Inicio / Entrada de Blog / Díaz Maroto: “El futuro del género está en las editoriales pequeñas”

Díaz Maroto: “El futuro del género está en las editoriales pequeñas”

<p>Carlos Díaz Maroto. EFE/Pedro Pablo G. May</p>
El futuro del género, tanto fantástico como de otro tipo, “está en las editoriales pequeñas, donde trabaje poca gente pero con conocimientos y con capacidad para editar con amor”, ha asegurado a Efe Carlos Díaz Maroto, uno de los principales críticos especializados de Ciencia Ficción, Terror y Fantasía en España.

“Las grandes editoriales son tan mastodónticas que a menudo no saben ni lo que venden…, se quedarán con los ‘best sellers’ y las novelas generalistas, pero para encontrar calidad habrá que ir a editoriales de tamaño reducido”, prevé este experto, “las únicas que se tomarán la molestia no ya de publicar buenos autores noveles, sino títulos de interés hoy agotados o desconocidos…, en cierto modo, esto está pasando ya”.

Aunque se encuentra “volcado con el fantástico”, Díaz Maroto se declara aficionado a “todos los géneros”, desde el policíaco al de aventuras o el western, sin desdeñar la hibridación entre varios de ellos como él mismo ha tenido ocasión de experimentar recientemente con Dlorean Ediciones.

“Yo hago crítica y analizo, pero también escribo ficción y lo último que he hecho ha sido mezclar vampiros con vaqueros del viejo Oeste” en el volumen 1 de ‘Weird West’ de Dlorean Ediciones.



Esta colección, que incluye en cada volumen tres novelas “de las de a duro” como se las conocía popularmente hace años, nació a raíz de la reedición de Cazadores de vampiros de Lem Ryan (seudónimo de Francisco Javier Miguel Gómez, escritor de novelas populares), que se publicó por primera vez en 1981 en los bolsilibros de Editorial Bruguera y “ha devenido en una obra de culto”.

Weird West es el comienzo de una serie que recoge, en su primer título, la novela de Ryan junto con otra de Raúl Montesdecoa y una tercera de Díaz Maroto, “secuelas del primer texto en el que mezclamos el clásico ambiente de las películas del Oeste con criaturas sobrenaturales al estilo de las que aparecían en los rodajes de la Hammer” y cuenta ya con un segundo volumen en el que aparecen otros tres textos, esta vez firmados por Néstor Allende, Francisco Domínguez y Miguel Ángel Naharro.

No obstante, Díaz Maroto asegura que siempre le ha gustado un poco más el cine que la literatura, “sobre todo las películas de género durante los años 30′, 40′ y 50′”  y por ello comenzó muy joven a colaborar con el fanzine Morpho de Carlos Aguilar, generalmente considerado como el primero dedicado al cine fantástico en España y uno de los grandes semilleros de lo que sería el fandom de finales del siglo XX.

“Luego publiqué en sucesivos fanzines durante su ‘época gloriosa’  pero el problema que me encontraba siempre es que me ponía a leerlos y se me acababan enseguida, así que me planteé poner en marcha mi propia publicación y que ésta fuera lo más amplia posible”, recuerda.

Así nació ‘Sueño del Fevre’, uno de los fanzines más recordados de aquellos años por lo voluminoso de su contenido, entre cien y doscientas páginas cada número, que adoptó el título de la conocida novela homónima de G.R.R.Martin, publicada a principios de los 80′: una historia de vampiros ambientada en el río Mississipi poco antes de estallar la guerra de Secesión de los EE.UU. que los críticos saludaron como “el lugar donde se encuentran Mark Twain y Bram Stoker”.



Este texto es hoy día un clásico pero “a mí me gustó desde el primer momento…, Martin hace bien en explotar ahora su Juego de Tronos porque antes era un autor minoritario y nadie le hacía caso excepto unos cuantos aficionados…, ahora ha encontrado el filón y debe aprovecharlo hasta el final”, afirma Díaz Maroto, “y eso que el primer libro de la saga se vendió bastante mal porque la primera edición en tapa dura fue carísima…, al reeditarlo en rústica, más barato, llegó a más gente y empezó a correr la voz de que había un autor del fantástico que escribía muy bien…, su éxito es merecido y me alegro por él.”

Sueño del Fevre, el fanzine, inicialmente iba a ser publicado como dos revistas encuadernadas juntas, una dedicada al cine y otra a la literatura “pero a última hora decidí revolverlo todo y me salió un fanzine ‘tochazo’  dado el gran material que incluía”, pese a lo cual y a su cadencia irregular desde un primer momento “funcionó bien…, sólo lo dejé cuando me obligaron a ello los libros”.

Los fanzines desaparecieron “fundamentalmente por cuestión de costes: llevaban demasiado tiempo y esfuerzo teniendo en cuenta que los elaboraban no profesionales…, y además la distribución era complicada.”

A medida que sus autores, en general jóvenes, fueron encontrando encaje en el mundo laboral y  adquiriendo todo tipo de responsabilidades sociales, terminaron dedicándose a otras cosas “aunque ahora parece que hay una especie de resurrección en marcha: ahí está por ejemplo Exhumed movies, cuyos números ofrecen varios cientos de páginas, y en color, o el resucitado Neutrón.”

 El primer libro que Díaz Maroto publicó fue ‘Drácula, de Transilvania a Hollywood’, que inicialmente iba a ser un especial del ‘Sueño del Fevre’ dedicado a la visión cinematográfica del famoso personaje de Stoker, pero “un amigo y colaborador, Roberto Cueto, que había entregado un texto a Nuer Ediciones, me sugirió que se lo presentara a ellos, lo hice y nos lo publicaron como coautores y allí comencé a encadenar un texto tras otro…, no he parado desde entonces”.



Tras la revisión del famoso chupasangres, el siguiente objetivo iba a ser el monstruo de Frankenstein “pero el libro sobre este tema ya tenía previsto publicarlo la editorial con otros autores” así que Díaz Maroto empezó a tocar otras criaturas y “creo que ahora mismo tengo obra sobre casi todos”.

Así lo atestigua un breve repaso a sus textos publicados, en colaboración o en solitario, que recorren el cine de género por todos los caminos posibles: Cine de vampiros: una aproximación, Batman: de Bob Kane a Joel Schumacher, Los hombres lobo en el cine, King Kong el rey del cine, Star Trek la última frontera, Alien vs. Predator, Cine del oeste de la A a la Z, Harryhausen, el mago del stop-motion…

A día de hoy, Díaz Maroto continúa escribiendo y con muchos planes en la cabeza: “me gustaría publicar algo sobre Fredric Brown en una futura editorial que estamos montando, en breve reabriremos la web de Pasadizo, estoy preparando junto con Luis Alboreca un fanzine en papel imitando el formato de Barsoom y que se llamará Cagliostro, con un especial sobre los hombres lobo en recuerdo del grupo del fandom de Licántropos Asociados…”

 

 
(Sin votaciones)
Cargando…