Inicio / Entrada de Blog / Descubren instinto maternal en algunos escarabajos

Descubren instinto maternal en algunos escarabajos

La hembra cuida de las larvas en la hoja donde se alimenta, en Panamá. (C) Donald M. Windsor


 

Adorados por los egipcios, que los consideraban deidades, los escarabajos han sido inspiración literaria, pero también causa de repugnancia. Ahora, un grupo de investigadores ha detectado algo sorprendente: algunas especies de escarabajo que habitan en Centroamérica y Sudamérica poseen instinto maternal.

Entre la espesura de los bosques tropicales, un equipo internacional de científicos del Instituto Smithsonian (EE.UU.), Centro Universitario de Lavras (Brasil), Museo de Historia Natural de Karlsruhe (Alemania) y la Universidad Libre de Bruselas (Bélgica) han descubierto que algunos escarabajos muestran inconfundibles signos de atención materna, hallazgo que han publicado en la revista “Zookeys”.

Estos diferentes grados de instinto maternal se han documentado en ocho especies diferentes. Dentro de los escarabajos de la hoja, este “desvelo” se ha encontrado en sólo dos de las 15 subfamilias: los escarabajos de la hoja de hombros anchos (“Chrysomelinae”) y los escarabajos de la tortuga (“Cassidinae”), dos grupos muy vulnerables a depredadores y parásitos debido a sus lentos movimientos. En sus etapas inmaduras están aún más expuestos al peligro.

En la especie “D. Paikully” se observó agresividad para mantener el territorio. Las hembras adultas fueron analizadas mientras permanecían muy cerca de sus huevos. Y esas observaciones sugieren que las madres preparan el alimento para cuando lleguen las crías. Además reaccionan con cierta violencia si se intenta interrumpir estos “preparativos”.

 


Larvas de D. Paykulli se cambian de hoja seguidas por su madre, en Panamá. (C) S. Van Bael


Los estudios de campo aportaron pruebas de que las madres defienden activamente la descendencia en por lo menos ocho especies y tres géneros de “Chrysomelinae Neotropical”. Especialmente fuerte resulta este cuidado en las especies que se alimentan de la vid, que llegan a bloquear el paso a los posibles depredadores.

“Existen grandes vacíos en nuestra comprensión de la historia natural de los escarabajos, como la identidad y la importancia de los depredadores y parasitoides y las diversas formas en que las madres pueden influir en la supervivencia de las crías. Instamos al estudio continuo de estos magníficos insectos, sus enemigos y sus defensas, especialmente en los bosques de Centroamérica y Sudamérica” explica el doctor Windsor, uno de los autores de la investigación.

La naturaleza, sin embargo, nos ofrece también el caso contrario. La hembra del escarabajo sacristán (“Nicrophorus orbicollis”) engulle a sus bebés si reclaman más comida de la que la matriarca estima necesario. Y lo avala la Universidad de Edimburgo (Reino Unido). Entre el instinto maternal y el canibalismo, así son los escarabajos.
(Sin votaciones)
Cargando…