Inicio / Entrada de Blog / Denuncian “vacíos legales” en la normativa contra las pruebas de cosméticos en animales

Denuncian “vacíos legales” en la normativa contra las pruebas de cosméticos en animales

A mediados de marzo entró en vigor una Directiva de la Unión Europea que prohíbe tanto la experimentación en animales de productos cosméticos acabados y sus ingredientes, como la comercialización de cosméticos que hayan sido probados en animales. Pocos días después de que comenzara a aplicarse esta nueva norma, la activista británica Michelle Thew acudió a Bruselas para reclamar un mayor control por parte de la Unión Europea en el ámbito de la experimentación de cosméticos en animales.



Thew, en representación de la Coalición Europea para el Fin de la Experimentación Animal (ECEAE, en sus siglas en inglés), solicitó a la Comisión de Peticiones de la Eurocámara que las instituciones comunitarias se esfuercen más para acabar con los vacíos legales que permiten que aún se estén llevando a cabo tests de este tipo dentro de la Unión Europea, principalmente con destino a terceros países.

“Queremos que nuestras empresas dejen de experimentar con animales en productos con destino a terceros países, como China”, subrayó Thew ante los eurodiputados del Comité de Peticiones.

La activista, consejera delegada de “Cruelty Free International“, también recalcó que la actual legislación comunitaria sólo prohíbe la experimentación de sustancias químicas que están presentes exclusivamente en cosméticos, lo que produce “resquicios legales” que permiten a los laboratorios testar sustancias presentes en cosméticos pero también en otros tipos de productos. Según Thew, la Unión Europea debería desempeñar un papel más activo en este tema.

Para reforzar su petición, la ECEAE -que engloba 24 organizaciones de defensa del bienestar animal de 22 países miembros-, presentó más de 220.000 firmas.


Tras la intervención de Thew, el eurodiputado británico Keith Taylor, miembro del grupo parlamentario de los Verdes-EFA, pidió a la Comisión Europea que encuentre formas de prevenir estos vacíos legales y de animar a países extracomunitarios a sumarse a la prohibición de la experimentación animal.”Ningún animal tiene que sufrir para que nosotros podamos tener un nuevo pintalabios u otra crema facial”, afirmó Taylor.

Hasta la entrada en vigor de esta Directiva, los cosméticos que se testaban en animales eran de todo tipo, desde colonias, desodorodantes, champús o geles, hasta elixires bucales, espumas de afeitar, sombras de ojos, sales de baño o cremas bronceadoras. El objetivo era averiguar si alguno de sus componentes químicos era tóxico, cancerígeno o producía efectos como irritación ocular o cutánea, alteraciones genéticas.

http://g-cero.blogspot.com/

(Sin votaciones)
Cargando…