

Demuestran que la inteligencia humana no se encuentra solo en el lóbulo frontal del cerebro

Demuestran que la inteligencia humana no se encuentra solo en el lóbulo frontal del cerebro
Un estudio de las universidades de Durham y Reading hecho público hoy revela que la inteligencia humana no se encuentra exclusivamente en el lóbulo frontal del cerebro, como se venía creyendo hasta ahora. Tradicionalmente se ha considerado que el mayor tamaño del lóbulo frontal humano frente al de otras especies era la explicación de las habilidades cognoscitivas superiores del hombre. Sin embargo, este estudio ha revelado, de forma más certera, que su hiperdesarrollo no es tan desproporcionado con respecto a otras zonas del cerebro. De hecho, los investigadores apuntan a que otras áreas más primitivas, como el cerebelo, serían igualmente importantes en la expansión del cerebro y desempeñarían funciones inesperadas en la adquisición del conocimiento, así como en la aparición de ciertos desordenes, tales como el autismo o la dislexia.

La investigación, liderada por el profesor Robert Barton del Departamento de Antropología de la Universidad de Durham, ha sido hecha publica hoy durante el Congreso de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (PNAS). En declaraciones a la organización, Barton ha destacado que la teoría “más ampliamente asumida era que la evolución del cerebro humano estaba directamente relacionada con el incremento del tamaño de los lóbulos frontales. Se creía que el comportamiento humano en aspectos tales como el pensamiento o el lenguaje tenía que ver con la expansión de este lóbulo, que su abultamiento era lo que nos convertía en verdaderamente humanos. Hemos demostrado que esta tesis no es cierta al probar que la proporción de los lóbulos humanos sería exactamente la misma que si se incrementara la escala de otros cerebros animales hasta el tamaño del nuestro”.

“Esto significa –continúa el profesor Barton- que áreas del cerebro tradicionalmente consideradas más primitivas fueron tan importantes como los lóbulos frontales durante nuestra evolución. Estas zonas deberían ser estudiadas con más atención a partir de ahora. De hecho, ya existen algunas evidencias de que ciertos daños ocasionados en el cerebelo, por ejemplo, son un factor a tener en cuenta en desordenes del conocimiento como el autismo o la dislexia”.

Los lóbulos frontales son unas zonas situadas en la parte delantera de los hemisferios cerebrales de los mamíferos a las que desde hace años se ha otorgado una importancia capital en el desarrollo de nuestra inteligencia. Los investigadores señalan ahora, sin embargo, que muchas de las habilidades cognitivas superiores de los humanos tendrían más que ver con las amplias conexiones neuronales que ponen en relación áreas diferentes del cerebro que con el tamaño de una sola de sus partes. Las comparaciones previas entre el cerebro del hombre y otros como los de los monos y simios, indican en su comunicado, había establecido una conclusiones confusas, puesto que empleaban métodos de medida muy diferentes para enfrentarse a un mismo objeto de estudio.

Los científicos de las universidades de Durham y Reading, financiados por el fideicomiso  Leverhulme, han analizado los datos de estudios previos en animales y hombres utilizando variables filogenéticas y árboles evolutivos familiares, y han encontrado evidencias sólidas en el cruce de datos. Empleando un método que toma en cuenta la velocidad con la que suceden los cambios evolutivos, concluyen que el lóbulo frontal no se ha desarrollado especialmente rápido en la raza humana desde su separación de los chimpancés.
(Sin votaciones)
Cargando…