Inicio / Entrada de Blog / Desarrollan un nuevo micrófono basado en el oído de las moscas

Desarrollan un nuevo micrófono basado en el oído de las moscas

Desarrollan un nuevo micrófono basado en el oído de las moscas
Dentro del marco del 21 Congreso Internacional de Acústica, que se celebró del 2 al 7 de junio en la ciudad canadiense de Montreal, un grupo de investigadores ha presentado un nuevo tipo de micrófono capaz de mejorar el rendimiento acústico actual.

Según informa el sitio web Phys.org (http://phys.org/news/2013-05-sensitive-microphone-ear.html),  para este proyecto sus creadores se han inspirado en los oídos sensitivos de las moscas, concretamente de una variante denominada Ormia Ochracea, un tipo de insecto nativo del sureste de los Estados Unidos y de América Central. A diferencia del resto de las moscas, las Ormia Ochracea cuentan con tímpanos que perciben la presión que genera el sonido. De hecho, las hembras cuentan incluso con capacidad para direccionar el área de escucha, lo que les permite escuchar el canto de los grillos a mayor distancia.

Este nuevo diseño se basa en un micrófono microelectromecánico (diseñado a pequeña escala) con una membrana integrada de 1 milímetro por 3 milímetros, y diseñado para rotar sobre un eje que responde ante la presión de los sonidos, posicionándose así en la dirección adecuada. El movimiento de esta membrana es posible mediante sensores ópticos, que le ayudan a  reconocer la fuente y a posicionarse en el lugar correcto para optimizar la escucha. Con el fin de mejorar los efectos adversos y otro tipo de resonancias, el equipo de investigadores ha desarrollado un sistema que han denominado Q Control.

Según Ronald Miles, distinguido profesor de ingeniería mecánica en la Universidad de Binghamton, “Q Control es un sistema de control que actúa ante respuestas externas y que percibe amortiguaciones electrónicas”. Según explica, “no queríamos que la membrana interior sonase como una campana al entrar en funcionamiento, y por ello tuvimos que bajar el nivel sonoro al máximo –de hecho, en este caso se trata del sonido más silencioso que puede ser detectado dentro del propio micrófono–”. Para nosotros, prosigue, “era muy importante minimizar cualquier amortiguación pasiva en estos sensores, ya que, si consigues esto, la membrana actúa a su frecuencia natural”. Para Miles, esta investigación resulta un hito, ya que, según afirma, “somos el primer grupo que muestra que se puede utilizar este tipo de amortiguación electrónica sin que afecte al propio sonido de referencia del micrófono”.

En su conjunto, el nivel de sonido que capta de este micrófono es de hasta 17 decibelios inferior al que se puede captar con un par de micrófonos normales de baja frecuencia. Según afirman sus creadores, este nuevo tipo de micrófonos podrá utilizarse para mejorar los audífonos o los sistemas de control de ruido acústico.
(Sin votaciones)
Cargando…