Inicio / Entrada de Blog / Descubren un mega-cañón bajo la capa de hielo de Groenlandia

Descubren un mega-cañón bajo la capa de hielo de Groenlandia

Descubren un mega-cañón bajo la capa de hielo de Groenlandia

La extensión del mega-cañón encontrado bajo la capa de hielo de Groenlandia es equiparable a muchos tramos del Gran Cañón de Colorado. Imagen cortesía de Chensiyuan. 


 

La extensión de este nuevo accidente geológico en Groenlandia es de más de 750 kilómetros de extensión y de 800 de profundidad, similar a algunos tramos del Gran Cañón

La revista Science publica esta semana el trabajo Paleofluvial Mega-Canyon Beneath the Central Greenland Ice Sheet (‘Mega-cañón paleofluvial bajo la capa central de hielo de Gorenlandia’) llevado a cabo por los científicos Jonathan Bamber, Martin Siegert, Jennifer Griggs, Shawn Marshall y Giorgio Spada. Esta investigación desvela la existencia de un mega-cañón de al menos 750 kilómetros de longitud y unos 800 metros de profundidad bajo la capa central de hielo de Groenlandia. Por su tamaño, este cañón comparte escala en muchas de sus partes con el Gran Cañón de Arizona, en Estados Unidos.

Se cree que este descubrimiento tan destacado, y del que se tenía un total desconocimiento previamente, es anterior en el tiempo a la capa de hielo que ha cubierto Groenlandia durante los últimos millones de años, y tiene las características propias del serpenteante canal de un río. Por comparación, el río más largo del Reino Unido, el River Severn, tiene unos 350 kilómetros de extensión y mucha menos anchura y profundidad.

El profesor Jonathan Bamber, de la School of Geographical Sciences de Bristol y autor principal del estudio, asegura que con la herramienta de “Google Streetview disponible para muchas ciudades a lo largo del mundo y teniendo mapas digitales para todo, desde la densidad de población hasta la felicidad, uno podría asumir que el paisaje de la Tierra ha sido totalmente explorado y mapeado. Nuestra investigación, sin embargo, muestra que todavía queda mucho por descubrir”.

Los científicos emplearon miles de kilómetros de datos de radares aéreos, principalmente recogidos por la NASA y por investigadores del Reino Unido y de Alemania a lo largo de décadas, para recomponer las piezas del paisaje que subyace bajo la capa de hielo que cubre la mayor parte de Groenlandia e impide que pueda ser vistos de forma natural.

A ciertas frecuencias, el hielo es transparente para las ondas de radio, que pueden viajar a través de él y rebotar en el lecho de rocas que está por debajo. Analizando todos los datos de radar disponibles de forma muy rigurosa, el equipo descubrió un cañón continuo en el fondo rocoso que se extendía, al menos, desde el centro de la isla hasta su final en el extremo norte, en lo que suponía un profundo fiordo conectado con el Océano Ártico.

Los investigadores creen que el cañón desempeña un rol importante en el transporte del agua subglacial generada por la fusión de la nieve producida en el lecho rocoso desde el interior del borde de la capa de hielo hasta el océano. Incluso antes de la presencia de la capa de hielo, yendo hacia atrás en el tiempo al menos cuatro millones de años, la evidencia sugiere que el cañón facilitaba un camino de salida del agua desde el interior hasta la costa y que fue un gran sistema fluvial.

El estudio se ha llevado a cabo con fondos del programa de Unión Europea conocido como ice2sea y del Natural Environment Research Council (NERC) del Reino Unido. El profesor David Vaughan, coordinador del ice2sea con base en el British Antartic Survey de Cambridge asegura que un “descubrimiento de esta naturaleza muestra que la Tierra todavía no nos ha enseñado todos sus secretos. Un cañón de 750 kilómetros conservado bajo el hielo durante millones de años es un descubrimiento que corta la respiración por sí mismo, pero esta investigación es importante, además, para tener una mayor comprensión del pasado de Groenlandia. La capa de hielo de esta zona contribuye a elevar el nivel del mar y este trabajo puede ayudar a situar los cambios que se dan en ella en su contexto”.

Algunos de los datos empleados en el estudio proceden de la Operation IceBridge de la NASA, una misión de seis años que es el mayor estudio aéreo de los polos de la Tierra nunca antes llevado a cabo. “Dos cosas han ayudado a alcanzar este descubrimiento –confirma Michael Studinger, científico del Operation IceBridge Project Scientist de la NASA en el Goddard Space Flight Center-. Por una parte, había una enorme cantidad de datos conseguidos por el IceBridge, y por otra, el trabajo de combinarlos con otros datos de los muchos que existían sobre Groenlandia ha permitido que este nuevo hallazgo apareciera ante nuestros ojos”.

“Es bastante destacable el hecho de que un canal de 750 kilómetros, equiparable a algunos tramos del Gran Cañón de Colorado, sea descubierto en el siglo XXI bajo la capa de hielo de Groenlandia. Esto muestra qué pequeño es todavía nuestro conocimiento sobre el lecho rocoso que se sitúa bajo las capas de hielo de nuestros continentes helados”, concluye.
(Sin votaciones)
Cargando…