Inicio / Entrada de Blog / Descubren un gran mar en Titán

Descubren un gran mar en Titán

Descubren un gran mar en Titán
La misión internacional Cassini ha reconstruido imágenes de esta masa de agua, la segunda más importante en este satélite de Saturno.

Ligeia Mare es el nombre del segundo cuerpo líquido conocido más grande de la luna de Saturno Titán, según las imágenes obtenidas por la misión internacional Cassini. Lleno con hidrocarbonos líquidos, como el etano y el metano, sus medidas aproximadas son de 420 x 350 kilómetros, y su litoral se extiende más de 3000 kilómetros. Se trata de uno de los múltiples lagos y mares que se encuentra en la región polar norte de Titán y sus imágenes se han conseguido gracias a la utilización de un radar y a la coloración de algunos de sus ecos de retorno.

En las imágenes obtenidas gracias al trabajo de esta misión internacional, se aprecia que muchas riveras diferentes van a desaguar a este mar, y aunque todavía no se han podido observar olas en el Ligeia Mare, se cree que podrían hacer su aparición algo más tarde, cuando la región polar de Titán se acerque al solsticio de verano, en 2017, y los vientos se hagan más fuertes. Mientras se espera a que se produzca esta variación del viento, los científicos coinciden en que con la velocidad actual el mar está demasiado calmado como para que haya olas en esa latitud. Los datos precisos de las mediciones de la superficie aproximada del Ligeia Mare fueron tomados durante el vuelo de la nave alrededor de Titán llevado a cabo el pasado 23 de mayo, y deben ofrecer más conclusiones acerca de él cuando los científicos finalicen el análisis de los datos y las diferentes fases de su procesamiento.

Las imágenes –entre ellas la que acompaña esta información- fueron tomadas por medio del procedimiento conocido como Synthetic Aperture Radar (SAR) durante vuelos espaciales de entre febrero de 2006 y abril de 2007. Esta técnica para la obtención de imágenes trabaja recogiendo los ecos de las vibraciones del radar enviadas a la superficie de Titán por Cassini. Descomponiendo los ecos en tiempos y frecuencias, se puede reconstruir una imagen de la superficie en estudio gracias a ese modo de proceso de la información bautizado por los equipos científicos con el nombre de Synthetic Aperture Radar (SAR).

La intensidad global del eco de retorno depende de las desigualdades, la estructura y la composición de la superficie del objeto al que se estén enviando las señales. En el caso de las imágenes del SAR, las superficies lisas, como el Ligeia Mare, aparecen oscuras porque la mayoría de energía transmitida es reflejada lejos de la nave espacial. En contraste con esto, las zonas irregulares devuelven más energía de vuelta al radar y allí son pintadas entre amarillo y blanco para mostrar de esta forma falseada mejor los volúmenes de esas áreas. Al tratarse de un radar que opera en una única frecuencia, sus imágenes no contienen color o información dependiente de la frecuencia. El radar facilita un modo de “ver” a través de la densa atmósfera que enturbia la superficie de Titán con imágenes obtenidas con infrarrojos.

La misión Cassini-Huygens es un proyecto colaborativo de la NASA, la ESA y la ASI, la agencia espacial italiana. El Jet Propulsion Laboratory (JET) de la NASA, una división del California Institute of Technology de Pasadena, es quien gestiona la misión para el Science Mission Directorate de la NASA. La nave orbital Cassini fue diseñada, desarrollada y ensamblada en el JET, mientras que el radar fue construido por el JPL y la ASI, por un equipo con miembros de los socios americanos y europeos del proyecto.

Crédito fotográfico: Al recibir los ecos del radar, algunas imágenes son coloreadas para facilitar su observación. Imagen Cortesía de NASA.
(Sin votaciones)
Cargando…