Inicio / Entrada de Blog / Desde el sofá

Desde el sofá

Desde el sofá
Estos tiempos de crisis han aportado a nuestra vida diaria más iniciativas que hasta hace poco ni existían ni eran imaginables. Algunos han creído que estos malos momentos económicos iban a revolucionar todos los estamentos de nuestra sociedad y por ende a modificar nuestras pautas de consumo. Otros se han subido al carro del ahorro, demasiado tarde y les ha pillado con el paso cambiado.

A día de hoy, ya nadie se asusta de comprar un pantalón o unos zapatos a través de una aplicación y recibirlo en casa o ir a la tienda elegida y recogerlos. El concepto low cost  está muy asentado y todos buscamos el ahorro y un consumo más racional.

Con estas miras, nació el concepto de consumo colaborativo que a día de hoy está en boca de todos y al que este blog ya dedicó una reseña.

Las aplicaciones Uber y Blablacar presentes entre otras en nuestro país desde hace algunos meses han conseguido poner en pie de guerra al sector del taxi en toda Europa , con una huelga de 24 horas ampliamente seguida por el sector. Desde el desembarco de Uber en Barcelona, pocos son los taxistas que no temen que este consumo colaborativo acabe con sus empleos, y en Madrid y Barcelona segundaron 24 horas de paro, al  igual que en París, Milán y Londres.

El único que ha sacado provecho de estos paros ha sido la propia aplicación que ha visto cómo se disparaba el número de descargas de su app hasta alcanzar el top 5, además de conseguir un fuerte impacto  publicitario en toda Europa a cambio de una nula inversión.

Pero no solo el sector del taxi o el del transporte en carretera se ven afectados por este nacimiento via smartphone del consumo colaborativo.

Cada vez es más visible este tipo de consumo que día a día abarca todos los campos: comidas organizadas en casa ajenas por cocineros o alumnos de escuelas gastronómicas, donde a cambio de unos pocos euros puedes saborear los ágapes de los expertos, bolsas de trueque o de tiempo sin dinero para desarrollar la economía sin obligaciones bancarias por medio, pasando por granjas y huertos que cuidan y cultivan por ti los alimentos que llegarán a tu casa a precios más bajos, al venderse directamente sin pasar por centrales de compras ni intermediarios.

Estamos asistiendo a un cambio radical en toda la estructura de la compra-venta que desde la aparición de los smartphones, y con un simple click, nos resuelve todo…, y más barato que por el canal tradicional, que está asistiendo a la fuga de clientes sin apenas poder reaccionar con precios más competitivos, debido a los pagos de los impuestos, licencias, gastos de personal, etc.

Aún nos faltan muchas sorpresas por descubrir a golpe de dedos sobre la pantalla de nuestros móviles, quizás la más próxima sea la aparición de depósitos de alimentación en los alrededores de las grandes ciudades donde acudiremos a recoger nuestra compra clickeada unas horas antes.

No se trata de recoger la compra online en el aparcamiento del hipermercado, como hasta ahora. No… En estos centros de distribución, tan solo entran y salen los empleados de la marca comercial. El cliente espera en el parking, generalmente al aire libre, a que le traigan la compra, previamente escaneado el ticket, mientras los empelados en un tiempo record sacan los productos y los colocan en el maletero. Es otro concepto de venta que ya triunfa en Francia y que a buen seguro llegará a nuestro país con precios muy competitivos.

Y como decían, en tiempos de la tele en blanco y negro: … hasta aquí puedo leer.
(Sin votaciones)
Cargando…