Inicio / Entrada de Blog / Duplicadores, cuidado con la luminosidad. Por Txema Ruiz

Duplicadores, cuidado con la luminosidad. Por Txema Ruiz

Duplicadores, cuidado con la luminosidad. Por Txema Ruiz
Los duplicadores de distancia focal, que también se pueden llamar tele convertidores o multiplicadores, son unos dispositivos ópticos que pueden ser muy útiles en determinadas circunstancias, pero sobre los que hay que tener en cuenta alguna consideración a la hora de usarlos para evitar sorpresas inesperadas.

Se trata de unas lentas que se colocan entre el cuerpo de la cámara y el objetivo que se vaya a utilizar, de lo que se deduce que sirven solo para cámaras réflex, y su misión es aumentar la distancia focal, es decir la capacidad del objetivo para “acercar” objetos distantes.

Lo más normal es que el aumento se sitúe 1.4 y 2 puntos de forma que, en un objetivo de 50 mm con un duplicador de 2 puntos se conseguirá un de 100 que ya pasa a la categoría de zoo.. No está nada mal.

Otra de sus ventajas es que no suelen ser demasiado caros, desde luego menos que una tele zoom, y pesan bastante menos, con lo que son mucho más fáciles de llevar. Así que hasta aquí todos son ventajas.

Sin embargo, hay algunas cosas que se deben tener en cuenta. La primera, y muy importante, es que restan luminosidad al objetivo y, esto, se debe a que estamos colocando una lente más, entre el sensor o la película y, necesariamente, incide sobre ese aspecto.

¿Cuánto resta? Pues depende del duplicador, pero más o menos uno de X1.4 restará un punto de diafragma, es decir que si usamos uno f4-16, por ejemplo, habrá que considerar que pasa a ser un f 5.6-16.

Si el duplicador es de X2, habrá que aumentar el cálculo y pasar a f8 y no digamos nada si se usa uno de X3, que también los hay, o se colocan dos duplicadores (apilados), algo que se puede hacer perfectamente.

En todos estos casos hay que tener en cuenta el factor de la pérdida de luminosidad.

Otra cuestión a considerar es la calidad: los grandes fabricantes tienen los suyos para sus cámaras pero suelen ser bastante más costosos por lo que n o es infrecuente acudir a otras marcas. Evidentemente las hoy muy buenas pero otras no lo son tanto y no dan resultado satisfactorios, así que es preferible gastar un poco más y asegurase un funcionamiento correcto.

Además, en la mayor parte de los casos, se suele perder la posibilidad de enfoque automático, aunque quizá sea este el menor de los problemas, si las condiciones de luz son buenas.

También hay que tener en cuenta que cada cámara lleva su propia montura y que a la hora de adquirir uno de estos dispositivos, habrá que estar atentos al tipo de rosca o bayoneta de nuestra cámara para que sea utilizable. Incluso entre las de la misma marca puede hacer diferencias, como pasa con las Canon de la montura FD y la EF o EF-s, de las EOS.

Así pues son útiles fundamentalmente para la fotografía de naturaleza, cuando no nos podemos acercar mucho al objeto a fotografiar o también en fotos de retratos, pero precisamente por el factor de recorte de la luminosidad no parecen demasiado útiles en condiciones de escasa luz, por lo que se deben usar con objetivos muy luminosos, a partir de f2, por ejemplo.

En resumen que puede ser un excelente apoyo en determinadas ocasiones pero tiene limitaciones importantes.

Txema Ruiz
(Sin votaciones)
Cargando…