Inicio / Entrada de Blog / El enfriamiento global tiene efectos similares a los del calentamiento sobre la Tierra

El enfriamiento global tiene efectos similares a los del calentamiento sobre la Tierra

El enfriamiento global tiene efectos similares a los del calentamiento sobre la Tierra
Un estudio concluye que el enfriamiento global desencadena efectos asimilables a los del calentamiento, al menos en el ecosistema marino.

Una ola de frío de hace 116 millones de años desencadenó una crisis en el ecosistema marino similar a las presenciadas en el pasado como resultado del calentamiento global, según una investigación publicada en Nature Geoscience. Un estudio internacional, en el que han trabajado expertos de las universidades de Newcastle, UK, Colonia, Frankfurt y GEOMAR-Kiel, ha confirmado el vínculo existente entre el enfriamiento global y la crisis del ecosistema marino que tuvo lugar durante el periodo invernadero del Cretácico Medio.

Este hallazgo también sirve para cuantificar, por vez primera, la amplitud y duración del cambio de temperatura sobre las condiciones generales en las que se desarrolla la vida en la Tierra. Analizando la geoquímica y la micropaleontología del núcleo de un sedimento marino tomado del Atlántico Norte, el equipo ha mostrado que la temperatura global sufrió una caída de más de 5 grados como consecuencia de una mayor carga de carbono en el ciclo global en un periodo situado a una distancia histórica de hace 2,5 millones de años.

Ocurrido durante un periodo de alta actividad tectónica que condujo a la rotura del supercontinente Pangea, los investigadores explican cómo por la apertura y el ensanchamiento de una nueva cuenca oceánica alrededor de África, Suramérica y Europa crearon un espacio adicional donde grandes cantidades de dióxido de carbono atmosférico fueron absorbidas por organismos fotosintéticos como las algas marinas. Los organismos, muertos por la incorporación de ese nuevo elemento, fueron entonces enterrados en los sedimentos del lecho marino, produciendo con el paso del tiempo carbón orgánico, rico en esquisto, en esas nuevas cuencas, y encerrando de forma definitiva el carbono que previamente se encontraba en la atmósfera. El resultado de este mecanismo de absorción masiva de carbono fue una bajada en el nivel de dióxido de carbono de la atmósfera, con la consecuente reducción del efecto invernadero y la bajada de la temperatura global.

Este periodo de enfriamiento global fue conducido a su final hace alrededor de dos millones de años, como consecuencia del arranque de un periodo de actividad volcánica muy intensa en el Océano Índico. Con la producción de grandes volúmenes de gas volcánico, el carbono que había sido extraído de la atmósfera y convertido en esquisto fue reemplazado por dióxido de carbono procedente del interior de la Tierra, lo que reprodujo el efecto invernadero que condujo a un calentamiento climático y al final de la ola de frío.

El enfriamiento global tuvo efectos severos


El equipo de investigadores asegura que este estudio subraya cómo el clima global está intrínsecamente ligado a los procesos que tienen lugar en el interior de la Tierra en escalas de un millón de años, y que estos procesos pueden modificar el ecosistema de la vida marina, conduciendo a nuevas evoluciones.

Los actuales esfuerzos de los investigadores se encuentran concentrados en el estudio del calentamiento global y de impacto que el alza de unos cuantos grados podría tener en ecosistemas pasado y presentes. Este estudio muestra que si la temperatura global oscila en la dirección contraria en una cantidad similar de grados, el resultado puede ser tan severo como en el caso inicial, al menos para la vida marina.

En cualquier caso, el equipo de investigadores pone mucho énfasis en afirmar que los cambios observados en el sistema de la Tierra durante el Cretácico ocurrieron hace millones de años, una cantidad mucho mayor que las décadas o los siglos que en este momento se podrían tomar como referencia, por lo que las conclusiones de estos hallazgos no pueden ser rápidamente trasladadas a las transformaciones que nuestro clima contemporáneo pueda estar padeciendo.

“Como siempre, se trata de una cuestión de ajuste fino y escalas –explica Thomas Wagner, profesor de Ciencia de los sistemas de la Tierra en la Universidad de Newcastle y uno de los líderes de este estudio-. Todos el sistema de procesos de la Tierra está operando al mismo tiempo en diferentes escalas espaciales y temporales. Pero cuando algo descompone el equilibrio, ya sea en una escala correspondiente a un fenómeno de larga duración o en una corta pero intensa aparición de gases de efecto invernadero debido a la actividad antropogénica, se producen muchos efectos sobre el sistema, algunos potencialmente muy traumáticos”.

“El truco está en identificar y cuantificar el desencadenante inicial y las consecuencias que tiene, un desafío que permanece vigente para los investigadores del cambio climático”, concluyen.
(Sin votaciones)
Cargando…