Inicio / Entrada de Blog / Descubren un exoplaneta parecido a la Tierra en masa y tamaño

Descubren un exoplaneta parecido a la Tierra en masa y tamaño

Descubren un exoplaneta parecido a la Tierra en masa y tamaño

Recreación artística de Kepler-78b. (C) David A. Aguilar (CfA)


 

Los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, que el pasado mes de agosto identificaron, gracias al telescopio Kepler de la NASA, el exoplaneta Kepler-78b, situado a 400 años luz de la Tierra en la Constelación del Cisne, han confirmado que es similar a nuestro planeta en masa y tamaño.

Kepler-78b, con un periodo orbital de sólo ocho horas y media, tiene un 20% más de tamaño que la Tierra. En cuanto a la masa, se calcula que posee un 70% más que nuestro planeta y su densidad alcanza los 5,3 gramos por centímetro cúbico (casi igual que la Tierra, con 5,5 gramos por centímetro cúbico). Se trata del exoplaneta más pequeño del que se conocen masa y tamaño. Las últimas mediciones apoyan la creencia de que su composición principal es roca y hierro, como la terrestre.

Los parecidos razonables acaban aquí, pues la cercanía a su estrella provoca unas temperaturas incompatibles con la vida. “Es como la Tierra en el sentido de que se trata del mismo tamaño y masa, pero al tiempo muy diferente, con 2.000 grados más”, explica uno de los científicos del equipo, Josh Winn, profesor de Física en el MIT.

Andrew Howard, de la Universidad de Hawái y autor principal del estudio, Winn y el resto de colaboradores publican los resultados de la investigación en “Nature”, revista que acoge además otro trabajo de astrónomos de Ginebra (Suiza) con conclusiones similares.

Para determinar la órbita y el tamaño de Kepler-78b se utilizó el sistema del tránsito, que consiste en analizar la luz emitida por la estrella cuando el planeta pasa por delante. La medición de la masa resultó una tarea más complicada. En este caso, se siguió el movimiento de la propia estrella: en función de la masa, un planeta ejerce determinado efecto gravitatorio sobre su estrella. Este movimiento o ligero bamboleo es conocido como desplazamiento Doppler.

 



 

Comparación entre la Tierra y Kepler-78b. (C) David A. Aguilar (CfA)


Para medir el desplazamiento Doppler de Kepler-78 se usó el Observatorio Keck en Hawái, con uno de los telescopios más grandes del mundo. Pero la señal conseguida era muy débil. Amén de esta debilidad, las manchas solares confunden hasta el punto de que el desplazamiento Doppler de la estrella hace que parezca más grande. Fue Roberto Sanchís-Ojeda, del MIT, quien deshizo el entuerto al tener en cuenta el periodo de rotación de Kepler-78. Tras comprobar la frecuencia de reaparición de ciertas manchas estelares pudo calibrarse que la estrella ejecuta una rotación completa cada 12 días y medio. Así pudo determinarse que la masa de Kepler-78b es 1,7 veces la de la Tierra.

Kepler-78b está generando mucho interés en círculos astronómicos, pues según las teorías en boga sobre formación planetaria resulta complejo que hubiera surgido tan cerca de su estrella. “Este planeta es un misterio. No sabemos cómo se formó y cómo llegó donde está hoy”, exclama el astrónomo David Latham, del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica (CfA), en Estados Unidos. Su órbita también es un desafío para los científicos. Además, Kepler-78b está condenado a desaparecer. Las mareas gravitacionales le acercan a su estrella y los investigadores predicen que se desvanecerá dentro de tres millones de años.
(Sin votaciones)
Cargando…